El movimiento estudiantil incluyó al tope de su agenda que se legisle el sufragio en las elecciones provinciales y municipales para quienes tengan entre 16 y 18 años, tal como ya rige a nivel nacional y en todos las provincias, menos Corrientes y “La Invencible”.

Una vez aminorado el estupor y la urgencia inicial que requirió la pandemia con todas sus excepcionalidades y el “no saber qué hacer”, tanto desde las autoridades como desde las organizaciones (pues fue un hecho sin precedentes), los movimientos estudiantiles pudieron volver a pensar agendas que habían quedado no olvidadas, pero sí desplazadas por la necesidad inmediata de pensamiento y acción que requirió la irrupción del virus. El estudiantado empezó el 2021 conociendo ya el terreno y, aunque aún se está en proceso de organización y reactivación de los centros de estudiantes desde la misma base, desde el mismo encuentro con los compañeros y las compañeras a quienes intentan representar, se pudieron marcar ciertas líneas, ciertas luchas que recuperar y que volver a impulsar tanto internamente desde las escuelas con sus particularidades como a nivel general, de sistema educativo y de derechos que consideran que les incumben como estudiantes pero también como habitantes de este mismo suelo que se comparte. Entre esas luchas que se recuperaron, se planteó la del Voto Joven en las elecciones para cargos provinciales y municipales.

La fundamentación parte desde distintos puntos. Por un lado, la necesidad de adecuación a la ley nacional 26.774, que permite a los y las jóvenes de 16 y 17 años votar en las elecciones nacionales. Sin embargo, Santa Fe y Corrientes son las únicas dos provincias en las que aún no está permitido el voto a esa edad de las autoridades municipales y provinciales. Si se cree que la construcción política debe empezar en lo micro, en el barrio, en el pueblo, entonces es un contrasentido la posibilidad de votar a las autoridades nacionales, que traen un proyecto de país, y no a las municipales y provinciales, que traen proyectos de ciudad, de provincia.

Paralelo a esto, la gran mayoría de las escuelas dependen de la provincia, por lo que la posibilidad del voto también significa la posibilidad de elegir un modelo de educación que se adecúe más a lo que el mismo estudiantado (o al menos una parte) que transita esa educación prefiere.

Por otro lado, la justificación también contempla dar cauce al carácter revolucionario de la juventud, que siempre trae nuevas banderas y luchas. En este sentido, la implementación del Voto Joven también es un acercamiento y una posibilidad de elección desde la misma juventud de los proyectos que se presentan, que es distinto al «delegar» que efectivamente se da hoy día.

Foto: Manuel Costa

Una experiencia que vale la pena recoger es la del Foro por el Voto Joven en la provincia de Santa Fe, que fue una iniciativa que surgió a principios del 2021 con el objetivo de “congregar a los distintos proyectos colectivos que vienen peleando hace años por la participación joven en las urnas, generar un espacio coordinado y plural que venza al tiempo y reforzar la demanda social para la obtención de este derecho político”, según el informe que compartieron algunos estudiantes que participaron.

Una vez constituido el grupo del Foro, surgió la necesidad de generar una instancia de debate entre les jóvenes pero también con dirigentes políticos que acompañaron la propuesta. Por eso, en el marco del Foro se organizó el Congreso Provincial del Voto Joven, que se hizo el sábado 26 de julio y constó de 3 paneles y 6 horas de discusión.

Del primer panel participaron los diputados provinciales Carlos del Frade y Paola Bravo, y allí los ejes temáticos fueron las dificultades que habían atravesado los distintos proyectos de voto joven en la provincia, la importancia de la participación juvenil y la necesidad de enriquecer las urnas provinciales de nuevas realidades y voces.

En el segundo panel, junto con el coordinador de Participación Estudiantil del Ministerio de Educación de Santa Fe, Lucas González (quien viene trabajando con distintas escuelas de la provincia distintos temas), los pibes y las pibas del Foro argumentaron las razones por las cuales el Voto Joven debía convertirse en ley y dieron un análisis sobre la participación política juvenil. Uno de los argumentos más resonantes fue la necesidad de promover el arraigo en las comunidades entendiendo al Voto Joven como una herramienta importante que les permitiría transformar sus comunidades y contribuir a que estén dadas las condiciones para desarrollar un proyecto de vida y no ser expulsados hacia las grandes urbes con las consecuencias ambientales, estructurales y sociales que esto conlleva.

En el tercer panel, el diputado nacional Marcos Cleri, además de garantizar su apoyo al proyecto, brindó datos porcentuales de la participación juvenil en Santa Fe, alertando acerca del porcentaje de jóvenes que votan, uno de los más bajos del país. Sólo un 38 por ciento de pibes y pibas de entre 16 y 18 años votaron en Santa Fe en las elecciones nacionales de 2019.

Al respecto, el informe realizado por estudiantes que participaron del Foro decía: “Este dato, lejos de desmotivarnos, es un motivo para redoblar los esfuerzos para lograr hacer que la juventud crea en la política como herramienta para plasmar en la comunidad sus proyectos, sueños y deseos”.

Posterior y paralelamente al Foro, el 12 de agosto, en el marco del Día Internacional de las Juventudes, el gobierno provincial invitó a una reunión de manera presencial a la Feser (Federación de Estudiantes Secundarios Rosario), abriendo la posibilidad de participar a las escuelas con representantes propios además de representantes de la Federación como tal. De parte del gobierno, de la reunión participaron el gobernador Omar Perotti, Mili Monse (responsable del programa ATR Juventudes), Rober Benegui (Director del Boleto Educativo Gratuito) y Lucas González (Coordinador de Participación Estudiantil del Ministerio de Educación). En esa reunión se presentaron cuatro documentos desde Feser, así como un documento particular de una escuela. Los documentos de Feser cubrían los temas de Voto Joven, Educación Sexual Integral (ESI), Medio Ambiente y Conectividad, y en la misma reunión fueron expuestos los temas por los distintos representantes así como cada escuela que estaba presente presencialmente pudo contar su situación. En su intervención, el gobernador de Santa Fe, en respuesta a lo expuesto por les estudiantes, se comprometió a enviar un proyecto de ley de Voto Joven, lo que sucedió el 18 de agosto. Frente a esto, desde la Feser se llamó a avanzar en la aprobación del proyecto con una campaña de fotos por el Voto Joven que se venía promoviendo desde hacía ya un tiempo.

El pedido en ese sentido también formó parte de las consignas con que se convocó a la marcha del 16 de septiembre pasado, a 45 años de la Noche de los Lápices. El llamado al estudiantado fue a llenarse “de mística, agite, encuentro y lucha; para poder llegar a cada pibx que la pandemia y el sistema deja excluidx; para poder reclamar por el voto joven para hacer que las cosas que digamos tengan verdadera validez y para poder estar cada vez más cerca de la educación y la realidad con la que soñamos”.

*Estudiantes de Sexto Año de la Tecnicatura en Diseño y Comunicación Multimedial de la Escuela de Educación Secundaria N° 394 Dr. Francisco de Gurruchaga.

¡Sumate y ampliá el arco informativo! Por 500 pesos por mes recibí todos los días info destacada de Redacción Rosario por correo electrónico, y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Para suscribirte, contactanos por Whatsapp.

Más notas relacionadas
Más por Ornella Mécoli, Agustín Herrera y Juan Francisco Gamez*
Más en Ciudad

Dejá un comentario

Sugerencia

Presentan un libro sobre el peronismo de Santa Fe

La obra “El peronismo de Santa Fe. Frentismo, rupturas internas y desestabilización instit