El bloque de diputados provinciales santafesinos del PJ solicitará una “cuestión de privilegio” para tratar la “remoción” de la legisladora Amalia Granata de la Cámara baja, por sus expresiones “antidemocráticas” tras el ataque sufrido por la vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner.

Así lo anunció el diputado Leandro Busatto, quien dijo en sus redes sociales que este viernes, con la firma de las y los diputados del bloque del PJ, “vamos a pedir una cuestión de privilegio y la remoción de la Cámara de Diputadas y Diputados de Santa Fe de Amalia Granata”.

Tras conocerse el ataque a la vicepresidenta, la diputada del bloque Somos Vida, escribió en su cuenta de Twitter que se trató de un hecho “todo armado”, acompañado de una serie de tuits de odios. “No vamos a tolerar convivir con estos discursos antidemocráticos y de odio”, afirmó Busatto.

Por su parte, el también diputado del PJ santafesino, Luis Rubeo, dijo que va a “acompañar el pedido de juicio político y separación de esta diputada, por incitadora al odio y a la violencia contra el Poder Ejecutivo y el orden democrático”.

También el senador nacional santafesino del Frente de Todos, Roberto Mirabella, se refirió al posteo de Granata: “En este momento en el que deberíamos condenar sin fisuras esta locura, tu tuit es una vergüenza para la política de Santa Fe”, sostuvo.

Tras el anuncio del pedido de la cuestión de privilegio, Busatto también respondió al tuit de su colega en la Cámara baja provincial. “Sos una vergüenza y una generadora de odio serial”, sostuvo, para agregar que pedirá su expulsión de la Legislatura porque, remarcó, “carecés de valores democráticos para ser parte de un cuerpo parlamentario”.

¡Sumate y ampliá el arco informativo! Por 500 pesos por mes recibí todos los días info destacada de Redacción Rosario por correo electrónico, y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Para suscribirte, contactanos por Whatsapp.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Región

Dejá un comentario

Sugerencia

“Que me miren a la cara y me digan qué delito cometí”

A más de un año del allanamiento sin orden ni testigos y en una causa plagada de irregular