Camila y Joel son estudiantes de la escuela secundaria y militan en sus centros porque los reconocen como espacios de participación y democracia. Camila no recuerda bien cuándo fue la primera vez que escuchó hablar de Hebe, pero sí de tener idea de su existencia porque en su casa se “hablaba siempre del tema”. Joel dice que la vio acompañar a Cristina todas las veces que la citaron en Comodoro Py, entonces quiso saber más sobre Hebe de Bonafini. Con diferentes recorridos, Camila y Joel coinciden en que Hebe marcó memoria y es una historia en la que eligen mirarse.

Camila Pereyra tiene 17 años, está en 4° año de la Escuela Nigelia Soria y es la vicepresidenta del centro de estudiantes. “Estos últimos días estuve hablando con amigues y compañeres del centro sobre el fallecimiento de Hebe; fue una noticia que cayó super triste, porque la lucha de Abuelas y Madres siempre nos pareció muy significativa y admirable”.

La lucha de Hebe, de Madres y Abuelas de la que habla Camila es la de “la Memoria, la Verdad y la Justicia” que asegura– siempre tratan de reivindicar: “Entendemos que no es algo que se relaciona sólo con la dictadura sino con el presente y que de alguna u otra forma nos termina interpelando a todes”.

¿En qué momento las generaciones más jóvenes conocieron la lucha de Madres y Abuelas? ¿Cuándo? ¿Dónde? “Yo sinceramente no recuerdo cuándo fue la primera vez que la escuché nombrar a Hebe, pero sí desde muy chiquita tuve muy presente la lucha de Abuelas y de Madres porque tengo el recuerdo de que mi viejo me llevaba a las marchas del 24, y en mi casa se hablaba de eso desde siempre. Crecí con eso”, dice Camila de lo cotidiano en su vida familiar. 

Igual la joven reivindica el espacio escolar como lugar de aprendizajes, de construcción de proyectos propios y colectivos. “De alguna manera me acerqué más –a la historia de Hebe, Madres y Abuelas–, fui más consciente a medida que fui creciendo y me fui acercando al centro de estudiantes y a la militancia secundaria. A veces parece que no, pero a la juventud, al menos la de los espacios que yo suelo habitar, nos importa demostrar la importancia que tiene entender la historia y lo que pasó, para hacer algo en el presente y construir el futuro que queremos como jóvenes”. 

Joel Saucedo tiene 15 años, cursa el 3° año en la Escuela Secundaria N° 360 Jorge Cura y milita en el centro de estudiantes. Dice que se empezó a preguntar por Hebe cuando la veía yendo a apoyar a la vicepresidenta de la Nación en las constantes convocatorias del Poder Judicial. No dudó y empezó a leer más para saber quién era esa mujer de pañuelo blanco. Lo cuenta así: “La conocí cuando las visitas de Cristina a Comodoro Py eran cotidianas. Allí estaba Hebe, afuera, bancando a Cristina con el pueblo. Ahí me empecé a enterar más de las Abuelas y Madres de Plaza de Mayo; porque en la escuela se hablaba poco y nada del tema, medio tabú, se dice que hubo desaparecidos y nada más. Entonces empecé a buscar sobre Hebe y sobre Estela (de Carlotto)”.

De esos recorridos de lectura por las vidas de Hebe y Estela, de sus sufrimientos y luchas, a Joel le quedó en claro “la fortaleza” de estas mujeres. Y de Hebe elige nombrar –de lo reunido de esas lecturas– cuando “en 1996 apoyó a los estudiantes universitarios de La Plata, en tiempos que estaba Menem, en una situación jodida porque quería privatizar la educación”.

Joel refiere al apoyo que Hebe les dio –en febrero de 1996– a la asamblea universitaria reunida en La Plata para rechazar el intento de arancelamiento de la universidad pública y que terminó en una fuerte represión a los estudiantes y Madres. “Valoro eso de no dar el brazo a torcer”, expresa.

“Para los estudiantes, Hebe representa la perseverancia en la lucha por los desaparecidos, demostrando que a pesar de la persecución, amenazas y represión que sufrió hay que seguir luchando. Representa la lucha diaria de todos, ante las situaciones que pasa el laburante, los compañeros que trabajan. Apoyó al otro, al que tiene al lado; haciendo como dijo Cristina: la Patria es el otro”. 

Joel asegura que le encanta participar del centro de estudiantes y que el año próximo piensa postularse para presidirlo, y que “justamente la idea es ponerle «La Hebe» a la lista para las elecciones que viene”.

¿Algo más que quieras agregar? –pregunta El Eslabón–. “Sí, citar el cántico peronista por excelencia: «A pesar de las bombas, de los fusilamientos, los compañeros muertos y los desaparecidos, no nos han vencido»”. 

Homenajes

Apenas conocida la noticia del fallecimiento de Hebe –el domingo 20 de noviembre– las organizaciones que reúnen a los centros de estudiantes secundarios en Rosario y en la provincia se manifestaron para recordarla y rendirle un cariñoso homenaje.

La Red Nacional de Centros de Estudiantes (Renace) la definió como la “Madre de todos los que nos conmovemos por las injusticias”, asegurando que seguirán su ejemplo de perseverancia.

“Se nos fue Hebe, Madre de Plaza de Mayo, militante incansable, referente en la defensa de los derechos humanos en todo el mundo y madre de todos los que nos conmovemos por las injusticias.

Hebe es un ejemplo de coraje, de convicción y compromiso. Hasta el último día de su vida luchó por la memoria, la verdad y la justicia. Por un país distinto y más justo como el que soñaron los 30.000.

Lxs pibxs vamos a seguir caminando por el sendero que nos marcaste. Te homenajearemos imitando tu ejemplo: militando por las causas justas del pueblo, dando la vida por los humildes y plantándote ante el poder real.

Hasta siempre, compañera Hebe”.

Desde la Federación de Estudiantes de Rosario (Feser) también expresaron un reconocimiento a Hebe, marcando que sigue viva en cada acción. La definieron como una “Maestra de coraje” al encabezar el texto que difundieron por las redes sociales. Y que dice:

“Hoy falleció Hebe de Bonafini, presidenta y fundadora de Madres de Plaza de Mayo. Ella supo llevar las banderas de los derechos humanos con el pueblo durante todo su recorrido. En su camino de lucha fue ejemplo para nosotres de coraje y tenacidad, nos enseñó que juntes y organizades es posible cambiar nuestra realidad.

Hebe, junto a las Madres, hizo frente al terriorismo de Estado, mostró los dientes frente a derecha más rancia que sólo conoce de olvido. Ojalá hayamos aprendido algo de todo su coraje.

Hebe vivió resistiendo contra el silencio cómplice, por eso, hoy y siempre, es memoria y es lucha. Hasta siempre, Hebe. La lucha sigue”.

Una imprescindible

La Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (Ctera) definió a Hebe como “una mujer de la Patria Grande” y resaltó el apoyo dado a la educación pública y sus docentes. El mensaje –difundido en la página oficial de la central– lleva la firma de la secretaria general de la Ctera, Sonia Alesso. Hace un especial hincapié en la solidaridad de Hebe y las Madres en las luchas emprendidas por la organización sindical, como la Carpa Blanca en los noventas o la Escuela Itinerante durante el macrismo. Dice ese texto:

“Hebe ha sido y seguirá siendo para Ctera una referente, una mujer de la historia grande de nuestra Patria. Desde sus comienzos, como tantas Madres, buscando y exigiendo Justicia, en infinidad de marchas, en esa Plaza que es del Pueblo y de ellas.

Para muchas de nosotras, de nosotros, cuando sucedía la noche más sombría de la Argentina, la dictadura cívico militar, las Madres y Hebe representaron una luz en tanta oscuridad y dolor.

Cuando muchísimas de nuestras compañeras y compañeros estaban presos o desaparecidos y una parte importante de la sociedad callaba, ellas fueron un faro para sostener la esperanza de la vuelta a la democracia.

El aporte a la historia, a la memoria, a la lucha por los derechos humanos, a la particularidad que tuvo la Argentina de juzgar a los genocidas, los organismos de derechos humanos, las Madres de Plaza de Mayo, tuvieron en Hebe, a una de las representantes indispensables para que se lograra Juicio y Castigo a los culpables.

Hebe nos dio valor a resistir a la dictadura y a seguir peleando y ser conscientes que la única lucha que se pierde es la que se abandona.

Su firmeza y su ternura la distinguieron como una luchadora tenaz, intransigente y comprometida con las banderas de Memoria, Verdad y Justicia.

Pero también se la vio tejiendo lazos con la historia de nuestra Patria Grande junto a Chávez, Lula, Néstor, Evo, Correa, Cristina.

Su visión y su mensaje siempre fueron por la Liberación de los Pueblos, sin medias tintas, mordaz y valiente, nunca se guardó ninguna opinión, siempre incomodando a los sectores de poder.

La acompañamos a ella y a las Madres en muchas Marchas a la Plaza, caminando junto a ellas, apoyándonos en su fuerza; dándoles fuerza cuando las atacaban, las perseguían y las difamaban.

Estuvo en las luchas históricas de Ctera de la Carpa Blanca del 97 y en la Escuela Pública Itinerante del 2017. Brindando su solidaridad, sus palabras de aliento, poniendo el cuerpo y el alma.

¡Con su mismo espíritu decimos: «Ni un paso atrás”! 

¡Hasta la victoria siempre, querida Hebe!

¡Sumate y ampliá el arco informativo! Por 700 pesos por mes recibí todos los días info destacada de Redacción Rosario por correo electrónico, y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Para suscribirte, contactanos por Whatsapp.

Más notas relacionadas
Más por Marcela Isaías
Más en Derechos Humanos

Dejá un comentario

Sugerencia

Filosofía, carrera estratégica para el desarrollo del país

Este año, el Programa Nacional de Becas Manuel Belgrano sumó estos estudios considerados p