El locutor y conductor radial y televisivo Cacho Fontana murió a los 90 años. La muerte de Fontana se da solo un día después del fallecimiento de su exesposa, la exmodelo, actriz y presentadora, Liliana Caldini, que tenía 70 años.

El conductor había estado internado varias veces por cuadros de neumonía y en 2021, durante una internación de urgencia, había tenido que salir a desmentir su propia muerte.

La trayectoria de Cacho Fontana

Figura de populares ciclos como Odol Pregunta y Fontana Show, Cacho Fontana nació en el barrio porteño de Barracas el 23 de abril de 1932 y durante muchos años fue un locutor de voz límpida e inconfundible, icono de los micrófonos desde su debut en radio en 1950 hasta la década de 1990.

Fontana comenzó como animador en el cabaret Chantecler, en la calle Paraná al 400, cuartel general de la orquesta de Juan D’Arienzo, y también en el café Tango Bar, hasta que dio su salto a la radio como locutor suplente de Julio César Barton y reemplazó al entonces notorio Jaime Font Saravia como animador de El relámpago, programa que se desarrollaba en la redacción de un diario.

Entre 1955 y 1966 fue la voz emblemática de Radio El Mundo, luego ingresó a Rivadavia e integró el equipo de José María Muñoz y Enzo Ardigó que relató el Mundial de Fútbol de Inglaterra, en el que participó la Argentina y fue el último que se transmitió solo por radio y no por televisión.

Tuvo un éxito singular con Fontana Show, emitido por Rivadavia, que se transmitió durante más de 15 temporadas y un brillante pasaje por la televisión en Odol pregunta, entre 1963 y 1973, entre otros hitos de una extensa trayectoria.

Fuente: Página 12

¡Sumate y ampliá el arco informativo! Por 500 pesos por mes recibí todos los días info destacada de Redacción Rosario por correo electrónico, y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Para suscribirte, contactanos por Whatsapp.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en País

Dejá un comentario

Sugerencia

Cuando pase el temblor

Yo no sé, no. Una mañana de un sábado de agosto íbamos seis en un bondi rumbo al Saladillo