El juez penal Nicolás Foppiani decidió este miércoles que el presidente de Vicentin, Omar Scarel, quede en libertad. El directivo estaba detenido desde el lunes acusado de desobedecer una cautelar judicial que le ordenaba no poder vender activos sin autorización previa al acordar la venta del 33% por ciento de sus acciones en la aceitera Renova a la multinacional Viterra.

Scarel quedó imputado y seguirá el proceso en libertad, y el magistrado dispuso una cautelar de 500 mil dólares (ampliando la que ya tenía todo el directorio, imputado por estafas por 10 millones de dólares). En su escrito, Foppiani sostuvo que le “cuesta creer pensar una maniobra tan burda” como la denunciada “cuando el proceso está a la vista de todos”.

La audiencia de este miércoles comenzó con el fiscal Sebastián Narvaja mostrando un contrato de venta del 33% de las acciones de Vicentin a Viterra firmado el 2 de abril de este año por 310 millones de dólares. Y denunció que esa operación fue en abierta “desobediencia consumada” de la prohibición de venta de activos de Vicentin firmada por el juez Foppiani el 18 de septiembre de 2020.

A su turno, Omar Scarel tomó la palabra y aseguró que Vicentin no vendió esas acciones. “Fue un acuerdo de transferencia sujeto a condiciones”, dijo. Y resaltó que, entre esas condiciones, estaba el levantamiento de las cautelares penales y administrativas.

Durante la audiencia, Scarel argumentó que la venta de acciones se pensó para mejorar la oferta de pago a proveedores. Y detalló que esa posibilidad fue informada en el concurso y avalada por directores y por sus accionistas en asamblea. El presidente de la cerealera de Avellaneda, en el norte de Santa Fe,  enfatizó que tenía plazo hasta la audiencia del 22 de junio para presentar en el concurso toda la oferta condensada, “que incluía la venta para tener más cash inicial, siempre a referéndum de la homologación concursal y el levantamiento de cautelares”.

Tras el rechazo de la imputación por parte de Scarel, tomó la palabra el fiscal Miguel Moreno y acusó de “ilusionista” al  presidente de Vicentin por “mostrar cosas que parecen ser otras cosas”, y relató toda una serie de maniobras del titular de la defaulteada que “muestra su peligrosidad procesal” y por eso pidió su “encierro cautelar”.

“Lo difuso y confuso de la información y presentación fue para ocultar la venta irregular de sus acciones de Renova, algo que estaba prohibido por una resolución judicial”, denunció el fiscal Narvaja. “Ese fue el truco del prestidigitador”, sentenció.

Scarel escuchó toda la imputación sentado juntó sus abogados y escoltado por un policía que estuvo parado siempre a su lado. A la audiencia, que se realizó en el Centro de Justicia Penal, asistieron también importantes ex directivos de Vicentin en señal de respaldo al titular de la aceitera.

La defensa de Scarel hizo siempre énfasis en que la propia ley de concurso y quiebra inhibe a la concursada a desprenderse de activos y además resaltó que siempre se aclaró en la propuesta que sus términos contractuales eran sujetos a aprobación de las mayorías, homologación concursal y levantamiento de las cautelares. De esa forma, resaltaron que todo lo actuado está ajustado a derecho.

Noticia relacionada:

Detuvieron al presidente de Vicentin y allanaron oficinas de la firma

Fuente: LC

Sumate y ampliá el arco informativo! Por 500 pesos por mes recibí todos los días info destacada de Redacción Rosario por correo electrónico, y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Para suscribirte, contactanos por Whatsapp.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Ciudad

Dejá un comentario

Sugerencia

Una semilla con Memoria, Verdad y Justicia

En La Toma, Claudia Flores coordina talleres para travestis y trans. Buscan formar microem