Yo no sé, no. A Pedro, al poco tiempo de empezar a escribir en cursiva reducida, se le vino una idea salvadora para su caligrafía: las letras en imprenta y mayúsculas. De éstas, las que más le gustaban eran la E y la F. La F por las frutas de la verdulería de la cuadra, y la E porque era la que siempre veía en esos colectivos llenos con hinchas de Central mientras no veía la hora de tener la edad suficiente como para que lo dejen ir sólo a la cancha. A veces, cuando pasaba por la verdulería, tenía ganas de decirle a doña Pierina, la que atendía: “Doña, ¿por qué no pone un cartel que diga Frutas o Frutería con una F muy grande?”. Mientras tanto, la sonrisa de la hija de Pierina, aunque duraba dos frágiles segundos, a Pedro le fortalecía la idea de que sería su novia. A veces escuchaba a su padrino con el diario en la mano decir: “A ver cómo andan los muchachos de los fierros”, y sabía que su tío se refería a los ferroviarios que un par de años antes se le plantaron a Frondizi mostrando la fortaleza de la resistencia con una gran huelga.

Ya en 5to, en sus carátulas de la carpeta lo que más hacía resaltar eran las E y la F, con un “Esto es Lengua” o “Fabulosa Geografía”. Para entonces, cada quince días iba a esperar a la E. Un domingo, con los pibes del barrio en una esquina que no era la habitual, se colgaron de un bondi a las apuradas y uno, al desconocer el recorrido, dijo: “¿Y si nos equivocamos y subimos a la F?”. Pedro por un momento se veía viajando hacia el Swift, pero pensó que era domingo y que la F sólo se llenaba con trabajadores hacia el sur de lunes a viernes.  

Pasaron unos años y la F venía con la felicidad del fútbol y la E con la esperanza de que un Frente fuera una herramienta de liberación. Y con la militancia en el Frente Estudiantil, muchos encontramos en la fuerza, la entrega y la solidaridad de muchas pibas y pibes con corazones cargados de sueños, una fuga hacía adelante.

El otro día, viendo unos gurises comprando cartulinas, quizás para carátulas, Pedro me dijo: “Para mí, si aparecen las E y las F correctas, de esta salimos”, y agregó la E de Encuentros (de los nuestros) para derrotar a los endeudadores fugadores.

“Fabriquemos una flota”, siguió diciendo, y mientras miraba a unos peques, concluyó: “Y si soplamos fuerte, llegarán a ver la patria soñada, la patria Enamorada”.

¡Sumate y ampliá el arco informativo! Por 500 pesos por mes recibí todos los días info destacada de Redacción Rosario por correo electrónico, y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Para suscribirte, contactanos por Whatsapp.

Más notas relacionadas
  • Valentina y las estrellas

    Yo no sé, no. Aquel invierno había arrancado con un frío que a mí y a Pedro se nos notaba
  • La radio japonesa

    Yo no sé, no. Promediaban los 60 y aunque la tele era el aparato que desde las 4 o 5 de la
  • El árbol encorvado

    Yo no sé, no. Cuando pasábamos por San Juan y Pueyrredón y sentíamos ese olor a kerosén y
Más por Hilo Negro
  • Valentina y las estrellas

    Yo no sé, no. Aquel invierno había arrancado con un frío que a mí y a Pedro se nos notaba
  • Que no se Corte

    El máximo tribunal desplazó al juez del concurso de Vicentin y tomó el caso, con destino i
  • ¿Quién ceba la inflación?

    En la CTA, CFK habló de economía, apuntó al endeudamiento macrista y a los grandes formado
Más en Columnistas

Dejá un comentario

Sugerencia

Renunció Guzmán al cargo de ministro de Economía

El ahora ex titular de esa cartera publicó en su cuenta de Twitter una carta dirigida al p