“La táctica de enamoramiento de Uber engatusa a conductores y a usuarios con un gran aparato de propaganda”, advirtieron desde el Sindicato de Peones de Taxis de Rosario ante una nueva ofensiva de la compañía extranjera por ingresar a la ciudad. Afirman que “bajo el cuento de que el jefe es uno mismo”, este tipo de empresas busca “establecer un nuevo modelo laboral” en desmedro de las y los trabajadores.

Las y los peones de taxis volvieron a estar alerta ante el nuevo fogoneo de la app de transporte para operar en Rosario. “Conocemos con claridad cuál es el método Uber para imponerse en el mercado con evasión y precarización”, indicaron desde el SPT, y detallaron: “Seducen a un sector de trabajadores desocupados o decepcionados del mercado laboral tradicional bajo la oferta engañosa de ser sus propios jefes, de tener horarios flexibles y de toda clase de falsas expectativas. Pero a la hora de los hechos, la realidad es otra: jornadas sin ningún tipo de regulación y desamparo absoluto frente a la ley”.

En ese sentido, el gremio señala en el comunicado que este tipo de aplicación “se trata de transnacionales que transgreden todas las fronteras y cada una de las legislaciones laborales de los países en los que se instalan”. Y se preguntan: “¿Resulta creíble que un actor con semejante poder pueda ser limitado y controlado por algún organismo del Estado?”.

“Muchos pensarán, con razón, que los choferes taxistas también están expuestos a la más escandalosa precarización laboral”, aclararon desde la entidad sindical, y plantearon: “La gran diferencia es que el servicio de taxis sí está sujeto a regulaciones de los distintos estamentos del Estado y sí está alcanzado por los deberes de las leyes laborales con un convenio colectivo de trabajo, que debe ser acatado y cumplido a rajatabla, y es en esa lucha en la que nos encontramos hace un tiempo”.

Para el SPT, “la táctica de enamoramiento de Uber y de las apps engatusan a conductores y a usuarios con un gran aparato de propaganda, pero una vez lograda su conquista olvida y traiciona todas sus promesas”, y sigue: “El precio con el que logran acaparar el mercado es, en una primera instancia, ficticio y se basa, justamente, en las condiciones paupérrimas y de desprotección total de los trabajadores, pero tiene el claro objetivo de absorber toda la demanda del servicio de pasajeros para luego instalar valores arbitrarios y fuera del alcance de cualquier regulación”.

“Pero el propósito de estas aplicaciones –continuó el gremio– va más allá de la ganancia extraordinaria de no pagar impuestos, ni cargas patronales, ni obra social, ni ART, ni seguros. En su naturaleza transnacional, son mucho más que empresas, son parte del poder económico global y generan condiciones para la explotación en los países que van ocupando”.

Además, alertaron que aplicaciones como Uber “vienen a bajar los costos laborales y a establecer un nuevo modelo laboral. Bajo el cuento de que el jefe es uno mismo, lo que se hace es borrar la figura de patrón, se despersonaliza la relación laboral”. Ante esto, los taxistas se preguntaron: “Si no hay patrón ¿quién es el responsable de lo que pueda pasarle al trabajador?, ¿a quién reclamarle, a quién exigirle?”.

De todas maneras, el sindicato aclaró que “estas apps no entran solas”, sino que “lo hacen con la anuencia de un gobierno. Pero no de cualquier gobierno, sino de aquellos que asumen con la convicción de bajar los salarios, de reducir las cargas patronales, para no decir eliminar todos los derechos laborales, de cambiar la distribución de la riqueza, de debilitar la organización de los trabajadores, desarticular y desaparecer los sindicatos como actor clave de negociación salarial y de movilización popular contra reformas antiobreras”.

Al respecto, los peones recordaron que “eso fue exactamente lo que vino a hacer el gobierno anterior, con el experimento previo en la ciudad de Buenos Aires. Algunos objetivos fueron logrados y nos tocó ver cómo el salario argentino, el más alto de la región (en 2015) se caía por una rampa a toda velocidad para reducirse a menos de la mitad a fines del 2019; y cómo la participación obrera en la riqueza nacional se reducía significativamente”.

“Nuestro gremio no permitirá que ese laboratorio funcione también en nuestra ciudad y mucho menos que vuelva a hacer ensayos con la dignidad de toda la clase obrera de nuestro país”, concluyó el escrito del sindicato que nuclea a las y los trabajadores taxistas rosarinos.

¡Sumate y ampliá el arco informativo! Por 500 pesos por mes recibí todos los días info destacada de Redacción Rosario por correo electrónico, y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Para suscribirte, contactanos por Whatsapp.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Ciudad

Dejá un comentario

Sugerencia

Newell’s no hizo pie en el Monumental y fue goleado por River

La Lepra cayó 4 a 1 con el Millonario en condición de visitante. Solari, en dos oportunid