Jardín 80

 

El Jardín N° 80 Río Paraná de barrio Las Flores deberá esperar al menos hasta la próxima semana para regresar a clases. Mientras que la intención oficial es que la Escuela Primaria N° 1257 Ara General Belgrano, lindera a este jardín, retome el próximo jueves. El anticipo lo hizo el director de la Regional VI de Educación, Osvaldo Biaggiotti, al referirse a los hechos de violencia ocurridos el pasado viernes 10 de junio y cómo trabaja sobre las consecuencias el Ministerio de Educación provincial. Ese viernes, el Jardín 80 fue atacado por vecinos y vecinas que irrumpieron de manera violenta en busca de un profesor acusado de un supuesto abuso. Desde entonces las clases están suspendidas. Biaggiotti aseguró a Redacción Rosario que se mantienen reuniones con estas instituciones y que desde la provincia se trabaja en una mesa interministerial en busca de soluciones preventivas. “Aunque nada alcanza en estos contextos”, reconoció. Dijo además que nada se descarta cuando se analizan las razones de estos sucesos: desde el operar de organizaciones delictivas, hasta el reclamo al Estado -la cara más visible son las escuelas- de años de vulneración de derechos. También los discursos de odio contra el colectivo docente.

Biaggiotti repasó que desde el día del ataque han estado en contacto cotidiano con las escuelas afectadas. En poco tiempo -enumeró- se recuperó la atención alimentaria, se repararon los daños ocasionados contra el jardín y se hizo la limpieza del lugar “porque había quedado devastado”. “En simultáneo nos dimos instancias de encuentro con el personal del jardín y de la escuela primaria. Esto ha sido lo más delicado. Nos encontramos con muchas trabajadoras afectadas en su subjetividad por todo lo vivido”, señaló el director regional.

Con la escuela primaria (1257) han tenido -agregó- tres encuentros y este miércoles esperan tener uno más. “Esperamos salir de esa reunión con el acuerdo de volver a las clases el jueves que viene”, dijo. Esta primaria limita con el Jardín 80. El día que irrumpieron las vecinas y vecinos, llegaron fuerzas policiales. Hubo disparos y docentes agredidas. Todo en el horario que salían las chicas y los chicos del establecimiento. Una situación muy grave que afectó a las dos instituciones.

Reconoció que la vuelta a las salitas del Jardín será más difícil: “Ahí hay un shock más profundo. Porque estaba la mayoría del personal en el lugar cuando esta horda arrasó con todo. Necesitamos unos días más”. La intención oficial es retomar la próxima semana. Está previsto que este miércoles asista al Jardín de Las Flores la responsable del Nivel Inicial de la provincia, Rosana Cencha.

Biaggiotti aseguró que “no se va a obligar a nadie que no esté en condiciones” a que asista a trabajar en las aulas; y que si bien no se puede pensar “en un terapeuta para cada docente” ni en “reemplazos masivos”, está presente y acompañando al colectivo de educadoras la Secretaría de Bienestar Docente.

A los tiros

El lunes 13 de junio pasado la comunidad de la Escuela Nuestra Señora de Itatí -también del mismo barrio Las Flores- fue víctima de un episodio de violencia ocurrido cuando salían las alumnas y alumnos del establecimiento. “Fue diferente porque no se trató de un ataque directo contra la institución sino tiros contra una casa del barrio. Pero que claramente puso en riesgo a quienes estaban allí”, dijo Biaggiotti reconociendo el contexto violento en el que las chicas y los chicos asisten a aprender, y sus docentes a trabajar.

En este caso, la escuela resolvió -siguiendo lo establecido en un protocolo para estos casos- suspender las clases. Las alumnas y los alumnos volvieron este martes a las aulas.

El director Osvaldo Biaggiotti detalló que actualmente trabajan “más articuladamente con Seguridad” de la provincia. Puso como ejemplo, al vínculo con “la Subsecretaría de Seguridad Local y Abordaje Territoriales que aporta presencia policial diferente a la de los agentes de comisaría”.

Reconoció que lo que pasó en el Jardín 80 fue diferente: “Se fue todo de las manos, porque llegaron fuerzas preparadas para la represión”.

A su vez, este jueves 16 de junio pasado, “también pasó algo parecido en el Jardín Merceditas (San Martín al 4400)” donde un grupo de madres se concentró para denunciar un supuesto caso de abuso y maltrato por parte de una docente. “No pasó a más -como en el Jardín 80- porque llegaron ocho agentes sin armas de fuego, se pusieron en el medio y lograron, escuchando los reclamos, apaciguar los ánimos” de las personas allí reunidas, evitando que pase a mayores consecuencias.

“Aparecen cuestionamientos a comunidades educativas muy valoradas”, se lamentó por esta injusticia el funcionario y en referencia a los dos jardines recientemente afectados.

Biaggiotti señaló que se acordó con Seguridad “buscar caminos alternativos”. Aunque de inmediato admitió: “Pero nada alcanza para garantizar que no vuelva a ocurrir porque son eventos que pasan de un minuto a otro. En el Jardín 80 fue una mamá que en media hora convocó a 200 personas y se generó eso”.

Osvaldo Biaggiotti
Una mesa interministerial trabaja en soluciones preventivas. “Aunque nada alcanza en estos contextos”, admitió Biaggiotti. Foto: TV Regional

Mesa interministerial

El director Regional aseguró que “la ministra (Adriana Cantero) está preocupada por acordar medidas más consistentes” y por esa razón se generó una mesa interministerial que va por la cuarta reunión, de las que “se espera salgan nuevas medidas de prevención en torno a la violencia hacia a las escuelas, focalizadas en Rosario”. En esa mesa confluyen Seguridad, Salud, Desarrollo Social, Gobierno, Trabajo y Educación, con un referente de cada ministerio.

¿Qué hay detrás de estos hechos de violencia hacia las escuelas?Siempre hipotetizamos en torno a la posibilidad de que las propias organizaciones delictivas, que operan en estos barrios, saquen provecho con estos embates contra la escuela, que ciertamente da un testimonio cotidiano absolutamente contrario al modelo de vida que se propone desde el narcomenudeo y la criminalidad”, respondió el director Biaggiotti a la consulta.

Pero -agregó de inmediato- también hay otras cuestiones más complejas que confluyen. “Lo cierto es que estos ataques (recientes al Jardín 80) no son de soldados del narcomenudeo, sino de vecinos de la comunidad a la cual la propia escuela, durante décadas ha asistido, ha abrigado, ha abrazado pedagógica y alimentariamente”.

Consideró que hay que prestarle atención a la complejidad que representan aquellas “poblaciones históricamente vulneradas que embaten contra la presencia más significativa del Estado en el barrio” que son las escuelas. “Hay un grado tal de derechos vulnerados, que ese reclamo insatisfecho ante el Estado se traduce paradójicamente en el ataque a la institución del Estado que más lo ha asistido. Hay que reconocer que la escuela se queda corta cuando las necesidades son tan grandes”, expresó.

Consultado sobre si los crecientes discursos de odio hacia la docencia impulsado por los sectores de derecha y que reproducen los medios no contribuyen a acrecentar esa violencia, Biaggiotti respondió: “Se genera un clima de desprestigio de la docencia y desvalorización del trabajo docente que dificulta poner en valor la tarea cotidiana”.

Señaló que en el caso de las y los docentes que trabajan en las escuelas de Las Flores “han elegido quedarse allí, están comprometidas con estas comunidades”. Una razón que vuelve más insoportable los ataques a estas instituciones.

¡Sumate y ampliá el arco informativo! Por 500 pesos por mes recibí todos los días info destacada de Redacción Rosario por correo electrónico, y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Para suscribirte, contactanos por Whatsapp.

Más notas relacionadas
Más por Marcela Isaías
Más en Educación

Dejá un comentario

Sugerencia

¡Viva la Scaloneta, cabrones!

En un duro partido, la Selección Argentina derrotó 2 a 0 a México, por la fecha 2 del Grup