El ya mítico festival de Carcarañá trae consigo una variada propuesta musical, contemporánea y ecléctica. La grilla ofrece a Los Cuentos de la Buena Pipa (la banda de rock sicodélico que hace de cada presentación un viaje escenográfico), Cepillo (formación de Funes con toques de grunge que se vuelve a reunir para este evento), Chokenbici (agrupación de Ani Bookx con mucho funk y groove), ÑÑÑÑ (oriundos de la ciudad de Santa Fe que experimentan en el borde de la electrónica y el rock), Mona Bondage (banda rosarina que hace su estreno público), Biyo (otra local que mostrará su funk jazzero) y Pampa Trash (tango progresivo nacido en Burzaco). Este sábado estuvieron en la Playa de la Música (Frondizi 102).

Martín Tanchi Nieto, productor de la movida, contó a El Eslabón que la idea del festival nació mientras estaban viendo Woodstock en estado de “superconciencia creativa”, así se cebaron y pudieron encarar el proyecto tangible de hacer un festival con un estilo muy diferente a lo que se veía en la región.

“En ese momento conocíamos al secretario de Cultura de Carcarañá y algunas bandas de Rosario que estaban emergiendo pero tenían un potencial increíble. Les llevamos la propuesta de hacerlo en el Parque Sarmiento (en Carcarañá), hicimos la prueba y salió muy bien. Ahí nació el sueño”. Aquella primera edición fue en 2014.

El nombre del festival es un juego de palabras: “Se llama Psicotropía porque a una de las mentes fundadoras se le ocurrió como un ensamble entre psicotrópicos y utopía. Estos dos conceptos definen a grandes rasgos las características y las influencias del festival, un espacio de expresión, recreación y libertad”, explica Tanchi.

Pandemia y cuarentena vinieron a interrumpir el desarrollo de Psicotropía, luego de las 6 ediciones que se realizaron entre 2014 y 2019 en el parque a orillas del Carcarañá. Toda esa energía acumulada vino a desembocar en el Paraná. “La idea de hacerlo en Rosario surgió a partir de visitar la Playa de la Música y ver que compartía mucha energía con el Parque Sarmiento, como la cercanía al río, los sauces, el pasto”, recuerda Tanchi, y continúa: “Pensamos que hacer este Tour por Rosario era una buena oportunidad de que más personas se pudieran acercar a sentir lo que transmite Psicotropía y que luego se anime a salir de la ciudad cuando volvamos a festejar en un camping, como habituamos hacer”.

En el camino de convertirse al formato tour, se encontraron con la dificultad de “resumir el festival”, ya que “estamos acostumbrados a planificar un evento de dos días llenos de actividades, y ahora nos vimos en la necesidad de acortarlo a algunas horas, todo eso sin dejar de lado ninguna arista de las que componen su esencia. Pero estamos muy conformes, podríamos decir que creamos un shot de Psicotropía, una alta dosis de contenido que se bebe rápido y te moviliza el cuerpo entero. Igualmente esperamos que pronto podamos volver a servir nuestro cocktail clásico”, analiza Tanchi.

Entre las bandas que tomaron su turno en el escenario se cuenta Mona Bondage, que con algo de temeridad se verá por primera vez frente a frente con su público. Este medio se comunicó con Malena Greco, compositora y vocalista de la banda, para conocer un poco su propuesta. “Puede que el nombre de la banda sugiera una especie de entidad que reúne las características estéticas y musicales que manejamos”, se ataja Malena, y aconseja: “Cualquier conjetura al respecto, queda a criterio del público”.

Malena se acercó a la música desde chica y empezó a tener bandas en la secundaria. “Éste no es mí primer proyecto, pero sí es un formato de proyecto que no tenía hace mucho, una banda propiamente dicha, donde todes somos partícipes en las composiciones y decisiones, y menos con la experiencia que fui adquiriendo con el pasar del tiempo”, dice Greco, que asistió a la segunda edición del festival: “No recuerdo bien cómo me llegó la información, pero de ahí en más fui a todas las que se hicieron”. 

Marian Soto de Fuega (productora) fue quien propuso a la joven banda (llevan menos de dos años de su formación) ser parte de esta edición del festival al poco tiempo de que sacaran su primera canción. “Ella (Marian) es una amiga cercana a la banda que nos conoce a la mayoría de nosotres de proyectos anteriores y le gustaron los temas. Supongo que también fue una intención por parte de la producción de mechar bandas de mucha trayectoria con proyectos nuevos, ya que además de ser nuestra primera vez en Psicotropía, también es la primera fecha en vivo de la banda”, comparte Malena.

Cada vez son más las bandas que curten estilos difíciles de catalogar y en ese camino sin barreras se encuentra también Mona Bondage, “por el condimento de ser siete integrantes, cada une con improntas y enfoques musicales diferentes, donde la mayoría compone para la banda”, considera Malena, y agrega: “Hay mucha fusión de géneros, texturas y sonidos. Creo que el hilo conductor es un poco el espíritu rockero que invocamos en los temas y que bastante opacado quedó en esta época, y también el formato canción”.

La música sostiene que en Psicotropía “nunca sabés exactamente con qué te vas a encontrar, por más que hayas leído el line-up”, y argumenta: “Lo que se lleva cada persona es una experiencia distinta. Une va a Psicotropía movilizado por la novedad: descubrir una banda nueva o un tipo de performance que no hayas visto, y eso lo vuelve distinto a muchos otros festivales”. 

Las propuestas musicales son reunidas en el escenario por “la diversidad, la mística y la pasión”, de acuerdo a lo que dice Tanchi. “Que sean bandas y artistas de estilos diferentes es nuestro componente más fuerte, unir bajo un mismo concepto una gran variedad musical, artística y disciplinaria para que el público no se encierre en un mismo círculo y pueda explorar otros mundos. Psicotropía está lleno de diversidad y eso nos encanta, en ella está la libertad que nos caracteriza”, sostiene el productor, y añade: “Desde un principio pensamos en no hacer un festival convencional, donde las bandas se suben al escenario y el público escucha. Buscamos que exista otro tipo de experiencia, más sensorial e interactiva. Las performances e intervenciones cumplen este rol de llevar al público más allá de lo conocido y poder brindarles sensaciones diferentes. También por supuesto hay momentos de recreación, donde pensamos en espacios para que se puedan distender y pisar la tierra. La feria, el patio de comidas que dispone la Playa de la Música, así como los lugarcitos para sentarse y relajarse son fundamentales en este sentido”. 

El festival se asume como “un lugar ideal para quienes quieran sentir en primera persona el potencial de la creatividad humana”.

¡Sumate y ampliá el arco informativo! Por 500 pesos por mes recibí todos los días info destacada de Redacción Rosario por correo electrónico, y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Para suscribirte, contactanos por Whatsapp.

Más notas relacionadas
Más por Diego Roth
Más en Cultura

Dejá un comentario

Sugerencia

Con uno menos, el Canaya superó al Guapo

Central le ganó por 3 a 1 a Barracas este sábado por la fecha 12 del torneo de Primera Div