“Hoy nos toca el desafío de sensibilizar a familias, estudiantes y a la comunidad educativa en su conjunto en la campaña nacional, en la convicción de que vacunarnos es un modo de cuidarnos mutuamente. Es un modo de reconocernos en el derecho a la vida”. La afirmación la hace la educadora Carina Kaplan, quien hace un sentido llamado a la docencia para apoyar la vacunación contra el coronavirus.  

En pleno enero, desde los ministerios de Educación y Salud de la Nación se lanzó la campaña nacional “Nos vacunamos para ir a la escuela”. Una movida que enseguida ganó adhesiones en los sectores que trabajan por los derechos de las infancias y las adolescencias. La idea que impulsa el Estado es que cuando arranquen las clases todas las chicas y los chicos tengan completo su esquema de vacunación contra la Covid. También quienes trabajan en el ámbito escolar. Y que, de hecho, eso permita garantizar una presencialidad plena y segura en las aulas. 

Especialista en pedagogía y con una larga trayectoria en investigar y conocer cómo impactan las políticas de cuidado en lo cotidiano de los aprendizajes y en las relaciones afectivas que se construyen en las escuelas, Carina Kaplan también hizo una pública convocatoria y compromiso a prestarle atención a esta campaña sanitaria.   

Así, también en enero pasado, escribió en la red social Facebook: “Invito a quienes educamos en las escuelas, en institutos superiores técnicos y de formación docente o en las universidades a sumar nuestra voz y sensibilizar en la campaña nacional de vacunación contra la Covid para ayudar a generar las condiciones para una presencialidad plena, segura y responsable ante el inminente inicio del ciclo académico 2022. La ética del cuidado requiere de una actitud de reciprocidad y valoración del otro. Reivindiquemos el lugar de reconocimiento que construimos las y los educadores para movilizar a la comunidad. Educar es tender puentes y transmitir herramientas para aprender a cuidar de sí y cuidar a los demás, sin distinción. Vacunarse/nos es cuidarse/nos”.

Kaplan es doctora en educación, magíster en ciencias sociales, docente universitaria e investigadora del Conicet. También es autora de numerosos libros y publicaciones relacionados con la convivencia, los afectos y las emociones en la escuela. Entre ellos, La vida en las escuelas: esperanzas y desencantos de la convivencia escolar (Homo Sapiens) y Los sentimientos en la escena educativa (Filosofía, UBA), este último es un trabajo colectivo, dirigido por Kaplan y disponible en internet.

En charla con El Eslabón, la educadora amplió esta idea de una “ética del cuidado” compartida en las redes sociales y el desafío que tienen quienes educan en los diferentes ámbitos.

—¿Por qué este llamado a quienes educan a involucrarse en la campaña de vacunación que lanzó el Estado?

—El cuidado es un derecho humano. Significa que la ciudadanía en su conjunto tiene el derecho a ser protegida mediante la promoción de políticas públicas. Todas las personas, sin distinción, tenemos el derecho a cuidar, a ser cuidados y al autocuidado. Sin embargo, en sociedades desiguales y excluyentes como las que habitamos no siempre se cumple este derecho. Es responsabilidad adulta ejercer cuidado hacia los niños, las niñas y jóvenes. Es un acto ético de reciprocidad, siempre relacional. 

—¿Cómo sostener en el tiempo esa ética del cuidado (que mencionás en tu posteo), en las escuelas y en los ámbitos de aprendizaje? ¿Y cómo hacer de esta tarea una construcción permanente?

La escuela es una institución social donde se aprende a cuidar de sí y de los demás. Podemos afirmarnos en la idea de que las escuelas van conformando una cultura del cuidado a través de los contenidos curriculares y los gestos cotidianos. 

Estamos transitando una pandemia que significa una experiencia inédita y la escuela ayuda a tramitar el sufrimiento de las familias y estudiantes, formando parte las y los educadores de dicho dolor social. Me conmueve saber que las y los docentes anteponen su dolor para cuidar de las infancias y juventudes. La escuela porta una memoria histórica de cuidado de las infancias. La idea de qué es cuidar se ha ido transformando conforme se conquistan derechos y se transforma la sensibilidad. Por ejemplo, en los orígenes del sistema educativo moderno se asumía que se cuidaba a los niños y a las niñas ejerciendo castigo físico: “La letra con sangre entra”. Hoy no aceptamos esa práctica por considerarla violenta y por considerar que a los niños y a las niñas se los cuida sin violentarlos ni en sus cuerpos ni en el trato. Hoy nos toca el desafío de sensibilizar a familias, estudiantes y a la comunidad educativa en su conjunto en la campaña nacional en la convicción de que vacunarnos es un modo de cuidarnos mutuamente. Es un modo de reconocernos en el derecho a la vida.

¡Sumate y ampliá el arco informativo! Por 500 pesos por mes recibí todos los días info destacada de Redacción Rosario por correo electrónico, y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Para suscribirte, contactanos por Whatsapp.

Más notas relacionadas
Más por Marcela Isaías
Más en Educación

Dejá un comentario

Sugerencia

Silvina Batakis asumió como ministra de Economía de la Nación

El presidente Alberto Fernández le tomó este lunes juramento en un breve acto que se llevó