educación

 

“Si una escuela no está en condiciones eso afecta directamente la tarea pedagógica. Decir que la escuela tiene que ser un lugar sano y seguro, no es ni una muletilla ni un slogan, es una convicción”, expresó la secretaria adjunta de Amsafé, Adriana Monteverde. Consultada por Redacción Rosario, la dirigenta del magisterio habló de los reclamos que, a través del comité mixto, le hicieron a la provincia para que garantice espacios habitables para aprender y enseñar.

A fines de marzo se reunió el comité mixto, una mesa en la que provincia y sindicato docente analizan la situación de las escuelas. En ese encuentro Amsafé -repasó Monteverde- presentó una lista actualizada de reclamos. En esa agenda los problemas con la conexión del servicio de gas y las aulas superpobladas en las escuelas secundarias, ocupan el primer lugar.

De un universo de 140 escuelas relevadas por Amsafé -dijo Monteverde- con problemas de conexiones de gas, el Ministerio de Educación aseguró que ya habían comenzado las reparaciones y reconexiones en unas 50. La mayoría de estos establecimientos son de la Regional VI de Educación, cuyo mayor número se concentra en Rosario.

“Todas las conexiones de gas deben ser revisadas porque hace a la seguridad de docentes y alumnos. Pero también vemos que es bastante lento este proceso de reparación y reconexión de cada uno de los problemas. Por noviembre (del año pasado) Litoral Gas comenzó a hacer las revisiones y a cortar el servicio (donde había problemas), y aún hoy son muchas las escuelas no tienen las reconexiones hechas”, explicó Monteverde.

La referenta de Amsafé resaltó que desde el sindicato vienen haciendo un “reclamo sostenido sobre estos problemas”. Porque, además, “se trata de escuelas con comedores escolares donde se preparan la comida y la copa de leche; sumado a que se está cerca de las épocas de mucho frío”.

Monteverde recordó que los problemas con el suministro del gas no sólo afectan a las escuelas del sur santafesino: “También hay escuelas del norte de la provincia, que no tienen redes de gas y reciben gas envasado,y sobre eso también hay que poner una mirada por el tema de la seguridad”.

Señaló además que buena parte de los problemas son pérdidas detectadas en la red, algo que atribuye a la falta de mantenimiento de la infraestructura escolar. Una tarea que consideró debe ser sostenida en el tiempo para no llegar, justamente, a estos cortes.

Faltan aulas y escuelas

En esa misma reunión de comité mixto, Amsafé planteó la urgencia de avanzar sobre los problemas que afectan la infraestructura y funcionamiento del nivel secundario: cursos superpoblados, la necesidad de construcción de aulas y de creación de más cargos y horas cátedra.

Adriana Monteverde asoció el reclamo por más escuelas, aulas y cargos al cumplimiento de la ley de educación nacional (26.206) que desde 2006 estableció la educación obligatoria desde el nivel inicial hasta el secundario. “Si bien se han creado escuelas no son las suficientes”, precisó.

El Ministerio de Educación respondió a esta demanda -dijo Monteverde- asegurando “que se encuentran en construcción 125 aulas distribuidas en toda la provincia”. “Eso también tiene cierta mora porque se necesitan ya, en forma inmediata”, agregó.

Tarea pedagógica y condiciones laborales

¿Cómo influyen en la tarea pedagógica los problemas de infraestructura escolar? Adriana Monteverde opinó que no hay dudas de que si las condiciones de una escuela no son las óptimas eso afecta en forma directa a la tarea pedagógica.

De inmediato remarcó que hablar de escuelas “sanas y seguras no es una muletilla o un slogan sino una convicción”. Al respecto recordó que hay distintos protocolos de Ctera, en los que los equipos de salud de Amsafé han tenido participación, “donde se marcan cuáles son los puntos de trabajo sano y seguro, que no son nada más y nada menos que las mejores condiciones de enseñar y de aprender”.

Insistió con la idea de que no es posible separar las demandas por los arreglos que faltan en las escuelas o la ausencia de cargos y aulas, del trabajo docente. “Tener un aula superpoblada -describió- implica que no se pueda atender a las necesidades de las alumnas y los alumnos. Un docente con sobrecarga laboral es un docente que no tiene las condiciones sanas para hacer su trabajo”.

Sobre esa idea anterior dijo que “el trabajo no es lo que enferma sino las condiciones en las que se trabaja. Si esas malas condiciones son reiteradas, por supuesto que el docente corre riesgos de enfermarse”.

Monteverde celebra la conformación del comité mixto, ya que es -opinó- fundamental tener presente la mirada de todas las trabajadoras y trabajadores. Por esa misma razón es que también considera que es necesario que se sostengan con continuidad.

La secretaria adjunta remarcó que más allá de las reuniones del comité mixto, hay una agenda de las necesidades de las escuelas que se construye permanentemente a partir del trabajo de las delegadas y los delegados en prevención, que son quienes tienen la mirada atenta sobre el puesto de trabajo, para relevar las condiciones laborales.

Monteverde anticipó que el próximo encuentro del comité mixto de la provincia será a fines de abril.

 

Sumate y ampliá el arco informativo! Por 500 pesos por mes recibí todos los días info destacada de Redacción Rosario por correo electrónico, y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Para suscribirte, contactanos por Whatsapp.

 

 

Más notas relacionadas
Más por Marcela Isaías
Más en Educación

Dejá un comentario

Sugerencia

Deuda histórica con Santa Fe: Perotti anunció el acuerdo de pago de Nación

El gobernador y el ministro de Economía de la Nación, Martín Guzmán, firmaron el convenio