Homero Chiavarino, Julián Venegas y Joel Tortul le rendirán un merecido homenaje a Ramón Ayala tocando algunas de sus grandes composiciones, este viernes en la Sala Lavardén. El espectáculo se titula Garupá, en honor a la población misionera que lo vio nacer.

Julián, Homero y Joel se conocen desde hace muchos años por cruzarse en su camino de producir, tocar y practicar la música en Rosario. “Tuve la suerte de que me invitaran a compartir escenarios, yo más en mi rol de cantor y sumándome a proyectos de ellos”, cuenta Julián Venegas, y agrega: “En este último tiempo veníamos amagando con hacer un repertorio popular juntos y en un encuentro casual que tuvimos en una milonga al aire libre, acá en Rosario, nos bajó el rayo de Ramón Ayala como eje ordenador de las ganas que teníamos de hacer un repertorio de música popular”.

Julián es un conocido cantor, guitarrista y compositor de la ciudad de Rosario que ha logrado forjar un estilo propio dentro de los estilos litoraleños, abrevando en la música popular local y rioplatense. Así incluyó en discos suyos versiones de canciones de artistas tan heterogéneos como Fito Páez, El mató a un policía motorizado y el mismísimo Ramón Ayala.

La relación de Julián con la música nace de niño, por el canto principalmente. “Tuve la fortuna de criarme en una familia cantora, en la que todos afinaban, todos disfrutaban mucho de cantar, y ese fue el puente para empezar a practicar la música desde chico”, describe.

Su conocimiento sobre la música de Ayala fue parte de un extenso proceso que emprendió para investigar, acercarse y estudiar las músicas populares. “Por ser habitante del litoral, inevitablemente, tarde o temprano, llega Ramón”, sentencia.

Ramón Gumercindo Cidade, Ramón Ayala, El Mensú, es la historia viva de la cultura litoraleña.

“Para mí, la música de Ayala tiene una simpleza y una profundidad a la vez que sirve como parámetro de referencia a la hora de buscar síntesis en las canciones, de buscar mensajes en las canciones, de buscar describir la belleza hablando de la tierra de la cual quiere hablar uno. Y en esas construcciones, para mí es referencia de cualquier cancionero popular”, apunta Venegas.

Es innegable el nexo que une a Ramón Ayala con Rosario. Garupá se encuentra en la orilla de los inicios del Paraná, cerca de la frontera con Paraguay, donde nace nuestro río. “Ahí hay otra semejanza en el paisaje en el cual fue criado Ramón Ayala, y al que le cantó toda su vida, y Rosario”.

Para preparar el espectáculo, el trío conformado por el creador de los discos Río Arriba, Choques y De barcos y derivas, junto al acordeonista Homero Chiavarino y el pianista Joel Tortul, dedicó mucho tiempo a escuchar a Ramón. “Escuchar la cantidad de versiones que él tiene de sus canciones. Canciones que tienen mucho tiempo ya y muchas versiones hechas por él y por supuesto por otros artistas que lo cantan y lo cantaron”. De esas escuchas atentas fueron decidiendo qué repertorio hacer, identificando qué canción los llamaba más. La selección fue difícil porque cuanto más se adentraban, más les gustaba cada parte de su obra.

Ramón Ayala se interesó desde chico en las canciones regionales guaraníes con lo que su música se extiende desde más allá de las modernas denominaciones de estas tierras y no reconoce las fronteras actuales. Su enorme dedicación a recopilar y crear músicas desde una óptica propia y terrenal lo llevó incluso a crear un ritmo propio: el gualambao. Cuenta la historia que una de sus composiciones más conocidas, El Mensú, animó los fogones en los que los revolucionarios cubanos se reunían en 1959. Su producción no se limitó a la música, el misionero también se desarrolló en las artes plásticas.

Para poder ubicarse un poco dentro de esa gigante empresa que implica elegir entre una obra tan vasta y profunda que se acentúa más aún al adentrarse, los músicos definieron filtrar el repertorio a partir de las herramientas con las que cuentan. “En base principalmente a los instrumentos que trabajamos que son el piano, el acordeón, la voz y la guitarra, vamos decidiendo cómo tratar de sumarnos a esa frecuencia tan linda de Ramón con el mayor de los respetos y cuidados, y disfrutando mucho”, señala Julián.

“Nos pone contentos sentir que participamos de su vigencia, de su supervivencia en las generaciones anteriores a la nuestra, en nuestra generación y en las generaciones que vienen, así que decidimos trabajar ensayando, escuchando mucho a Ramón, charlando mucho entre nosotros sobre lo que nos pasa con sus canciones, qué nos pasa con sus recitados, qué sentimos que nos atraviesa más o qué podemos volver a decir de Ramón”.

El viernes 13, a las 21, el trío de compositores –y en este caso intérpretes– presentará Garupá, canciones de Ramón Ayala, en la Sala Lavardén (Mendoza y Sarmiento). Las entradas pueden conseguirse en el mismo teatro o en su web.

¡Sumate y ampliá el arco informativo! Por 500 pesos por mes recibí todos los días info destacada de Redacción Rosario por correo electrónico, y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Para suscribirte, contactanos por Whatsapp.

Más notas relacionadas
  • Prioridades

  • Cuidado
  • La frontera corporal

    El próximo jueves se presentará Les Desnudes en el Centro de Expresiones Contemporáneas. L
Más por Diego Roth
Más en Cultura

Dejá un comentario

Sugerencia

Alberto pide más retenciones para separar precios internos de los internacionales

“Tenemos que hacer algo para que los precios internos se desacoplen de los internacionales