Bajo la atenta mirada de la dupla Carlos Tévez y su tocayo Retegui en el José Amalfitani, el Canaya perdió 2 a 0 ante el Fortín, en otro flojo desempeño. Lucas Orellano y Fabián Fernández, uno en cada tiempo, anotaron los goles.

Seguramente, los Carlos (Tévez y el Chapa) no se llevaron una linda impresión del equipo que empezarán a entrenar desde esta semana. Desde uno de los palcos vieron la derrota en Liniers del auriazul ante el local, por la fecha 4 del campeonato. Ambos coincidirán en el mucho trabajo que les espera por delante para cambiarle la cara al alicaído plantel.

La jugada que se produjo a los 5’ tenía pinta de ser un saque de arco más para Central, como tantos otros. Pero significó, no sólo el gol de Vélez, sino además resumió el presente del equipo. Gaspar Servio sacó corto para Juan Cruz Komar, que la devolvió. El arquero, sin opciones de nuevos pases, se encontró con la presión de Lucas Pratto, que ganó y le dejó servido el tanto a Luca Orellano.

Servio se redimió en la siguiente, cuando en un córner se estiró de manera espectacular para ahogar el grito de Leonardo Jara –con el palo a favor del arquero–, que ganó de cabeza. Y tan difícil o más fue el rebote, que le quedó a Abiel Osorio, y con buenos reflejos –y otra vez con el poste como aliado– volvió a evitar el tanto. La tremenda doble tapada recibió las felicitaciones del ex defensor de Estudiantes y Boca.

 El Canaya apenas si se arrimó al arco de enfrente, con un débil cabezazo de Alejo Véliz, que fue a parar a las manos de Lucas Hoyos. El local fue claramente superior, y contó de varias para estirar la ventaja: Orellano llegó exigido al mano a mano con Servio y definió cruzado, apenas afuera; y en otra intentó una chilena que se le fue alta. La visita se metió al vestuario ya sin Walter Montoya, lesionado.

En el segundo tiempo, el auriazul fue de menor a mayor. El Fortín pareció extender al principio la tendencia de la primera etapa, pero se fue diluyendo. En una clara, movió mucho la pelota en el borde del área y la jugada terminó en un centro a la cabeza de Lucas Janson, que le apuntó muy cerca del palo.

Después, el resto fue de Central, que con más empuje que claridad, fue con todo a por el empate. Luciano Ferreyra simuló una falta dentro del área, el árbitro Fernando Espinoza compró, pero el VAR no. Así que Servio, que esperaba ejecutar el penal, debió volverse a su arco.

La más clara para los dirigidos por el interino Germán Rivarola fue desde un tiro de esquina. Pero no de un centro al área, sino directamente de la ejecución del córner que lanzó olímpico Marcelo Benítez, y que sobre la línea desvió el arquero Hoyos.

Las ilusiones del conjunto de Arroyito tuvieron su final en el minuto 38’, cuando dos cabezazos en el área –el último del defensor Fabián Fernández– sellaron su suerte. El zaguero metió la frente, suave y sin marca, ya dentro del área chica, lo que dejó sin chances al arquero.

Esta semana, Pirulo Rivarola dejará su interinato y Carlos Tévez comenzará su nueva etapa como entrenador. Será su primera experiencia en el banco, y tendrá la dura misión de revertir el pésimo momento que atraviesa Rosario Central, por el que ya quedaron en el camino Cristian González y Leandro Somoza.

¡Sumate y ampliá el arco informativo! Por 500 pesos por mes recibí todos los días info destacada de Redacción Rosario por correo electrónico, y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Para suscribirte, contactanos por Whatsapp.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Deportes

Dejá un comentario

Sugerencia

Deuda histórica con Santa Fe: Perotti detalló el acuerdo con Nación

“Sin dudas es una señal positiva que los santafesinos, cuando nos unimos y le damos persev