Mientras la cotización de la divisa cerró en 65 pesos, frente a un desconcierto del Banco Central, crece la posibilidad de nuevas medidas tras los comicios, como un endurecimiento del denominado cepo. Más devaluación, más inflación. Incluso en la city porteña se instaló fuerte el rumor de que el Gobierno decretaría feriado cambiario el lunes y martes próximos.

El precio del dólar cerró este viernes en 65 pesos, último día hábil antes de los comicios presidenciales, marcando así un nuevo récord en su cotización. En muchos bancos la moneda estadounidense se transó arriba de los 70 pesos.

En la edición web de Página 12, al cierre de las operaciones se informó que “en los segmentos paralelos la divisa se ofrece a 70,50 pesos, como el caso del dólar blue, al que accede el ahorrista minorista”.

Asimismo, se consignó que “en el mercado bursátil, a donde acuden grandes inversores y empresas para dolarizar su cartera, el precio del contado con liquidación para pasarse de pesos a dólares y sacarlos a algún mercado en el exterior se ofrece a 78,72 pesos”. El informe, inquietante, indicó que “para la misma operación pero dejando los dólares en el país, dólar MEP, se pide hasta 74,53 pesos”.

La jornada fue agitada en agencias y bancos, y muchos se preguntan qué va a pasar con el dólar después de las elecciones del domingo. ¿Y si Macri pierde y vuelve a enojarse frente a la pasividad de la autoridad monetaria? Lo cierto es que crece la posibilidad de que el Banco Central, incapaz de resolver las tensiones, adopte nuevas medidas, como endurecer los controles a la compra-venta de la divisa, o desdoblar el mercado de cambios.

Un dólar en alza y una sostenida caída de reservas del Banco Central no se ve como el mejor escenario. Las presiones en torno al dólar más que a la pulseada política, parecen responder a un modelo económico-financiero de apertura irrestricta a los mercados de capitales, un feroz endeudamiento y la sostenida y acrecentada fuga de capitales durante el macrismo. Aunque la cuestión política en torno al billete verde siempre juega fuerte ante una contienda electoral. En tanto, también se siguen cada vez más de cerca las cotizaciones paralelas de la divisa.

En tanto, se da por descontado que la autoridad monetaria presente nuevas medidas desde la próxima semana. Hoy los ahorristas pueden comprar hasta 10 mil dólares por mes. El control impuesto por el macrismo no consiguió frenar las presiones ni detener la sangría de reservas. En este sentido circula la versión de un cepo recargado, que fijaría el límite a poder comprar 3 mil dólares por mes. Otra posibilidad que circula es un desdoblamiento del tipo de cambio: una cotización para los ahorristas (precio librado al mercado) y otra para el dólar comercial, que se ubicaría en torno a los 80 pesos. Habrá que ver.

Incluso en medio de la disparada en el precio del billete verde, “operadores especularon con que la autoridad monetaria determinará feriado bancario y cambiario en los primeros días de la próxima semana”, según publicó el portal Ámbito.com.

Mientras, la recesión se profundiza, la actividad no despega, la economía real no reacciona: se estima que este año caerá alrededor de cinco puntos porcentuales. En un escenario de volatilidad cambiaria, las tensiones con el dólar, las expectativas de otra devaluación fuerte después de las elecciones del domingo, ya les meten ficha a los formadores de precios, que por las dudas ya empezaron a remarcar los precios de los alimentos y otros productos de la canasta básica, que la hacen cada vez más inaccesible para los sectores populares, a los que la cuestión del dólar les pasa lejos pero que terminan cayendo en la volteada cuando encaran a las góndolas de los súper.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en País

Dejá un comentario

Sugerencia

Fuera de casa, Central es una sombra

El Canaya volvió a caer de visitante. Esta vez fue 3 a 0, a manos del Halcón de Florencio