Mantené los 2 metros de distanciamiento - Provincia de Santa Fe

 

La Multisectorial Contra La Violencia Institucional exigió a los jueves de la causa que colaboren para reparar el daño en torno al crimen de los dos amigos en 2017, tras chocar luego de una persecusión policial, que según testimonios, incluyó también un intento de plantar armas a las víctimas.

Desde la Multisectorial Contra La Violencia Institucional compartieron información sobre el Juicio Oral y Público por el fusilamiento de David Campos y Emanuel Medina, iniciado el pasado 4 de septiembre en el Centro de Justicia Penal.

Por el hecho hay 19 policías imputados pertenecientes a las fuerzas del Comando Radioeléctrico y la Policía de Acción Táctica.

Desde la Multisectorial aseguraron a través de la red social Twitter -que acompañaron con una serie de ilustraciones de la reconstrucción de los hechos- que “distintos testimonios y pruebas expuestas en las audiencias ponen de manifiesto un entramado de complicidades corporativas, que conllevó una serie de delitos conexos perpetrados para garantizar la impunidad de los policías involucrados”.

Desde el organismo detallaron que son 19 las y los policías que actuaron ese día fueron acusados y acusadas y llegaron al Juicio Oral y Público. En el mismo se evidencian los mecanismos que suelen desplegarse para ocultar, encubrir y fraguar tanto la escena de los hechos, como las declaraciones posteriores.

En ese sentido, dos mujeres policías imputadas testimoniaron parte del entramado de encubrimiento que les costó amenazas a ellas y su abogados.

Desde la Multisectorial afirmaron: Esperamos obtener una condena ejemplar ante estas graves violaciones a los derechos humanos, que colabore a reparar el daño que el Estado perpetuó durante todos estos años.

Uno de los abogados de la querella, Santiago Bereciartua, explicó que el caso está en el debate oral a casi la mitad de instancias previstas.

Para el represente legal de las dos familias, el Juicio Oral y Público podría culminar a fines de octubre  o principios de noviembre, y contó: “Venimos con todas las pruebas de las partes actoras de parte de la fiscalía y ahora le toca a la querella. Y no es menor que nuestros peritos en el contrainterrogatorio que les hizo la defensa, no pudieron poner en grado de duda alguna de las conclusiones de los peritos.

Además aseguró que la cantidad de pruebas que tenemos  hoy no hay otro resultado posible que no sea una condena ejemplar tanto a Bustos como a Mendoza que son los asesinos. Los otros también se está comprobando que encubrieron a falsar las actas”.

Tiroteo sin armas

En una nota de Luciano Couso publicada por este medio en mayo de 2019, se relata el hecho que terminó con la vida de Alejandro Emanuel Medina tenía 32 años y David Ezequiel Campos 28 cuando la noche del jueves 22 de junio de 2017 fueron a un boliche. David quería festejar el campeonato de Boca y tenía con qué: había cobrado el aguinaldo. Pasaron a buscar a dos chicas, comieron en una pizzería, tomaron cervezas.

Cerca de las 7 de la mañana dejaron a las chicas en su domicilio, en el VW Up cero kilómetro que Campos había sacado en cuota. Como había bebido demasiado, le dejó el volante a su amigo Emanuel. Y decidieron estirar la salida con unas vueltas más en el auto, escuchando música a un volumen alto.

Poco después de las 10.30 pasaron a una velocidad superior a la permitida por Grandoli y Gutiérrez, donde había dos policías motorizados. Volvieron a circular por el lugar un rato después y los agentes se sintieron “provocados”.

Comenzó una larga persecución que, como en el caso de Mafud, fue incorporando móviles y personal policiales con el correr de los minutos. Como los amigos no se detenían, los uniformados les dispararon durante el largo trayecto que terminó en Callao al 5700, cuando chocaron contra un árbol.

Según la investigación del fiscal a cargo, Adrián Spelta, allí fueron acribillados. El cuerpo de Emanuel tenía nueve orificios de bala y el de David cuatro, consignó la autopsia. Un policía remató a Campos al ver que su cuerpo todavía emitía espasmos.

Cuando llegó al lugar el jefe de tercios, Hugo Baroni, y vio el desastre hecho por sus subordinados, intentó perfeccionar el delito con un plan para engañar al fiscal mediante una histórica fantástica plasmada en el acta del procedimiento.

Un policía le puso un arma en la mano a Campos y disparó cuatro veces contra una zanja. El dermotest –para determinar si quedaron rastros de pólvora en una persona– dio positivo para David y el fiscal Spelta compró, por unos días, la versión policial. Una pericia determinó que el arma –plantada– no estaba apta para el disparo. Sí la que le pusieron a Medina, pero el dermotest resultó negativo. Por ese caso de gatillo fácil hay un policía imputado como autor y 17 por encubrimiento.

Sumate y ampliá el arco informativo. Por 300 pesos por mes recibí info destacada de Redacción Rosario todos los días en tu correo electrónico y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Suscribite en este enlace: Redacción Rosario + El Eslabón. O comunicate al WhatsApp +54 9 341 6407379.

 

Más notas relacionadas
Más por Redacción
Más en Ciudad

Dejá un comentario

Sugerencia

Licitar hasta vencer

El gobierno busca fondos para enfrentar el asedio financiero al que viene siendo sometido.