La Policía desplegó este jueves por la noche un importante operativo “de dudoso proceder” en inmediaciones de la canchita del barrio de zona oeste. “Le pegaron e insultaron a mujeres, dejaron varios lesionados”, contaron. “Pedimos seguridad y vienen y nos faltan el respeto en nuestra propia casa”, señaló una de las víctimas.

El potrero de villa Banana ubicado en Pascual Rosas y Gálvez en el que jugaron alguna vez Sebastián Abreu, Nahuel Guzmán, Diego Mateo –entre otros jugadores leprosos y canayas, en la previa de un clásico rosarino– se llenó de patrulleros este jueves alrededor de las 23.

Los vecinos le contaron a este medio, que se trató de “un operativo de dudoso proceder policial, con varios móviles del Comando interrumpieron en el potrero, metiéndose en casas sin orden judicial, pegando e insultando a mujeres, dejando varios lesionados y llevando detenidos a dos personas”, un hombre y una mujer. 

“Entendemos que son prácticas cotidianas de la Policía, que buscan legitimar la violencia policial a cualquier costo, vulnerando derechos y reprimiendo a jóvenes de los barrios populares”, relataron quienes viven en el lugar. “Denunciamos una clara violencia institucional de la policía hacía vecinos, mujeres y niños indefensos”, agregaron.

“Esta es la seguridad que nos pusieron”

En la fría noche de este jueves, Edith Sánchez se preparaba para darle un cierre a la jornada cuando su sobrina de 9 años acudió a su casa, a los gritos. —Tía, le están pegando a mi papá—, cuenta que le dijo, a los gritos y entre llanos.

“Llegaron unos tres patrulleros. Mi cuñada tenía abierto el portón, y cuando salió a cerrarlo, los milicos vinieron directamente a la casa de ellos, le patearon el portón, y entraron. Mi cuñada y mi hermano levantaron las manos, sin poner resistencia. Ahí, uno de los policías le rompe la cara de un codazo a mi hermano, sin siquiera preguntar algo”, relata a Redacción Rosario, aún consternada, Edith.

Tras el aviso de su sobrina, salió disparada para ver lo que ocurría, y también ligó la furia policial. “Cuando llego, mi hermano ya tenía toda la cara desfigurada, y mi hermana, que también había acudido al lugar, la cara roja por los golpes de los policías”. A un costado, los hijos de 2 y 9 años de la pareja de su hermano, observaban todo. “Le dije a un policía por qué tanta brutalidad. Y en ningún momento me dijeron qué era lo que buscaban y lo que querían. Y ahí me empezaron a pegar. Uno me agarra de los pelos, el otro me arrastra de las piernas. Les decía que es una falta de respeto, y me dieron un culatazo”.

“Fue un caos, empezaron a pegarles a todos. Había tres mujeres policías, y ninguna de ellas hizo nada. Sólo los policías pegaban, sobre todo a las mujeres. Y también a menores. A mi hermana le abrieron la frente y la llevaron demorada, estando desmayada. Y a mi hermano lo mismo”, agregó en diálogo con este medio. 

Por último, la mujer reflexionó: “Pedimos seguridad y vienen y nos faltan el respeto en nuestra propia casa. Los policías tiraban tiros y nos decían que nos metamos en nuestras casas. Estuvieron haciendo guardia hasta las 2 de la mañana para que no salgamos. Estábamos presos en nuestra casa. Esa es la seguridad que nos pusieron”.

¡Sumate y ampliá el arco informativo! Por 500 pesos por mes recibí todos los días info destacada de Redacción Rosario por correo electrónico, y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Para suscribirte, contactanos por Whatsapp.

Más notas relacionadas
Más por Facundo Paredes
Más en Ciudad

Dejá un comentario

Sugerencia

Cuando pase el temblor

Yo no sé, no. Una mañana de un sábado de agosto íbamos seis en un bondi rumbo al Saladillo