En el cierre de la segunda fecha, el Canaya perdió sin atenuantes 2 a 0 ante Huracán, en condición de visitante. No generó chances claras y casi no pateó al arco. Los goles fueron de Franco Cristaldo y Lautaro Blanco (ec).

Rosario Central no arrancó de la mejor manera el campeonato. Tras el pobre empate de local, cayó ante el Globo en el Palacio Tomás Adolfo Ducó. Entre los errores defensivos, el escaso juego en el medio, y la falta de peso ofensivo explicaron el resultado.

En toda la primera parte, el conjunto auriazul no pateó al arco. El dueño de casa fue amo y señor, y manejó a su antojo el encuentro. A los 7’ llegó el gol de Franco Cristaldo: Matías Cóccaro se sacó de encima a Juan Cruz Komar con un tremendo caño y mandó el centro al área, donde Central no supo despejar el peligro y tras un par de rebotes, el 10 del Globo no perdonó. 

La visita la seguía pasando realmente mal, porque no superaba la mitad de la cancha, la pelota le duraba pocos segundos, y los de Diego Dabove se acercaban al segundo. Santiago Hezze metió un frentazo pero fue a parar a las manos de Gaspar Servio, y Lucas Merolla tuvo un mano a mano, con poco ángulo, y la tiró afuera.

Un par de minutos antes de la primera media hora, Huracán marcó el segundo, pero a instancias del VAR, el árbitro Germán Delfino lo anuló, por posición adelantada. La tecnología entró en acción un instante después, cuando el zaguero Merolla le aplicó un golpe con la mano al juvenil Alejo Veliz, pero el juez no lo consideró merecedor de expulsión, y en una rara resolución, amonestó también al delantero auriazul.

Lo que el local merecía en el primer tiempo lo encontró en el inicio del complemento: a los 8’, el uruguayo Cóccaro gambeteó entre varios hombres auriazules, y su remate defectuoso terminó en el cuerpo de Lautaro Blanco, con un desvío lo suficiente como para descolocar a Servio. La pelota superó la línea de gol como en cámara lenta.

Central culminó otra floja actuación, sin respuestas ante la adversidad. No sólo cayó sin atenuantes, sino que tampoco generó chances de gol en todo el partido. Sin ideas claras y lejos de encontrar un funcionamiento digno, el entrenador Leandro Somoza extendió en Parque Patricios su racha negativa desde que asumió como DT: aún no suma puntos cada vez que sale del Gigante.

¡Sumate y ampliá el arco informativo! Por 500 pesos por mes recibí todos los días info destacada de Redacción Rosario por correo electrónico, y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Para suscribirte, contactanos por Whatsapp.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Deportes

Dejá un comentario

Sugerencia

El peor resultado: Newell’s ganaba 2 a 0 y se lo empataron

La Lepra no pudo sostener el resultado favorable y ahora comparte la cima con Gimnasia: ig