Estrenaron un documental que repasa la lucha que Pares TV –canal cooperativo de Luján– viene librando con el poderoso Grupo Trisa (de Clarín), que no transmite ni deja transmitir los partidos de Flandria.

Pares TV es un medio autogestionado por sus trabajadores. Se fue gestando en 2008, y al año siguiente vio la luz en la pantalla chica de Luján y la región. Su programación se puede ver en la Televisión Digital Abierta (TDA) y entre sus contenidos se destaca el fútbol, con transmisiones de los partidos de Luján y Flandria. Al Club Luján aún lo transmiten porque está en la C y los tentáculos del pulpo mediático que es el Grupo Clarín no alcanzan esa categoría con sus derechos exclusivos. Distinta suerte corren con Flandria, que ascendió a la B Nacional en 2016, año en que Trisa compró los derechos de esa categoría y de la B Metropolitana. “Ahí empezamos con los inconvenientes, con las cartas documento”, rememora Diego Gusmerini, socio fundador de Pares TV.

Esa historia, con todos sus capítulos, se puede ver en el documental En la Cancha (Fútbol, Televisión y Censura), de la realizadora Lucía Maccagno: “Mi objetivo era plantear que las empresas mediáticas concentradas avanzan sobre la libertad de expresión, coartando la posibilidad de que Pares TV pueda transmitir y desarrollar su trabajo. Pero también avanzan sobre los derechos de las audiencias porque adquieren los derechos de manera exclusiva, pero para que nadie pueda ver los partidos”, dice.

Clarín, a favor de los derechos (exclusivos)

El año 2016 fue de celebraciones para el Canario, porque logró el tan ansiado ascenso a la B Nacional. Pero los festejos no fueron completos: meses antes de aquella conquista, el Grupo Tele Red Imagen S.A. (Trisa) compró los derechos televisivos de la B Nacional y la B Metropolitana, y mandó cartas documento a quien se atreviera a transmitir partidos de esas categorías. Pares TV, que seguía los partidos de Flandria desde 2011, acudió a la Ley de Servicio de Comunicación Audiovisual –conocida popularmente como Ley de Medios– y se amparó en el Artículo 77, una especie de escudo para estas situaciones. “Esto es por si alguien viene con dinero y compra los derechos de la televisación de los partidos y se le ocurre no pasarlos, y así te priva de la difusión de ese contenido. Previendo eso, este artículo dice que más allá de cualquier acuerdo entre privados, si existe la posibilidad de una transmisión que sea absolutamente gratuita y abierta para el público del área de influencia donde ocurre ese evento, donde está el interés, tienen derecho a transmitirlo”. El canal lujanense reunía esos requisitos, ya que su señal sólo alcanza a la ciudad y la región. No tiene la potencia de TyC, que se puede ver desde Ushuaia a la Quiaca, y más.

Bajo el amparo de ese artículo de la Ley, continuaron con la campaña del aurinegro hasta 2018, tiempos de Mauricio Macri en la Casa Rosada. Para cumplimentar ese y otros aspectos de la norma, el Estado conforma el Cofeco (Consejo Federal de Comunicación Audiovisual), que integran varios sectores, como medios comunitarios, privados y el propio Estado. Diego Gusnmerini explica que esa entidad llama a Audiencias Públicas para elaborar un listado de eventos de interés relevante, que pone a consideración de las y los ciudadanos de todas las provincias. “La última audiencia que se hizo –señala– fue en 2015. Y estaban los partidos del ascenso, los partidos de Los Pumas, Las Leonas, el Turismo Carretera. Había un montón de eventos, no sólo deportivos sino también culturales, como el Cosquín, entre otros”. Pero el ex presidente, un destacado en tirar precisos centros a los medios poderosos y hegemónicos, cortó por lo sano con aquella situación. Y lo hizo a su estilo: “Decretó como único evento de interés relevante, con una resolución, a los partidos de la Selección masculina de fútbol”. Es decir, ningún evento deportivo que no sean los de la Albiceleste se podrá transmitir por tele sin tener los derechos. “Desde ahí nos recomendaron que dejemos de transmitir los partidos, porque cualquier perjuicio económico iba a ser imposible de afrontar”.

Foto: Gianluigi Gurgigno

“Macri nunca conformó el Cofeco, no se hizo el listado. Y nosotros, ante el ataque del grupo Trisa, intimamos al Estado por no cumplir con el Artículo 77. Y en vez de aplicarlo, lo que hizo Macri fue decir «yo estoy por encima de lo que dice la ley y lo decreto yo: el único evento de interés relevante serán los partidos de la Selección». Volvimos a atacar esa resolución. Trisa nos manda cartas documento a nosotros, y nosotros al Estado”. Y así…

Que el fútbol no Pares

“Hoy pasamos solamente los partidos de Luján, sólo porque no ascendió”, lamenta Gusmerini, integrante de Pares TV y con participación en el área técnica de las transmisiones futboleras. “Siempre detrás de cámara”, aclara. 

La situación llegó a la Justicia, donde generalmente reina la ley del más fuerte. Y el duelo entre el Grupo Clarín y la cooperativa de prensa de Luján es como enfrentar a la Scaloneta contra un combinado de solteros y casados. “Hace 6 años que estamos con este conflicto y todavía ninguno se atrevió a fallar en contra. Lo que dice Trisa es que los perjudicamos económicamente, imaginate lo lejos que puede estar esa posibilidad”, admite Diego, con un dejo entre tristeza y bronca. “Ya presentamos los alegatos, también los presentó Trisa. Con este cambio de Gobierno pretendíamos que el Estado aplicara el Artículo 77, pero no lo logramos aún. Con la Justicia no se sabe nunca lo que pueda llegar a ocurrir”. Y por sus antecedentes cada vez que debe decidir sobre intereses de la empresa de Magneto, el panorama no es muy alentador.

Foto: Gianluigi Gurgigno

Lucía Maccagno se suma remarcando que “el problema principal es que TyC no transmite los partidos, porque no los considera rentables”, salvo casos excepcionales, como un clásico, o que pelee la punta del campeonato. Pero tampoco deja transmitir. “Pares TV tiene una licencia de baja potencia, es decir que la cobertura que hacía de manera abierta y gratuita era para la comunidad mediata, para las y los vecinos, para las y los hinchas de Flandria. Ni siquiera estamos hablando de una disputa por una transmisión a nivel nacional, sino que es para las y los interesados en ver esos contenidos”. Y sigue: “Aun existiendo la cobertura de TyC, hay algo que destacar: las que hace Pares TV son mejores en calidad técnica porque durante todos estos años se preocuparon por ir equipándose y profesionalizándose para hacerlas cada vez mejor. Además, hay un conocimiento que tiene que ver con la cercanía al club, hay un vínculo fuerte de la comunidad con el canal, que no sólo transmite fútbol sino que también se encarga de transmitir otras disciplinas deportivas, de cubrir la vida social del club, aniversarios. O si necesita hacer una colecta, Pares TV se encarga de la difusión”. Cuenta que su programación “tiene una agenda informativa muy vinculada a lo cotidiano de la comunidad. Ahí hay un vínculo del canal con su audiencia que claramente no lo tienen los canales comerciales. Y que al momento de hacer la cobertura del partido del club, se nota mucho la diferencia. Porque esa cercanía de cubrir los entrenamientos, de estar en la diaria con temas del club, les da mayor información para hacer una cobertura mucho más integral”.

Luces, cámaras, acciones (legales)

Foto: Gianluigi Gurgigno

En octubre de 2019, en las puertas del Enacom (Ente Nacional de Comunicaciones) se jugó un partido contra la censura, organizado por Pares TV y la Coordinadora Nacional de Televisoras Alternativas (CONTA). Allí tiraron paredes Victor Hugo Morales y Alejandro Apo junto a otros periodistas y comunicadores. Sus testimonios, como los de hinchas y vecinos y vecinas, fueron captados por el documental En la cancha, que se estrenó el pasado jueves en el Cine Gaumont, el espacio que el Incaa tiene en la Ciudad de Buenos Aires. Allí también se lo escucha a Fernando Niembro, autor de la frase tristemente célebre: “Si querés ver el fútbol gratis, andate a Cuba”.

Lucía Maccagno es realizadora audiovisual e integrante del canal comunitario Barricada TV, con licencia en Buenos Aires, que al igual que Pares, forma parte de la Coordinadora. Cuando llegó a sus oídos el caso de sus colegas, lo usó para elaborar la tesis que luego le dió el título universitario de la carrera de Comunicación de la UBA. “Con ese trabajo me licencié, y luego decidí convertirlo en este documental”, celebra.

 

La directora dice que el film “se construye a partir de las voces de las y los protagonistas, de las y los trabajadores del canal, que es una cooperativa de trabajo”, aunque “también hay testimonios de los hinchas, de las hinchas, de vecinos y vecinas que son la audiencia del canal. Del presidente del club de ese momento (2019)”. En definitiva, adelanta que la peli visibiliza “los testimonios que dan cuenta del perjuicio que esto tiene para la comunidad”. El Grupo Clarín, de vasta trayectoria en el secuestro de goles, va por todo y no deja ni las migajas.

¡Sumate y ampliá el arco informativo! Por 700 pesos por mes recibí todos los días info destacada de Redacción Rosario por correo electrónico, y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Para suscribirte, contactanos por Whatsapp.

Más notas relacionadas
  • El Ángel que curó al Rey

    Mendoza no estaba incluida en la gira del Santos por el país en 1964. Sin embargo, allí fu
  • El Chapulín Colorado

    El entrenador y héroe del flamante campeón de la Copa Argentina, Patronato, habla de sus o
  • Lavorante: dejar la vida arriba del ring

    Alejandro Lavorante fue un peso pesado mendocino que vivió en Rosario e hizo su carrera en
Más por Facundo Paredes
Más en Deportes

Dejá un comentario

Sugerencia

“El mensaje es: las alianzas mafiosas históricas en esta provincia no se tocan”

La militante y abogada de Hijos Rosario recibió el respaldo de organizaciones de DDHH, sin