pachamama 474
(Foto: Télam)

Los pueblos originarios de América Latina aumentaron su población en una década un 49,3 por ciento, según un informe  de la Cepal. Así, alcanzaron a 45 millones de personas en 826 naciones. La tasa de crecimiento casi cuadriplicó la media.

Los pueblos originarios de América Latina aumentaron en la primera década del siglo XXI un 49,3 por ciento, según un informe presentado este lunes en Nueva York por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) de Naciones Unidas (ONU).

Se trata de 826 pueblos indígenas, con 45 millones de personas que representan el 8,3 por ciento de la población total de la región. Se destacó que hubo mejoras en salud, educación y participación política pero tanbien que persisten fuertes brechas en estudios secundarios y universitarios y que hubo más de 200 conflictos por tierras y recursos naturales entre 2010 y 2013.

La nueva cifra de 45 millones de indígenas hasta 2010 supone un aumento de 49,3 por ciento en la primera década de siglo XXI, ya que en su anterior informe de 2007 la Cepal había estimado un número de 30 millones de personas y 624 pueblos autóctonos en 2000.

La presentación del documento tuvo lugar en el marco de la Conferencia Mundial sobre los Pueblos indígenas que la ONU llevó a cabo el lunes y culminará este martes.

En la apertura participaron varios presidentes latinoamericanos, como Evo Morales (Bolivia), Michelle Bachelet (Chile) y Enrique Peña Nieto (México).

La tasa casi cuadriplica la media

“Se trata de una recuperación demográfica de magnitud considerable”, indicó la Cepal en su documento, hablando de una tasa de crecimiento medio anual del 4,1 por ciento, muy por encima del 1,3 registrado para América Latina (+13,1% para la década).

La recuperación no obedece solo a la dinámica demográfica, sino también a un “aumento de la autoidentificación”, destaca el informe.

“Tenemos un número más alto porque hay una autoidentificación más grande de parte de los pueblos”, afirmó en ese sentido Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Cepal, al presentar el estudio en la sede de la ONU.

Si bien Bolivia, con 6,2 millones de indígenas que representan un 62,2 por ciento de sus habitantes, es el país de América Latina con mayor porcentaje de población autóctona, México cuenta con 17 millones de ciudadanos de ese origen (15,1%).

Otros países con importante población nativa son Perú (7 millones, es decir 24%), Guatemala (5,9 millones, 41%), Ecuador (un millón, 7%), Colombia (1,6 millones, 3,4%), Chile (1,8 millones, 11%) y Nicaragua (520.000, 8,9%).

Según la Cepal, que menciona 826 pueblos indígenas, “se estima que además otros 200 viven en aislamiento voluntario”.

Brasil es el país con mayor cantidad de pueblos indígenas al sumar unos 305 (900.000 personas, un 0,5% de su población), seguido de Colombia (102), Perú (85), México (78) y Bolivia (39).

Avances y retrocesos

Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Cepal destacó la tarea efectuada por Bolivia y Ecuador a la hora de mejorar la situación de sus comunidades indígenas, pero también hizo mención a las políticas puestas en marcha en México.

El informe muestra “avances importantes en el acceso a los servicios de salud que se han reflejado en mejoras en indicadores como la atención al parto y la mortalidad infantil entre los pueblos indígenas” entre 2000 y 2010 en los nueve países con datos disponibles (Costa Rica, México, Brasil, Venezuela, Ecuador, Panamá, Guate-mala, Perú y Bolivia).

Además, “17 países disponen de alguna institucionalidad estatal con el mandato específico de gestionar la salud intercultural”.

En educación, la Cepal observa “aumentos en las tasas de asistencia escolar en todos los niveles”, con porcentajes de asistencia de “entre 82 y 99% para los niños de 6 a 11 años”.

Sin embargo, el documento recuerda las “brechas significativas en la culminación de la educación media y en el acceso a los niveles superiores respecto a los indicadores de la población no indígena”.

Bárcena se refirió también a la cuestión del reconocimiento de los derechos territoriales de los pueblos indígenas, destacando avances pero advirtiendo sobre desafíos.

“Identificamos 200 conflictos sociales y medioambientales en territorios indígenas vinculados a la extracción minera y de hidrocarburos entre 2010 y 2013”, señaló.

En ese marco, la Cepal incluye algunas recomendaciones para resolver estas cuestiones, empezando por una “gobernancia de los recursos naturales en la que los pueblos indígenas sean consultados”.

Por último, el documento hace referencia a un “aumento de la participación política” y un “continuo fortalecimiento de sus organizaciones”, aunque “sigue habiendo una escasa representación de estos pueblos en órganos de los poderes del Estado”.

Gran potencial de crecimiento

Demográficamente, el informe señala que de acuerdo a los datos censales, para el año 2010, la población indígena estimada de América Latina rondaba las 45 millones de personas, de las que 17 millones viven en México, siete millones en Perú y 6,2 millones en Bolivia.

En tanto, los países con mayor proporción de población indígena son Bolivia (62,2 por ciento), Guatemala (41 por ciento), Perú (24 por ciento y México (15,1 por ciento).

En la actualidad es posible contabilizar 826 pueblos originarios en América Latina. Esto supone un incremento respecto a la última cifra dada a conocer por la Cepal en 2006, cuando se identificaron 642 pueblos. Esta alza se debe a la mejora de la información estadística en años recientes y a la incidencia de los propios pueblos indígenas en la lucha por su reconocimiento.

El potencial de crecimiento de la población indígena es mayor que el de la no indígena en la región, ya que su estructura etaria es más joven y sus tasas de fecundidad son más elevadas, si bien se observa una reducción en este indicador en los cinco países con datos disponibles (Brasil, Ecuador, México, Panamá y Venezuela).

Fuentes: Télam/ AFP/ Agencias

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Info General

Dejá un comentario

Sugerencia

“Que me miren a la cara y me digan qué delito cometí”

A más de un año del allanamiento sin orden ni testigos y en una causa plagada de irregular