Rubén Pérez, secretario general del Sindicato de Petróleo, Gas y Biocombustible Santa Fe Sur, dijo que Bravo Energy “sigue sin dar respuestas concretas” a los reclamos de los trabajadores. La multinacional, que el mes pasado cerró su planta de reciclado de aceite en San Lorenzo, echó a 18 empleados y suspendió a 17, pretendería reabrir sus puertas con la mitad del personal, es decir, con los 17 operarios que fueron suspendidos. “No lo vamos a permitir hasta que nos paguen todo lo adeudado”, avisó el dirigente gremial.

La empresa y el gremio convinieron una nueva audiencia conciliadora para la próxima semana en la sede Rosario del Ministerio de Trabajo de la provincia. Frente a la posibilidad de que Bravo Energy retome la producción el mes que viene, desde el sindicato petrolero señalaron: “No sabemos cómo lo va a hacer debido a que la planta está sin luz, sin gas y la empresa le debe a muchos acreedores, incluyendo los 35 trabajadores.

Vale recordar que la firma quedó debiendo tres sueldos y las indemnizaciones para los trabajadores que recibieron los telegramas de despido. Bravo Energy estaría tendiendo puentes con los empleados cesanteados en forma individual para pagar sus indemnizaciones. “Por lo que sabemos los arreglos son por menos de la mitad del dinero adeudado, con lo cual el sindicato rechaza dichos acuerdos”, señaló Pérez.

Bravo Energy, originaria de California (Estados Unidos), cuya planta local está asentada en la ciudad de San Lorenzo, en el denominado cordón industrial a la vera del río Paraná, se dedica a “procesar aceites usados” y “recolecta residuos sólidos como filtros y sólidos contaminados”, según cuenta en su página web.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Región

Dejá un comentario

Sugerencia

Arrancó un paro de petroquímicos en el cordón industrial por cierre de Dow

El sindicato petroquímico Soepu inició una huelga en la multinacional Dow Argentina, que c