Los pasatiempos siempre nos han acompañado en momentos de espera o de aburrimiento. Tal es así, que algunos de ellos se han llegado a convertir en auténticas aficiones. En la actualidad, estos están presentes, en su mayoría, a través de las pantallas y de los dispositivos portátiles como tabletas o celulares. El hecho de tener conexión a la red sin importar el momento ni el lugar y la facilidad para poder practicar una de las actividades que a continuación repasaremos los han catapultado a la popularidad.

Empezamos nombrando las redes sociales, uno de los principales destinos cuando uno decide conectarse a la red. Hay plataformas de todo tipo, desde el intercambio de informaciones de Twitter hasta las imágenes perfectas que se presentan en Instagram, pasando por la realización de vídeos como hobby como permiten, aunque de manera distinta, TikTok o Twitch. Así pues, crear contenido para que otros puedan disfrutarlo y visualizarlo es uno de los pasatiempos más demandados entre la población.

También es de especial mención el hecho de entrar en alguna de las aplicaciones de juegos disponibles en los principales mercados. Estas ofrecen un amplio abanico de categorías, como estrategia o deportes, y ofrecen de cada una de ellas una cantidad inabarcable de títulos, la mayoría de ellos gratuitos. Con solo un clic y en unos segundos, uno dispondrá en su dispositivo de un entretenimiento que le hará las esperas lo más amenas posible. ¿Hay alguien que no tenga apps de este tipo descargadas?

Otra actividad muy recurrente es el hecho de visitar portales focalizados en algunas prácticas. Ejemplo de ello es el poker, en el que algunos portales especializados ofrecen partidas y campeonatos, además de ofrecer toda aquella información necesaria para realizar la actividad; o el ajedrez, una práctica que está muy de moda en los últimos tiempos y que sigue siendo muy practicada en los simuladores virtuales. Aunque uno se encuentre sin compañeros de juego, en un momento se puede celebrar una partida.

La cultura como pasatiempo

Una de las actividades recurrentes que se pueden ver cuando uno está en una sala de espera o durante un viaje en el colectivo es la consulta de portales informativos. Cada persona tiene unos intereses bien definidos y, sean cuales sean estos, siempre habrá un portal digital dispuesto a mantenerles informados de las últimas novedades y dar respuesta a sus preguntas. Hay medios de todo tipo: locales, generalistas, deportivos, financieros… Solo hay que encontrar aquel que despierte el interés y entrar en él.

Más tiempo reclama en condiciones normales la visualización de contenidos audiovisuales. Ahora, mediante algunas plataformas muy populares de streaming, las películas y series favoritas de uno están disponibles fuera del hogar. Ya no es necesario esperar a que se programen en el televisor, sino que desde cualquier lugar y sin importar el dispositivo, uno puede visualizar la producción audiovisual que desee, siempre y cuando esté suscrito para ello.

También usando la tecnología del streaming se revolucionó el consumo de música en nuestras vidas. Ahora todo pasa por plataformas digitales, nada de dispositivos MP3 y derivados. A través de las aplicaciones más populares el usuario no solo contará con millones de títulos de música y de grupos diferentes, sino que también tendrá a su alcance algunos podcasts, piezas informativas radiofónicas bajo demanda. Una de las ventajas de esta actividad es que se puede realizar sin poner total atención en ella y permitiendo otras acciones rutinarias.

Y terminamos con otra actividad cultural que se ha visto reinventada y que poco a poco va ganando adeptos: la literatura digitalizada. Los libros siempre han estado de moda y, desde hace ya algunos años, se han trasladado a las pantallas mediante la aparición de los dispositivos conocidos como libros electrónicos. Estos permiten, bajo precio, la descarga de un título entero y la posibilidad de llevar miles de obras bajo un ligero dispositivo. Una comodidad que va complementada con otros servicios que se ofrecen como la consulta de diccionarios o la traducción de fragmentos enteros.

Más notas relacionadas
Más por Redacción
Más en novedades

Dejá un comentario

Sugerencia

“Que me miren a la cara y me digan qué delito cometí”

A más de un año del allanamiento sin orden ni testigos y en una causa plagada de irregular