El secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, presentó su renuncia luego de que el área haya pasado a quedar a cargo del Ministerio de Economía que conduce Martín Guzmán. Su salida se produce en medio de una escalada inflacionaria récord, con los alimentos como uno de los principales rubros que más aumentaron.

“Considero que la actitud más razonable y profesional de mi parte es facilitar que el ministro Martín Guzmán tenga libertad para seleccionar funcionarios y funcionarias que compartan el rumbo definido y el programa fijado”, explicó el ahora ex secretario en una carta que lleva fecha este lunes y que está dirigida al presidente Alberto Fernández.

Feletti resaltó además que su trayectoria en la función pública “ha estado marcada por la coherencia y el convencimiento de acuerdo a las políticas que ha aplicado y defendido desde los distintos lugares que tuve la responsabilidad de administrar”, en tanto que resaltó que “jamás” priorizó el ejercicio de un cargo ni el “interés personal por sobre las convicciones políticas”.

La semana pasada, el gobierno había anunciado una modificación en el organigrama del gabinete. La secretaría de Comercio Interior pasó a depender del ministerio de Economía y dejó de estar bajo la competencia del ministerio de Desarrollo Productivo.

Guzmán y Feletti se habían reunido este lunes, pasado el mediodía, para debatir la estrategia de control de los precios en medio de una creciente inflación. Pocas horas después, el funcionario identificado con el ala kirchnerista del gobierno, presentó su renuncia.

Fuente: El Destape

Sumate y ampliá el arco informativo! Por 500 pesos por mes recibí todos los días info destacada de Red0acción Rosario por correo electrónico, y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Para suscribirte, contactanos por Whatsapp.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en País

Dejá un comentario

Sugerencia

El Banco Central aprobó la emisión de un nuevo billete de $ 2.000

El billete conmemorará al Instituto Malbrán, a la doctora Cecilia Grierson y al doctor Ram