Contra los pronósticos y favoritismos, la Lepra dejó sin punta a Gimnasia La Plata: le ganó 2 a 0 en el Coloso, por la fecha 18. Oscar Piris en contra y un tremendo zapatazo de Djorkaeff Reasco, los responsables de la victoria.

La dura semana que arrastraba Newell’s tras la eliminación en Copa Argentina contrastaba con la posibilidad que traía Gimnasia al Parque Independencia: quedar como único líder. Pero a los papeles los voló el viento, y el dueño de casa dio el golpe. Le bastó con la eficacia del primer tiempo, y plantarse bien en el complemento, para una victoria sin mayores sufrimientos.

Newell’s era más que Gimnasia en los primeros minutos, aunque no tanto por jugadas claras. La supremacía, más bien, era por tenencia, porque el partido se jugaba generalmente en territorio del Lobo. Y por eso, la apertura del marcador se explica más por la fortuna que por esa superioridad. Es que el defensor Oscar Piris, en su afán por despejar un centro de Juan Garro, pifió el rechazo y la pelota agarró por sorpresa a Rodrigo Rey, quien a los 29’ la fue a buscar al fondo de la red.

Desde ahí, el Tripero se hizo cargo del balón. Tenía la necesidad de revertir el resultado si pretendía mirar a todos, en soledad desde lo más alto de la tabla de posiciones. El talentoso volante uruguayo, Brahian Aleman probó desde lejos, e hizo lucir al arquero Lautaro Morales, que mandó al córner ese disparo.

A los 40’, los cuatro costados del estadio Marcelo Bielsa no podían creer lo que veían, en momentos en los que nadie esperaba algo por el estilo. El delantero ecuatoriano Djorkaeff Reasco sacó de la galera, y de su botín derecho, un tremendo zapatazo que recorrió unos cuarenta metros y se clavó en el ángulo de Rey. La efectividad al palo.

Para colmo de males del conjunto platense, Morales estaba en una buena tarde. Los de Néstor Pipo Gorosito armaron una linda jugada colectiva que terminó en los pies del delantero Eric Ramírez, pero el ex arquero de Lanús salió rápido y a tiempo, y evitó el descuento.

En el complemento, el equipo de la ciudad de las diagonales salió con las intenciones de revertir la situación. La posibilidad de la punta se le escurría de las manos. Pero lejos de achicarse ante los intentos de la embestida visitante, el conjunto dirigido interinamente por Adirán Coria se plantó bien en mitad de cancha. Y hasta pudo liquidar el encuentro cuando el juvenil atacante Brian Aguirre paró con mucha cautela la pelota en la medialuna, y la puso suave contra un palo, que obligó a una muy buena estirada de Rey.

De todas maneras, el Lobo no se rendía. Y no cesaba en su búsqueda del descuento a base de toques. Estuvo muy cerca promediando esa segunda etapa, cuando otra buena jugada culminó con un remate a colocar de Franco Soldano desde el borde del área, que dio en el palo. La Lepra respondió con una corrida de Aguirre y una mala definición del ingresado Francisco Panchito González. 

Sobre el final, cuando Gimnasia parecía haber bajado los brazos, lo tuvo el atacante ingresado Nicolás Contín. Un error entre Morales y el zaguero paraguayo Víctor Velázquez –el único de ambos en la tarde– dejó el descuento a merced del delantero tripero, que increíblemente la tiró por arriba.

La fortuna y eficacia que tuvo Newell’s en el primer tiempo, fue bien defendida en la etapa complementaria, alejando el peligro de las inmediaciones de su área. El Lobo pudo haber descontado, pero la Lepra también tuvo las suyas para liquidarlo. Si bien no pareció una diferencia de dos goles entre ambos, el triunfo fue justo.

¡Sumate y ampliá el arco informativo! Por 500 pesos por mes recibí todos los días info destacada de Redacción Rosario por correo electrónico, y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Para suscribirte, contactanos por Whatsapp.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Deportes

Dejá un comentario

Sugerencia

Alberto Fernández: “La Argentina necesita que nos escuchemos”

El presidente entregó en la ciudad de General Roca la vivienda número 60.000 por parte del