Bajemos juntos un cambio. Varios, mejor. Tratemos de pensar antes de afirmar lo que tenemos ganas de afirmar. Las acusaciones al macrismo de instigar un magnicidio y las dudas sobre la magnitud y el sentido de lo sucedido que pululan por medios y redes aportan lucidez ante semejante conmoción. Por lo pronto, vale esperar más información sobre lo que pasó, pero sepamos -sabemos- que incluso los datos ciertos que surjan oficialmente serán manipulados a favor del agigantamiento de la grieta y la debilitación de la democracia que supimos conseguir, que tal vez no sea mucha, pero sí la suficiente como para que no haya pasado antes esto que pasó.

Este medio y el resto de los que produce la cooperativa de trabajo La Masa no son neutrales. Para no hacerla muy larga -nuestras audiencias habituales seguramente lo perciben-, la enorme mayoría de quienes los hacemos tenemos nuestros corazoncitos y cabecitas peronistas y queremos y reivindicamos a Cristina; y solemos opinar en nuestras notas que la vicepresidenta es víctima de una campaña de desprestigio impresionante y de una virulencia enorme y peligrosa, orquestada y desplegada por las corporaciones económicas y mediáticas para obturar cualquier proceso político que lesione sus intereses. Pero aunque no falte entre nosotros y nosotras alguna tendencia a caer en la tentación de apelar a catarsis y consignismos, intentamos denodadamente evitar simplificaciones y no solemos destilar venenos cuando fijamos posturas políticas y existenciales propias y expresamos nuestro disenso con las ajenas.

Claro que estamos lejos de renunciar a nuestras convicciones; y que somos de los que reivindicamos aquello de dar la vida por una causa. Y que queremos a Cristina y “qué quilombo se va a armar”. Pero en principio, lo primero que creemos importante señalar al acusar periodísticamente semejante impacto es lo importante de bajar un cambio, porque parece cada vez más urgente repensar qué y cómo tenemos que hacer las cosas para que cosas como esta no pasen más.

¡Sumate y ampliá el arco informativo! Por 500 pesos por mes recibí todos los días info destacada de Redacción Rosario por correo electrónico, y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Para suscribirte, contactanos por Whatsapp.

Más notas relacionadas
  • El fuego sagrado del buen vivir

    La defensa de los humedales trasladó sus reclamos al Congreso. El objetivo es lograr “no c
  • Reclamos que se reavivan

    Con la conmoción por el atentado a Cristina y el debate por la “ley del odio” como marco,
  • Manual del atrevimiento boliviano

    El subdirector del Celag Guillermo Oglietti repasó políticas aplicadas por el Estado Pluri
Más por Manolo Robles
Más en Columnistas

Dejá un comentario

Sugerencia

Loquería