Con una nueva ronda de testigos, este miércoles se retoman las audiencias del juicio contra parte de la patota de la dictadura que operó en el ex Servicio de Informaciones de la policía rosarina, el mayor centro clandestino de detención y torturas que funcionó en la provincia. Los represores están acusados de secuestros, homicidios y desapariciones.

La megacausa, que se desarrolla desde el 5 de abril del año pasado en los tribunales federales de Rosario, se conoce como Feced III por el nombre del ex comandante de Gendarmería que asumió durante el terrorismo de Estado el control de la policía de Rosario, Agustín Feced.

Según informaron desde la agrupación Hijos Rosario en un comunicado de prensa, durante la audiencia de este miércoles, fijada para las 10 de la mañana, continuarán declarando testigos de la intervención de los represores en la Biblioteca Popular Constancio C. Vigil.

En el proceso se ventilan los crímenes de lesa humanidad cometidos por trece represores que actuaron el ex SI, que funcionó en la esquina de Dorrego y San Lorenzo.

Los acusados son los ex agentes de policía Carlos Ulpiano Altamirano, Eduardo Dougour, Julio Fermoselle, Ramón Telmo Alcides Ibarra, José Rubén Lofiego, Mario Alfredo Marcote, Lucio César Nast, Ovidio Marcelo Olazagoitía, José Carlos Antonio Scortechini, Ernesto Vallejo, Ramón Rito Vergara, Héctor Gianola y Daniel González.

El expediente está caratulado bajo el título “Ibarra, Ramón Telmo Alcides y Otros s/ Homicidio Agravado p/el Concurso de dos o más personas, Privación Ilegal Libertad Agravada -Art. 142 Inc. 1-, Imposición de Tortura Agravada -Art. 144 Ter. Inc.2-, Abuso Sexual -Art. 119 3° Párrafo- y Asociación Ilícita”.

Los imputados deben responder, ante el Tribunal Oral Federal (TOF) N° 1 de Rosario – compuesto por Lilia Carnero, Eugenio Martínez y Aníbal Pineda–, por los casos correspondientes a 154 víctimas que estuvieron cautivas en el ex SI.

Los delitos que constituyen la acusación son: privaciones ilegales de la libertad agravadas; tormentos agravados; abusos sexuales agravados –sólo el acusado es Marcote y por dos víctimas–; homicidios agravados –sólo los correspondientes a 20 víctimas y no todos los imputados están acusados por esta figura– y asociación ilícita para quienes no fueron juzgados con anterioridad por este delito.La cantidad de testigos ofrecidos por las partes y admitidos por el Tribunal es de 322 –entre quienes se encuentran sobrevivientes, familiares, expertos, entre otros–.

Como cada miércoles, las organizaciones de defensoras de los derechos humanos, nucleadas en el Juicio y Castigo convocan a seguir “hacer el aguante a los testigos, sobrevivientes y querellantes”.

Se calcula que al final del juicio habrán declarado unos trescientos personas, sobrevivientes y testigos de numerosos delitos como secuestros, torturas, homicidios y desapariciones.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Ciudad

Dejá un comentario

Sugerencia

Fuerza Cristina, el saludo que se multiplicó en las redes sociales

Miles de personas anónimas, al igual que dirigentes de todo el arco político, enviaron su