Tras los rumores de los últimos días, Alberto Fernández reacomodó las piezas y el presidente de la Cámara de Diputados asumirá como ministro de Economía, Desarrollo Productivo y Agricultura.

Después de un largo sinfín de rumores alrededor del equipo de gobierno, el presidente Alberto Fernández reestructuró el Gabinete y Sergio Massa finalmente asumirá como “superministro” de Economía, Desarrollo Productivo y Agricultura con respaldo de las diferentes tribus del Frente de Todos, amén de las disputas, algo suavizadas, que persisten en la coalición oficialista.  

El líder del Frente Renovador, que no disimula sus aspiraciones presidenciales aunque dependerá de cómo le vaya en este nuevo rol, reemplazará a la ahora ex ministra de Economía Silvina Batakis, quien había reemplazado al renunciante Martín Guzmán cuando las papas quemaban (queman).

Massa, que asume un papel de primer ministro, tiene dos temas urgentes: pulsear una renegociación del acuerdo con el FMI cuyas metas parecen incumplibles. No por casualidad Silvina Batakis tuvo su inaugural y único itinerario como ministra en el exterior en el país del norte. Si bien se entiende como una fase ineludible de agenda, difícil pensar y creer que las soluciones a los problemas argentinos residan fuera del país, y menos en la otra orilla del río Bravo.

Con su programa de equilibrio fiscal bajo el brazo, Batakis fue y vino de Estados Unidos en medio de la tensión por la escasez de dólares, corrida cambiaria mediante, en un contexto crítico, con denuncias del Frente de Todos relativas a maniobras desestabilizadoras del poder económico.

El otro tema inaplazable que afrontará Massa es atender los reclamos sociales que van in crescendo. Se intensifica la pelea distributiva alrededor de la desigual carrera entre ingresos e inflación, que corre cerca del 80 por ciento anualizada, mientras se escuchan fuertes reclamos por medidas más potentes que den señales de tranquilidad a los sectores populares y no tanto a “los mercados”. Hubo marchas y protestas contra los (de)formadores de precios. El crecimiento económico convive con salarios carcomidos por la inflación y altos niveles de pobreza. 

Entre la cumbre Batakis-FMI y el reordenamiento ministerial, “los mercados” locales operaron con relativa estabilidad cambiaria después de varias semanas de agite, aunque todavía con amplia brecha entre las cotizaciones del dólar oficial, los financieros y el blú. Massa tiene buena sintonía con el mundo productivo, financiero y organismos multilaterales de crédito, por caso el FMI.  

Silvina Batakis fue desplazada del Ministerio de Economía apenas tres semanas después de asumir y luego de haberse presentado como interlocutora ante el FMI y de reunirse con la directora del organismo, Kristalina Georgieva. Batakis será presidenta del Banco Nación.

En tanto, Daniel Scioli deja el Ministerio de Desarrollo Productivo y vuelve a la embajada de Brasil, donde ejerció desde diciembre de 2019 hasta que fue convocado por el presidente Alberto Fernández luego de la renuncia de su predecesor Matías Kulfas en junio. Mercedes Marcó del Pont dejó la Afip y pasará a ser secretaria de Asuntos Estratégicos tras la renuncia de Gustavo Béliz. En lugar de Marcó del Pont asume el cristinista Carlos Castagneto. Julián Domínguez presentó su renuncia como ministro de Agricultura.

El economista Hernán Letcher dio tres conceptos generales sobre la reconfiguración en el gobierno: “Primero, los cambios en el gabinete nacional permiten recuperar la iniciativa política. Segundo, es fundamental que haya síntesis en la política económica con una sola voz que exprese el rumbo y ayude a mejorar expectativas. Tercero, han sido decisiones adoptadas por toda la coalición de gobierno”.

El dirigente social Juan Grabois tuiteó: “Igual que a Batakis y Guzmán, le exigimos a Massa medidas urgentes para frenar la pobreza y la indigencia: salario básico universal para trabajadores informales y aumento general de sueldos y jubilaciones. Seguimos luchando porque si no cinco vivos se la van a seguir llevando. No aflojamos”.

¿Reordenamiento o salto al vacío? ¿Relanzamiento oficial para buscar descomprimir la crisis rumbo a 2023? ¿Alcanza con nombres o el asunto es el rumbo?

¡Sumate y ampliá el arco informativo! Por 500 pesos por mes recibí todos los días info destacada de Redacción Rosario por correo electrónico, y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Para suscribirte, contactanos por Whatsapp.

Más notas relacionadas
  • ¿Y ahora qué Massa, eh?

    El superministro anunció un plan estabilizador con el foco en acumular reservas, arbitrar
  • En busca del silo-dólar

    Tras descartar una fuerte devaluación, el gobierno incentivó a productores agrarios a que
  • Arco y brecha

    Las disparadas en las cotizaciones no oficiales del dólar ubican al gobierno como blanco d
Más por Guillermo Griecco
Más en El Eslabón

Dejá un comentario

Sugerencia

Cuando pase el temblor

Yo no sé, no. Una mañana de un sábado de agosto íbamos seis en un bondi rumbo al Saladillo