La ex presidenta y candidata a senadora anunció en conferencia de prensa que recurrirá a la ONU contra la causa por el Memorándum con Irán, y acusó a Macri de “persecución política” y de “uso partidario” de la Justicia.

La candidata a senadora de Unidad Ciudadana, Cristina Fernández de Kirchner, brindó este martes al mediodía una rueda de prensa en el Instituto Patria, tras ser citada a declarar en la causa por el memorándum con Irán.

La ex mandataria adelantó que después de las elecciones legislativas realizará una presentación ante las Naciones Unidas para rechazar la causa judicial en su contra por la firma del Memorándum de Entendimiento con Irán de la causa AMIA, argumentando que fue “un acto hecho en el marco de la Carta de Naciones Unidas”, por lo que es un acto “no judiciable”.

Además, recordó que la vicepresidenta Gabriela Michetti “ha vuelto a pedir la cooperación” de Irán en el marco de la causa AMIA, haciendo referencia al discurso que pronunció este año ante la Asamblea General de la ONU.

“Estamos ante un pedido de indagatoria y persecución que vulnera no sólo la Constitución sino también las obligaciones como estado miembro” del organismo internacional, indicó Cristina.

La candidata de Unidad Ciudadana hizo “responsable” al presidente Mauricio Macri de “persecución política” y de “un uso partidario, obsceno, inconstitucional” del Poder Judicial, y de “someter a la democracia argentina a un estado de shock con el ánimo de intimidar” y de “judicializar la vida política, de pretender intimidar a la oposición y a los votantes”.

“Ya basta. Hay que levantar la voz y hay que denunciar la persecución, el acoso y el deterioro grave de nuestras calidad democrática”, afirmó Cristina Kirchner ante los periodistas, que pudieron realizar sus preguntas.

En este sentido, la ex presidenta hizo “responsable al juez (Claudio) Bonadio” de “servir a los intereses políticos del presidente Macri” y de “actuar casi como una correa de transición de sus obsesione contra la oposición y mi persona en particular”.

Luego de que fuera llamada a declaración indagatoria por encubrimiento del atentado a la AMIA, sostuvo que la convocatoria se produce “en pleno proceso electoral sobre un hecho que no es judiciable, en el que él tuvo participación como juez y en el que fuera apartado por encubrimiento”.

También denunció un deterioro “de las garantías electorales”, así como de las “libertades públicas” y de las “garantías de la oposición política” en el país, y señaló que desde el gobierno nacional se busca “consolidar un poder político extraordinario partidario, con una concentración de poder inédita, y por cierto, peligrosa para nuestra democracia”. Y en ese contexto, denunció un “ataque a las organizaciones sociales y sindicales” dirigidas a su “criminalización y estigmatización”.

Fuente: NA.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en País
Comentarios cerrados

Sugerencia

La elección que vale

Unos 2,7 millones de santafesinos están habilitados para votar este domingo, cuando se eli