Tras una reunión con los trabajadores, diputados nacionales del bloque FPV-PJ manifestaron su «enérgico rechazo a la profundización del ajuste en todos los organismos nacionales de Ciencia y Tecnología y los 254 despidos del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI)”. Además, condenaron «el proceso de estigmatización del empleado público que lleva a cabo el gobierno nacional a través de algunos medios de comunicación».

En la reunión estuvieron presentes los diputados Agustín Rossi, Cristina Álvarez Rodríguez, Daniel Filmus, Roberto Salvarezza, Guillermo Carmona, Fernanda Raverta, Gabriela Estévez, Walter Correa, Carlos Castagneto, Lucila Masin, Juan Manuel Huss, Marcelo Santillán, Mónica Macha, Laura Alonso, Vanesa Siley, Magdalena Sierra y Cristina Brítez.

Tras el encuentro, los legisladores emitieron un comunicado conjunto, que se publica a continuación.

Comunicado

Declaramos nuestro más enérgico rechazo a los 254 despidos producidos a fines de enero en el INTI y denunciamos que este hecho se enmarca en un contexto en donde el Gobierno desarticula y desfinancia áreas claves del Estado, con el único propósito de reducir el gasto fiscal.

El INTI es un ente autárquico que funciona bajo la órbita del Ministerio de Producción, cuya misión es acompañar e impulsar el crecimiento de las PyMEs, promoviendo el desarrollo industrial en todo el país mediante la innovación y la transferencia de tecnología. Su principal función es la de generar y proveer servicios tecnológicos en distintas áreas que son estratégicas para la industria nacional como, por ejemplo, la alimentación, el medioambiente o la meterología; pero también se encarga de controlar a las empresas en la fabricación de sus productos, con lo cual garantiza la seguridad de los consumidores, usuarios y de la población en general, a través de estándares de calidad y certificación de productos.

Por citar apenas dos hechos significativos de los aportes del INTI en la producción nacional, podemos mencionar que, a fines de septiembre del año pasado, la localidad santafesina de Armstrong inauguró una planta de generación eléctrica fotovoltaica, una política estratégica del siglo XXI reconocida por el gobierno nacional. Todo el proyecto contó con el asesoramiento del INTI. Otro caso es el centro de investigaciones tecnológicas de la industria láctea que funciona en Rafaela. A través del asesoramiento a los productores lecheros y de una transferencia de tecnología totalmente gratuita, nuestro país logró volver a la Federación Internacional de Lechería (FIL) tras quince años de ausencia.

Todos estos logros se han conseguido gracias al enorme capital humano que posee el organismo. Sin embargo, para justificar su decisión, las autoridades del Instituto argumentaron públicamente que elaboraron la lista de trabajadores despedidos en función del presentismo y el incumplimiento de tareas. Sin embargo, los mismos trabajadores han denunciado que los cesanteados gozan de legajos y presentismo intachables, validados por sus jefes directos, y que el objetivo del gobierno es vaciar a la institución para privatizar áreas enteras y entregárselas a empresas afines a Cambiemos. Cabe señalar que la prensa oficialista ha acompañado el discurso del Gobierno, cuyo objetivo ha sido siempre estigmatizar al empleado público para luego producir miles de despidos en distintas reparticiones.

Muchas de las cesantías en el INTI violan leyes que garantizan derechos laborales que fueron conquistados a través de años de lucha y esfuerzo de todos los argentinos. Por ejemplo, entre los trabajadores despedidos se encuentran mujeres con licencia por embarazo, personas con discapacidad, delegados, profesionales y técnicos que fueron candidatos en alguna elección o que participaron en marchas contra el plan de reforma del Instituto, personas con años de trayectoria que están próximas a jubilarse y referentes técnicos nacionales e internacionales, entre otros.

Dadas las tareas de asesoramiento y coordinación que realiza el INTI, consideramos que no hay ningún actor privado que sea capaz de suplantar las funciones que realiza el organismo estatal. Coincidimos con los trabajadores cuando señalan que, en lugar de sobrar personal, lo que hay es un fuerte déficit puesto que 3.100 empleados (2.000 en el parque Migueletes y 1.100 en el resto del país) atienden a toda la industria nacional y cumplen un amplio abanico de tareas de relevancia social.

Por último, expresamos nuestro acompañamiento ante la denuncia de los trabajadores del INTI sobre dos hechos de suma gravedad. Uno de ellos es la presencia de la entidad público-privado española Tecnalia detrás de esta “reorganización” del Instituto Nacional de Tecnología Industrial, que está dando como resultados la reducción, desmantelamiento y destrucción de una institución con más de 60 años de trayectoria y referente a nivel internacional. El otro es que el Gobierno haya enviado a las fuerzas de seguridad para impedir el ingreso de los trabajadores despedidos al organismo y para acallar cualquier tipo de manifestación en su contra.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Política

Dejá un comentario

Sugerencia

“La inflación se come todo”

El referente del Grupo de Curas en Opción por los Pobres, Paco Olveira, opinó que “ante la