El fiscal Gastón Ávila exigió una condena a prisión perpetua para Gerardo Nievas, ex pareja de Noelia García y acusado por el femicidio ocurrido en 2018, que quiso hacer pasar por un suicidio, pero las pruebas lo desmintieron.

Noelia García tenía 29 años y 6 hijos (tres con Nievas) cuando en la madrugada del 23 de octubre de 2018 murió asfixiada. Luego de una relación de más de 7 años con Gerardo, se había mudado a Buenos Aires y formado una nueva familia. Según la teoría presentada por el fiscal Ávila, tanto en la relación como cuando ya estaban separados, el vínculo estuvo signado por la violencia de género física y psicológica que Nievas ejercía sobre García.

Según fuentes judiciales, la madrugada en la que murió, Noelia se había quedado a dormir en la casa de su ex pareja en Rosario para estar con sus hijos. Nievas se habría enterado que ella quería llevarlos con su nueva familia y decidió estrangularla con una cable mientras la sofocaba con una frazada para que no se escucharan sus gritos. Luego, para tratar de quedar impune, dijo que Noelia se había suicidado.

El fiscal dijo que las pruebas no dejan dudas que se trató de un femicidio. La principal es el testimonio de una de las hijas de Noelia, quien aquella madrugada se despertó por los ruidos y vio cómo mataban a su madre. Al concluir, calificó el hecho como homicidio doblemente agravado, por el vínculo y por mediar violencia de género, y pidió al tribunal –integrado por los jueces José Luis Suárez, Hebe Marcogliese y María Trinidad Chiabrera– que condene a Nievas a prisión perpetua.

Por su parte, la defensora María Eugenia Carbone buscó inculpar al acusado alegando que aquella noche se encargó de llamar al Sies y buscar ayuda con su hermano y su madre para que atendieran a Noelia. Agregó que estuvo presente cuando llegó la Policía y fue quien les explicó lo sucedido. En los días posteriores se encargó de buscar asistencia profesional para los niños y siempre estuvo a disposición de la Justicia.

Además cuestionó a la víctima, por haber “elegido” quedarse en lo de Nievas cuando podría haberse quedado con cualquier otro conocido o familiar, a lo que Nievas –según su abogada– no se oponía porque quería fomentar la buena relación de sus hijos con su madre.

Finalmente, Carbone trató de deslegitimar la principal prueba testimonial diciendo que el acusado no tenía buena relación con aquella niña que no era su hija y recordando que él, desde un principio, mantuvo la misma versión de los hechos, declarándose inocente, por lo que solicitó al tribunal su absolución.

¡Sumate y ampliá el arco informativo! Por 500 pesos por mes recibí todos los días info destacada de Redacción Rosario por correo electrónico, y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Para suscribirte, contactanos por Whatsapp.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Ciudad

Dejá un comentario

Sugerencia

Motoqueros (capítulo 4)

Decidido a no volver esa noche al trabajo, para no tener que pelearse con el boliviano, se