Este lunes comenzó en Paraná el proceso en el que se investiga el secuestro y la sustitución de los hijos de la detenida desaparecida Raquel Negro, quien estuvo cautiva en la Quinta de Funes junto a su compañero, Tulio Valenzuela, también víctima del terrorismo de Estado.

Tras largas demoras, “injustificables” para las organizaciones de derechos humanos, el Tribunal Oral Federal de Paraná inició el juicio contra los médicos propietarios del Instituto Privado de Pediatría (IPP) de esa ciudad, acusados de haber participado de robo de bebés durante la última dictadura cívico militar. Miguel Torrealday, David Vainstub y Jorge Rossi comenzarán a rendir cuentas en el debate oral y público en el marco de la causa por la apropiación de los mellizos de Raquel Negro, la militante montonera que estuvo secuestrada en la Quinta de Funes y que continúa desaparecida. La melliza, Sabrina, recuperó su identidad en 2008 y es una de las querellantes.

En la puerta de los tribunales de Paraná estuvo la hermana del melli Sabrina Gullino Valenzuela Negro –quien recuperó su identidad en 2008–, acompañada por Taty Almeyda de Madres de plaza de Mayo Línea Fundadora, junto a un nutrido colectivo de integrantes del movimiento de derechos humanos de esa ciudad, Santa Fe y Rosario.

Junto a los rostros de los desaparecidos de Paraná y carteles preguntando “¿Dónde está el Melli?” –consigna de la campaña sostenida desde semanas previa al inicio del juicio–, se hicieron ver las banderas de las regionales de Hijos Paraná, Santa Fe y Rosario, y la de las Madres de la plaza 25 de Mayo, que llevaron los integrantes de la Ronda y el Espacio Juicio y Castigo.

En la audiencia, y con una pequeña sala colmada de sobrevivientes de la dictadura e integrantes de los organismos de derechos humanos, se leyeron los cargos contra los imputados.

Tras un breve corte a media mañana, al mediodía desde el tribunal anunciaron un cuarto intermedio hasta este martes, cuando se espera algunas declaraciones testimoniales, entre ellas la de Sabrina Gullino Valenzuela Negro.

Informe de Hijos Paraná

“Costó mucho llegar hasta esta instancia”, analizaron desde la regional Hijos Paraná. “Innumerables recursos legales, actos, manifestaciones y hasta un escrache en la casa de Torrealday, que hicimos el año pasado en el marco del encuentro nacional de Hijos”, repasaron desde la organización en un informe difundido a propósito del inicio del proceso.

Para Hijos Paraná, “la presión del movimiento de derechos humanos, víctimas y familiares finalmente dio como resultado una fecha precisa para este juicio tan postergado”. “Será el momento para que el Poder Judicial determine las responsabilidades de los tres acusados, cómplices civiles de la dictadura, que pusieron al IPP a disposición del plan sistemático de robo de bebés”, remarcaron.

Por el IPP pasaron en marzo de 1978 dos bebés recién nacidos, hijos mellizos de los detenidos desaparecidos Raquel Negro y Tulio Valenzuela. Raquel había sido trasladada a Paraná desde el centro clandestino de detención que funcionó en la Quinta de Funes, para parir en el Hospital Militar. De allí fueron trasladados ambos al Instituto de Pediatría y luego entregados a manos desconocidas. Sabrina recuperó su identidad en 2008, pero el destino que tuvo “el Melli”, como su hermana lo llama, todavía es una incógnita.

Este juicio, estiman desde Hijos, será también la oportunidad para que que los médicos se decidan a romper el pacto de silencio que mantienen desde la época de los hechos y aporten información precisa para la búsqueda del niño apropiado, quien hoy es un hombre de 40 años que todavía vive en un mundo de mentira. “Una vez más, exigimos saber: ¿a quién le entregaron el Melli?”, reclama la organización defensora de los derechos humanos.

“Desde el 6 de agosto estaremos acompañando a Sabrina, a sus hermanos Sebastián y Matías, y a los y las testigos que brindarán testimonio ante el tribunal unipersonal integrado por Roberto López Arango, para seguir aportando al proceso de Memoria, Verdad y Justicia”, señala el informe de Hijos Paraná.

 

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Derechos Humanos

Dejá un comentario

Sugerencia

Aportes patronales

El guión oficial es tan pretencioso como desopilante: “La corrupción” nació en 2003 y muri