El juez Sebastián Casanello rechazó el pedido de la Unidad de Información Financiera (UIF) para que Cristina Fernández sea indagada en la causa por lavado de activos por la que se encuentra detenido Lázaro Báez.

La UIF había solicitado que el magistrado llame a indagatoria a la ex mandataria y a un grupo de ex funcionarios como presuntos miembros de una asociación ilícita destinada a cometer una pluralidad de delitos, pero el juez rechazó el pedido.

Entre los funcionarios mencionados se encuentran el ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido, el ex director de Vialidad Nacional Nelson Periotti y José López, el ex secretario de Obras Públicas detenido por presunto enriquecimiento ilícito, entre otros.

En rigor, la UIF pretende que los ex funcionarios sean indagados como miembros de una banda que desvió dinero público, como delito precedente a la maniobra de lavado por la que se encuentra procesado Báez; algo similiar a lo que se les imputa en causas que se tramitan en otros juzgados.

El pedido se produjo luego de que la Cámara Federal porteña frenara la inminente elevación a juicio oral de un tramo de la causa en la que se investiga al detenido empresario Báez por lavado de activos y le ordenara a Casanello ampliar la imputación en relación al presunto origen en la obra pública de ese dinero.

El freno se produjo cuando los jueces de la Sala II del tribunal de apelaciones revocaron la decisión de Casanello de correr vista a las querellas y al fiscal para que se pronuncien sobre la elevación a juicio parcial en la causa que sigue contra Báez, tras un pedido de la Unidad de Información Financiera (UIF) al que se sumó la Oficina Anticorrupción (OA).

La UIF había solicitado que no se procediera al cierre de una etapa de la instrucción «sin que se avance en la imputación por la totalidad de las maniobras denunciadas», de modo tal de que puedan analizarse todos los hechos de forma vinculada.

Los jueces Martín Irurzun y Eduardo Farah emitieron una resolución de diez páginas en el que sostuvieron que el juez y el fiscal federal Guillermo Marijuan debían avanzar en la especificación de cuáles fueron los hechos precedentes que generaron la maniobra de lavado por la que fue procesado Báez, entre otros.

«Se deben agotar todas las vías probatorias para profundizar en aquellas imputaciones en las que se ha avanzado y que resultan plausibles de demostración», sostuvieron los magistrados, quienes hicieron referencia a causas tramitadas en otros juzgados, en las que se investiga la relación de Báez con la obra pública.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en País

Dejá un comentario

Sugerencia

Hablando de humo

El ex presidente improvisó un discurso en la Fundación Libertad. También, visitó el elitis