Yo no sé, no. Eran los últimos días de aquel abril del 63, la presencia del otoño se manifestó desnudando tempranamente a los gigantes de la cuadra tanto que a Pedro se le daba por contar las ramas a esa seguidilla de plátanos cada vez que lo mandaban a la carnicería, casi siempre por hígado o gañote con bofe para el gato. Esa mañana, mientras veía cómo bajaban dos medias res, Pedro se decía: “Algún día me van a mandar también por costillas para el asado”. Mientras tanto, a su padrino se lo veía con más entusiasmo ante la cercanía del 1º de Mayo, que sería el miércoles de la semana siguiente. En boca de él, Pedro escuchaba casi siempre dos frases que en principio lo remitían a la carnicería: “Poner el lomo” y “te están contando las costillas” (esta última le costaba entenderla). Ese 1º de Mayo se mezcló el humo de las parrillas con el humo de algún zapateo, porque era un día de lucha y de festejo.

Los otros primeros de mayo, ya en el sur de la ciudad con mucho más trabajadores que en el otro barrio (la mayoría venidos de provincias vecinas), el humo con el aroma del asadito de costilla se mezclaba con el de empanadas y algún locro. Cerca de las guisantes chimeneas de Acindar se sentía un silencio que sonaba a triunfo, a festejo, era el Día del Trabajador y la conmemoración de los que ponían el lomo alrededor del asadito. También era una forma de seguir con el zapateo y la lucha por las reivindicaciones históricas.

En las nuevas canchitas, también era una fecha propicia para realizar un torneo que empezaba y terminaba en el día. Eso sí, aunque no era fácil, la propuesta era que el encuentro con la redonda fuera tranqui y que la rivalidad preexistente entre los que se venían contando las costillas no arruinara el evento, el festejo de estar reunidos. 

Hoy, a horas de otro 1º de Mayo, viendo que en la avenida Francia una carnicería promociona algunos cortes parrilleros, Pedro me dice: “A este 1º hay que ponerle temperatura, tanto en levantar las banderas históricas de los que ponen el lomo como en los fueguitos de asaditos, empanadas y locros tan tradicionales para estas fechas”. Y agrega: “Como decía el general, al apetito se lo consigue comiendo. Y si queremos que aumente el apetito de Justicia, de democracia y de Patria, un locrito y un asadito (aunque no sea de costilla) no debe o no tendría que faltar.

¡Sumate y ampliá el arco informativo! Por 500 pesos por mes recibí todos los días info destacada de Redacción Rosario por correo electrónico, y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Para suscribirte, contactanos por Whatsapp.

Más notas relacionadas
  • Hay que sacarlo todo afuera

    Yo no sé, no. Ese 21, como casi todos los que eran de septiembre, nos recibía a Pedro y a
  • Las dos perlas

    Yo no sé, no. Ese viernes a la tarde, con Pedro nos sentíamos ansiosos, no veíamos la hora
  • Las balas del odio

    Yo no sé, no. Con Pedro nos enteramos que una amiga de sus primas había alborotado al grup
Más por Hilo Negro
Más en Columnistas

Dejá un comentario

Sugerencia

Bajo el agua

Ladrillos inmensos, medio cocinados, medio crudos y de otra época, despiertan la curiosida