El presidente Alberto Fernández y el ministro de Economía, Martín Guzmán, presentaron este lunes el proyecto para gravar la renta inesperada que las empresas obtuvieron de los precios internacionales derivados de la guerra entre Rusia y Ucrania.

Fernández consideró que la aprobación “no es una obligación del Frente de Todos sino de todos los diputados y senadores”, en un debate similar al que dieron países como Gran Bretaña, Italia o Estados Unidos.

“Lo que necesitamos es que en una situación tan ingrata unos pocos no ganen tanto en desmedro de las inmensas mayorías. Hemos venido a poner igualdad y a construir justicia social”, aseveró el presidente al encabezar el acto en el Museo del Bicentenario de Casa de Gobierno.

Por su parte, Guzmán afirmó que existe “una política decidida desde el Estado para que tengamos una sociedad más equitativa”. En ese sentido, apuntó que se diseñó un mecanismo para “administrar la renta inesperada de la guerra (entre Rusia y Ucrania) que afecta a millones y beneficia a pocos”, al describir que la Argentina y el mundo están enfrentando un problema de inflación y distribución de los ingresos.

Al participar de la presentación del proyecto de Ley en el acto que encabezó el presidente Alberto Fernández, el ministro afirmó que “este gobierno quiere que las empresas ganen, pero que el crecimiento sea compartido y llegue a todos los trabajadores y trabajadoras”.

Fernández había anticipado este proyecto a mediados de abril: “Necesitamos que los que han ganado una renta inesperadamente como consecuencia de una guerra que se ha desatado imprevistamente, que colaboren con su aporte contributivo, para ayudar a quienes han quedado más postergados con todo esto”, afirmó el mandatario durante un acto hace más de un mes y medio. Sin embargo, hasta este momento no se había dado a conocer un borrador del proyecto.

Las fuentes oficiales también aclararon que el proyecto afectará como mucho al 1% de las empresas y que no incluirá a los productores rurales. Al anticipar la intención de avanzar con ese proyecto a mediados de abril, Guzmán enfatizó que se apunta a “las empresas que tienen ganancias imponibles superiores a los 1.000 millones de pesos anuales, el cual es una porción muy pequeña de todo el entramado de empresas”. “En el año 2021, tan sólo el 3,2% de las empresas tuvo ganancias que superaron los 1.000 millones de pesos”, agregó el ministro en esa ocasión.

Diez días más tarde, al exponer en un encuentro sobre energía organizado por IDEA en la ciudad de Neuquén, Guzmán agregó que “el mecanismo” que gravará la renta inesperada será menor para las empresas comprendidas en el caso que reinviertan esas ganancias, por lo que la iniciativa “no desincentiva la inversión”.

Fuente: El Destape  

¡Sumate y ampliá el arco informativo! Por 500 pesos por mes recibí todos los días info destacada de Redacción Rosario por correo electrónico, y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Para suscribirte, contactanos por Whatsapp.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en País

Dejá un comentario

Sugerencia

Cristina Kirchner señaló una nueva conexión entre Macri y el juez Llorens

La vicepresidenta compartió una nota periodística para exponer el vínculo del ex mandatari