Organizaciones de derechos humanos de Rosario repudiaron el secuestro y las torturas a la docente de Moreno y manifestaron su preocupación por los “embates permanentes al núcleo básico de los derechos humanos de nuestro pueblo” del gobierno de Mauricio Macri. “Estamos ante un estado de excepción del derecho”, señalaron en una dura “carta abierta” en la que se criticó la designación del juez del 2×1, Carlos Rosenkrantz, en la presidencia de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

“Expresamos nuestra profunda preocupación por los feroces recortes en Salud, Educación, Trabajo y Desarrollo Social implementados por el presidente de la Nación, Mauricio Macri, y la redirección de esos fondos al Ministerio de Seguridad”, plantea el escrito de las organizaciones de derechos humanos de la ciudad, nucleadas en el Espacio Juicio y Castigo Rosario.

En la misma línea, los organismos también repudiaron “el recrudecimiento del sistema de represión y persecución a los opositores y quienes protestan contra los efectos de este modelo acordado con el Fondo Monetario Internacional (FMI), explicitado en hechos como el secuestro y las torturas a la maestra de Moreno Corina de Bonis, el asesinato de Ismael Ramírez (13) en Chaco, o en el ascenso a la presidencia de la Corte Suprema de Justicia de la Nación de Carlos Rosenkrantz, fiel representante del Ejecutivo y de las grandes corporaciones económica”.

“Desde la asunción del actual gobierno soportamos, rechazamos y resistimos embates permanentes al núcleo básico de los derechos humanos de nuestro pueblo, que en los últimos meses avanza a niveles intolerables”, indica el texto firmado por los organismos de derechos humanos de la ciudad, que a continuación se reproduce completo.

Carta abierta de los organismos de derechos humanos de Rosario

Los organismos de derechos humanos de Rosario, nucleados en el espacio Juicio y Castigo, expresamos nuestra profunda preocupación por los feroces recortes en Salud, Educación, Trabajo y Desarrollo Social implementados por el presidente de la Nación, Mauricio Macri, y la redirección de esos fondos al Ministerio de Seguridad. Del mismo modo, repudiamos el recrudecimiento del sistema de represión y persecución a los opositores y quienes protestan contra los efectos de este modelo acordado con el Fondo Monetario Internacional (FMI), explicitado en hechos como el secuestro y las torturas a la maestra de Moreno Corina de Bonis, el asesinato de Ismael Ramírez (13) en Chaco, o en el ascenso a la presidencia de la Corte Suprema de Justicia de la Nación de Carlos Rosenkrantz, fiel representante del Ejecutivo y de las grandes corporaciones económicas.

Desde la asunción del actual gobierno soportamos, rechazamos y resistimos embates permanentes al núcleo básico de los derechos humanos de nuestro pueblo, que en los últimos meses avanza a niveles intolerables.

El negacionismo sobre la historia nacional, el brutal ajuste, las detenciones políticas, los despidos, la promoción de la mano dura, el avasallamiento a los derechos laborales y previsionales, los tarifazos, son políticas y medidas del gobierno que causan nefastos efectos concretos en trabajadores, comunidades y poblaciones de nuestro país. No podemos quedarnos de brazos cruzados frente a la miseria planificada.

Nuevamente denunciamos que estamos ante un estado de excepción del derecho. Nada que nos sorprenda de quienes han sido la pata civil de todas y cada una de las dictaduras y genocidios que asolaron la historia de nuestra nación.

La reciente reducción de ministerios a secretarias es consecuente con el ataque a las históricas conquistas populares. Reducción justificada políticamente en el proyecto de país que pretenden instrumentar, sin ninguna justificación económica más que el saqueo a la nación y al pueblo. Mientras reclamamos con las organizaciones comunitarias la declaración de emergencia social, cierran fábricas y comercios, los precios vuelan y las reservas se esfuman, los grandes grupos económicos y sus CEOs en el gobierno fugan sus dólares a guaridas fiscales.

Desde el comienzo de la gestión de Cambiemos afirmamos que el ajuste neoliberal no cierra sin represión. Se está retrotrayendo la institucionalidad a tiempos muy anteriores a los que imponen a nuestro Estado y nuestra constitución los tratados internacionales de derechos humanos.

Ha llegado el momento de exigir a todos los representantes acciones precisas, que esclarezcan, manifiesten y comprometan ante los nuevos atentados a la paz social que provoca el gobierno nacional.

Esperamos que nuestros planteos, que son los mismos que realizan las organizaciones de derechos humanos de todo el país, hallen eco en legisladores, intendentes y gobernadores, para evitar tragedias mayores, y frenar el genocidio social al que nos conduce Mauricio Macri y su gobierno.

Espacio Juicio y Castigo Rosario

Abuelas de Plaza de Mayo filial Rosario

Ronda de las Madres de Plaza 25 de Mayo

Asamblea Permanente por los Derechos Humanos

Familiares de detenidos desaparecidos por razones políticas

Colectivo Nacional de ex presos y presas políticas

Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos

Taller de afectados directos x la dictadura «Había una vez…»

Asociación Anahi. Filial Rosario

U.M.AN.O Casilda

Hijos e Hijas por la Identidad la Justicia contra el Olvido y el Silencio (H.I.J.O.S) Rosario

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Ciudad

Dejá un comentario

Sugerencia

El FMI contento con la aprobación de su Presupuesto

El vocero del Fondo Monetario Internacional, Gerry Rice, consideró que la aprobación del p