En la tarde de este martes, motociclistas atacaron a balazos la fachada de la sede de la Dirección de Asistencia Pospenitenciaria en avenida Pellegrini y Alsina. Según las primeras versiones del hecho, un encapuchado bajó y gatilló al menos en cinco oportunidades contra su blanco y al escapar dejó un cartel amenazante, como en la última agresión similar, ocurrida en enero último.

Como en los tres ataques anteriores, no hubo heridos. Según voceros policiales y vecinos, el ataque fue minutos después de las 15. Paró una moto, bajó un hombre vestido de negro, encapuchado y con barbijo, caminó unos metros, se detuvo, hizo puntería y gatilló varias veces contra la sede penitenciaria. “Fue como una ráfaga. Pero no es nuevo. Cada mes y medio lo balean y esta vez dejaron una nota”, dijo un transeúnte al móvil de Radio Dos.

De acuerdo con fuentes de la Unidad Regional II, se constataron cinco agujeros en la puerta de ingreso y se incautaron cuatro vainas servidas. También una nota escrita en un papel blanco con un fibrón azul cuya leyenda reza: “Para Centurión, dejá de verduguear a los altos perfil. Firma: la mafia”.

Balaceras anteriores

No es el primer ataque armado que se comete contra la sede. El primero de los ataques armados contra el edificio del Servicio Penitenciario fue el 10 de enero de 2021. Los empleados llegaron por la mañana y descubrieron que había un impacto de bala en una de las ventanas. Esta balacera se cometió en el contexto de una seguidilla de hechos de violencia como el ataque armado contra el edificio del Centro de Justicia Penal, y también a poco de conocerse el desplazamiento del entonces jefe de la Unidad Regional II, Claudio Romano, y de otros funcionarios policiales.

Nueve meses más tarde, volvieron a tirotear el frente de la sede en pleno día. Fue el lunes 12 de octubre pasadas las 13 cuando un motociclista disminuyó la marcha al pasar por el frente de las oficinas y su acompañante abrió fuego media docena de veces. Dos de los plomos impactaron en el frente y uno alcanzó a entrar al edificio al traspasar una ventana. En ese momento, los pesquisas recolectaron seis vainas servidas. Los dos casos no poseen personas imputadas.

El último registro fue el domingo 23 de enero pasado a las 4, cuando uno de los empleados del servicio penitenciario hacía un recorrido y advirtió un balazo contra la puerta principal. En la noche del jueves anterior, alguien había deslizado debajo de la puerta un cartón, también escrito en manuscrito, que hacía hincapié en el trato a los presos de alto perfil: “Si sigue verdugueando a la familia de los alto perfil, para la próxima, vamos contra la familiar de los empleados de servicios. El que avisa no traiciona”.

A raíz de esta amenaza, el Ministerio de Seguridad de Santa Fe había ordenado un refuerzo de las custodias de las cárceles, sobre todo la Unidad Nº 11 de Piñero, donde se encuentran presos la mayoría de los miembros de las bandas criminales más resonantes.

Noticia relacionada:

Balearon la oficina de Asuntos Penitenciarios de Rosario

Fuente: El Ciudadano

¡Sumate y ampliá el arco informativo! Por 500 pesos por mes recibí todos los días info destacada de Redacción Rosario por correo electrónico, y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Para suscribirte, contactanos por Whatsapp.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Ciudad

Dejá un comentario

Sugerencia

Rosario tendrá su inquilinazo contra la reforma “regresiva y pro mercado”

Inquilinos Agrupados Rosario expresará este miércoles –a las 19 en Plaza Pringles– su rech