La Lepra eliminó a Atlético Tucumán en octavos de final por penales (5 a 3) –tras la igualdad sin goles en tiempo reglamentario– y su próximo rival podría ser Rosario Central, que antes debe dejar en el camino a Almagro.

La posibilidad de reeditar el clásico rosarino en el certamen federal quedó a un sólo paso, y ahora depende exclusivamente del Canaya, porque el rojinegro ya hizo lo suyo frente al Decano Tucumano, en el duelo disputado en el estadio de Temperley.

Los dirigidos por Ricardo Zielinski –que venían de vencer a Newell’s por la Superliga– fueron mejores en la primera parte, en la que contaron con las mejores posibilidades. Pero el árbitro Germán Delfino expulsó a Mathías Abero a los 34’ del primer tiempo (por doble amarilla), y el peligro en el arco del debutante Alan Aguerre fue disminuyendo con el correr del tiempo.

A los comandados por Omar De Felippe les costó hacer notar el hombre de más, salvo en los últimos minutos del complemento, donde fue a la carga con todo lo que tenía a mano, para evitar los penales. En ese tramo, el arquero Cristian Luchetti se convirtió en la figura del partido.

Ya desde los doce pasos, los del Parque Independencia fueron infalibles: convirtieron Víctor Figueroa, Hernán Bernardello, Luis Leal, Héctor Fértoli y Stéfano Callegari; mientras que Aguerre le contuvo el disparo a Ricardo Noir.

La victoria para Newell’s en la temporada aún se hace esperar, ya que en lo que va del semestre no pudo todavía sumar de a tres. De ahí la importancia de avanzar en la Copa Argentina, a una instancia que el rojinegro no conocía hasta el momento, y en la que se puede cruzar, nada menos, que ante su rival de toda la vida.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Deportes

Dejá un comentario

Sugerencia

El paro fue total

El paro en rechazo a la política económica del gobierno de Mauricio Macri fue contundente