Entre los libros que publicó solamente en 2020 y 2021, (cinco en total) el escritor, poeta y periodista Osvaldo Aguirre (Colón, Buenos Aires, 1964) se abre paso con La línea maestra y otros cuentos, título con el que el sello porteño Gárgola acaba de relanzar su colección de narrativa. En la profusa y heterogénea obra del autor, este libro tiene por lo menos dos características específicas. Por un lado el tiempo que le demandó: más de una década. El propio Aguirre hizo la cuenta: “Lo digo y no lo puedo creer, pero me llevó más o menos eso”, admitió. El otro dato es que, si bien Aguirre ya tiene publicados otros dos libros de cuentos, Rocanrol (2006) y El año del dragón y otros relatos (2011), estos son policiales, género de su vasto dominio, y que está demostrado en su bibliografía y en más de 30 años de trabajo periodístico, desde los días en la redacción del diario La Capital de Rosario, hasta el presente en sus publicaciones periódicas en medios nacionales. 

En cambio, en La línea maestra y otros cuentos, el autor se aleja del submundo del crimen para meterse de lleno en otro submundo inexplorado: el de la intimidad, el de los mundos privados de personajes corrientes que en apariencia no están en peligro, pero se sabe, nadie está verdaderamente a salvo. El desmoronamiento de la pareja, la separación, las aventuras amorosas, y la guerra sin cuartel del divorcio son parte de una saga interna dentro del libro; y por otro lado, aunque dentro de la misma matriz argumental, se dibuja “la línea maestra”, de continuidad o separación, en los cuentos que giran alrededor de la paternidad. En La noche más fría del año, Aguirre indaga las distancias infranqueables, generacionales y geográficas entre padre e hijo, entre el campo y la ciudad; entre la historia contada y los secretos, entre la muerte y los fantasmas, allí donde se levanta “la palabra padre como anagrama de pared”. Esta secuencia se cierra en el último relato que le da nombre al libro con un pase de magia profético (una tirada de tarot en el medio de un festival de poesía), que da lugar a la invención de nuevos enlaces posibles, de refundación de este vínculo, problemático si los hay, con la llegada del hijo deseado y buscado en la madurez. 

En los 10 cuentos del libro, Aguirre expone con su destreza y oficio una sintaxis sencilla y distendida, apacible, sin grandilocuencias ni golpes de efecto, pero eso no significa que haya que relajarse, porque en los intersticios de la trama, a veces oscura, a veces luminosa, resuena “el grito terrible” al que alude el epígrafe del libro: “El que se alza esperando ser escuchado, el que viene a vos cuando despertás”, en la única cita del libro, atribuida a Mark Strand, Puerto Oscuro. En todos los relatos hay un fondo último de desesperación, que la narración esconde en digresiones y las mil defensas de lo cotidiano. 

Por ejemplo, otro de los temas que gravitan estos cuentos, sobre todo en La ley de la familia, es el arte de perder objetos y batallas, y la potencia de los olvidos voluntarios como último refugio para los personajes masculinos que construye Aguirre. “Claro que la memoria sólo puede ser fuerte si hay un olvido igualmente poderoso (…) En mi caso la parte del olvido afecta sobre todo a lo relacionado con mi historia personal, tanto remota como reciente. Mi memoria es entonces profesional”. En un guiño que linkea con la obra de Aguirre, resuena en estas lecturas el lamento y confesión del bandido de Camisa Narco, el hit de Las Armas Buenos Aires: “Juro que nunca creí que ser hombre fuera tan fácil y desolador”.  Así, los protagonistas de estas historias que narra el autor de Leyenda Negra (Tusquets, 2020) se encuentran, de pronto, arrojados a un exilio, a la intemperie de su propia interioridad, tan cara a las nuevas masculinidades a las puertas de una nueva era.

¡Sumate y ampliá el arco informativo! Por 500 pesos por mes recibí todos los días info destacada de Redacción Rosario por correo electrónico, y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Para suscribirte, contactanos por Whatsapp.

Más notas relacionadas
  • Los nuevos brotes

    La abuela Ana, en medio de la bruma de la senilidad, reveló que su hijo desaparecido, ante
  • Lo que brota de la tierra

    Hace algunas semanas en esta misma columna reseñamos Nueves, narrativa contemporánea santa
  • Canción llévame lejos

    En los últimos meses aparecieron en Rosario dos libros de poesía que en muy poco tiempo se
Más por Eugenia Arpesella
  • Hiroshima

    A 77 años de Hiroshima

    1. Al cumplirse el 6 de agosto un nuevo aniversario de la explosión atómica que cortó la v
  • Soplando brasas

    Esa noche cocinó Perón. El viejo me dijo que quería volver a sentir cosas que no sentía ha
  • La sota vale 8

    Yo no sé, no. Los vidrios del 52 a la altura de Montevideo ya se habían empañado. Con Pedr
Más en Columnistas

Dejá un comentario

Sugerencia

Cristina Kirchner señaló una nueva conexión entre Macri y el juez Llorens

La vicepresidenta compartió una nota periodística para exponer el vínculo del ex mandatari