Para Artemio López de la consultora Equis, a nivel nacional el Frente Para la Victoria rondará los 35 puntos que, comparados con la última elección de medido mandato de 2005, donde obtuvo el 38,7 “no merecería ningún título catástrofe”. Sin embargo, también advirtió que “la dimensión del problema político es mucho más amplio que lo que muestran los números”, ya que “las elecciones de medio mandato tienen más que ver con las circunstancias políticas que enfrenta el oficialismo que con las circunstancias numéricas”. Por su parte, Rubén Galassi, secretario de Comunicación Social del gobierno de Hermes Binner sostuvo que Giustiniani le ganará al Lole y admitió un repunte de Rossi. En tanto, la semióloga Susana Frutos consideró que habrá cambios en las motivaciones de los votos santafesinos el 28 de junio y analizó los estímulos cambiantes de los votantes. Ver videos / Ver fotos

“La distribución de este 35.1 (la proyección de Equis) muestra el primer problema en términos políticos que habría que detenerse a analizar para observar el desafío que se tienen por delante”, dijo Artemio López.

“El oficialismo tienen tres distrito centrales como Capital, Córdoba y Santa Fe con un promedio de 10 puntos de intención de voto. Eso, más allá de que la sumatoria indique una perfomance (a nivel nacional) relativamente adecuada para una elección de medio mandato, está insinuando una profundización de un deterioro electoral sobre algunos segmentos, sobre todos segmentos medios, que hace que la oferta electoral oficialista no compita si no muy lejanamente con otras opciones”, advirtió.

“Este es un problema que va impactar en la lectura política de esta elección que va enfrentar el Frente Para la Victoria a nivel nacional”, anticipó.

Por su parte, Rubén Galassi vio en la provincia de Santa Fe (en donde se elijen tres senadores y nueve diputados) que Giustiniani tiene claras posibilidades de imponerse en Senadores mientras que para diputados favorecidos por el importante crecimiento de Rossi, que supera “más del 10 por ciento”, la ventaja será mayor.

“Encaramos la campaña electoral a principios de año sabiendo que competíamos contra una persona que tenía un nivel de conocimiento casi del cien por cien, concretamente Carlos Reutemann, por haber sido gobernador dos veces además de su trayectoria como deportista por todos conocida, además con la posibilidad de que el Justicialismo tuviera otra lista, cosa que después sucedió, es decir la lista del Frente Para la Victoria con el apoyo del gobierno nacional. El armado político nuestro es básicamente provincial pero su principal anclaje es la acción de gobierno en la provincia”, explicó el secretario de comunicación de Binner.

“Con ese panorama, arrancamos en un escenario en donde todas las encuestas –y con el interés de algunos sectores de Capital Federal de instalar a Reutemann como un referente para competir con el gobierno nacional si resultaba triunfante el 28 de junio– nos ubicaban en un contexto de clara desventaja. Pero sabíamos que con el correr de los días y con la campaña en marcha, y aún sin llegar a instalar un cien por cien el nombre nuestro candidato que es Rubén Giustiniani, sabíamos que el peso de la estructura política del Frente Progresista y particularmente del gobernador Binner iba ir emparejando esa situación”, comentó.

“Por eso, en febrero cuando se conocieron los primeros sondeos que le daban claras ventajas a Reutemann nosotros discutíamos con muchos periodistas sobre todo de Buenos Aires y decíamos que esa tendencia se iba a acortar”, recordó Galassi.

“En el mes de marzo nuestras encuestas marcaban una diferencia de 10 puntos y en abril se achicó a 5 y, a fines mayo llegamos en un escenario de paridad”, dijo para rematar: “Hoy con nuestros números llegamos al 28 de junio con el convencimiento de que el triunfo corresponda la Frente Progresista”.

En cuanto a Diputados Galassi explicó: “Siempre supimos, a través de nuestros trabajos de opinión, que teníamos una clara ventaja porque observamos –y lo cotejamos y lo corroboramos en distintos trabajos– que el tercer candidato que si bien va en otra categoría, la de diputados nacionales, pero que está tallando como un tercer candidato, que es Agustín Rossi, está duplicando en intención de votos a quien es su candidato a senador (Claudio Leoni) y este porcentaje mayor que obtiene Rossi, que nuestro trabajo lo ubica por encima claramente del diez por ciento, son votos que le saca casi en sus totalidad a lista de diputados que lleva Santa Fe Federal de Reutemann. Mientras que el voto que se da en el Frente Progresista es más homogéneo, es decir los que vota a senadores repiten a diputados”.

“Como resumen observamos que es probable un triunfo del Frente Progresista en las dos categorías, con un mayor porcentaje en diputados por la presencia de Rossi que está teniendo un porcentaje importante de votos”, adelantó.

En tanto, la semióloga Susana Frutos comentó los resultados de sus investigaciones que diferenció de los sondeos de perfiles de candidatos y calificó a sus trabajos como de análisis del discurso político y de tipo cualitativo, sin números. “No pensemos que en el número está todo”, definió.

Primero la especialista planteó que el voto no es racional. “La elección más a allá de que pueda tener un componente racional tienen otros componente complejos, que están relacionados a lo afectivo y a identificaciones tanto individuales como colectivas”, aclaró. “Los estudios que vengo realizando ponen sobre el tapete cuestiones de identificaciones y de los colectivos a los que las personas se vinculan las personas cuando votan”, amplió.

Frutos contó de manera particular que ha estudiado el «fenómeno Reutemann» desde su aparición en 1991 cuando accedió a la primera gobernación provincial. Al respecto recordó: “En ese momento Reutemann venía a ocupar un lugar, un vacío, que debía ser llenado con la cuestión de la honestidad, fundamentalmente, y también había una carga que la gente ponía en él, que tenía que ver con un piloto de Fórmula 1 que era eficiente”

“Honestidad y eficiencia eran dos valores positivos que sumados pudieron sobrepasar un valor negativo que era que Reutemann no era de la política. En aquel momento, la población de Santa Fe veía mal que no se viniera de la política por que parecía que no tenía eso tan importante del político que era «el saber hacer»”, rememoró.

“De este modo –continuó Frutos– Reutemann interpela desde ese silencio, desde esa nada de la palabra, interpela desde el mito del ídolo. Y desde la F1 vence la apatía de la gente y logra vencer a alguien como (Horacio) Usandizaga que era un sujeto político que generaba polémica permanentemente y que además, tenia un altísima aceptación en ese componente polémico. No olvidemos que en el 89 (Héctor) Cavallero había vencido al PJ (en la intendencia de Rosario) por sólo 15 mil votos nada más, y lo vence con una cuota muy importante referida a la honestidad. En ese momento la honestidad era el factor determinante de la votación”.

Pasó el tiempo: “En 2007 cuando llega (Hermes) Binner a la gobernación es muy interesante porque la llegada es una llegada de un político débil en cuanto a la cosa partidaria, es decir no es un político de partido clásico, es un político que además no tiene una enunciación fuerte desde el punto de vista del yo, esto es clásico del discurso político, también allí es un político tenue, diría yo es un político pudoroso, es un personaje del orden del pudor, pero es alguien que arrastra en una fuerza muy grande relativa a la confianza. Y con trabajo de campaña excelente que llevó a cabo el amigo Daniel Caníbal, trabajó la cuestión del «cambio» de modo que «el futuro» era algo fundamental y el slogan de «los buenos tiempos» dio sus frutos. Y Binner logra vencer la apatía de la gente a pesar de no tener un discurso agitador”, consideró la doctora en comunicación.

Pero el nuevo escenario eleccionario, según la especialista, encontrará ahora a dos nuevas versiones tanto de Binner como de Reutemann. “Los personajes van a captar el electorado de distintas maneras. Algunos rasgos van a permanecer pero otros no, otros serán nuevos”, evaluó.

En cuanto a Rossi, Frutos consideró que su crecimiento “cualitativamente tiene que ver con que cierto sector importante de la población, ciertos sectores medios, están modificando su adhesión al peronismo desde el Frente para la Victoria, y también hay sectores medios que valoran a Rossi la cuestión de la coherencia”. “Lo he visto en los estudios que hemos hecho”, dijo la mujer. “Esto es muy valorado (la coherencia) y parecía tan difícil que Rossi subiera, sin embargo ha subido un montón”, resaltó.

“Rossi que ha crecido mucho para la posibilidades que tenía, en estos momentos los últimos números dan que en Santa Fe está alrededor de los 17 puntos y en Rosario entre 19 y 20”, sostuvo Frutos.

Más notas relacionadas
Más por Ernesto Ávila
Más en Región

Dejá un comentario

Sugerencia

Deuda histórica con Santa Fe: Perotti detalló el acuerdo con Nación

“Sin dudas es una señal positiva que los santafesinos, cuando nos unimos y le damos persev