Una joven fue imputada este miércoles por homicidio doloso agravado por el vínculo tras haber asistido al Hospital Cullen con una hemorragia post parto y un feto muerto. La Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito y la mesa Ni Una Menos de la ciudad de Santa Fe denunciaron que, en lugar de ser asistida con la complejidad que la situación ameritaba, y de brindarle la contención adecuada, la joven fue denunciada por un médico ginecólogo del hospital y posteriormente imputada, detenida y estigmatizada como asesina.

«Hoy, 13/02/19, asistimos a la audiencia imputativa de una joven mujer que el día viernes 8 concurrió al Hospital Cullen, acompañada de sus padres, con una hemorragia post parto y un feto muerto, según lo manifestado por el director del hospital, Dr. Poletti. En lugar de ser asistida con la complejidad que la situación ameritaba, y de brindarle la contención adecuada, la joven fue denunciada por el Dr. José Sil, médico ginecólogo del hospital. Inmediatamente tomó intervención la policía y el Ministerio Público de la Acusación. La mujer fue a buscar ayuda al hospital y terminó denunciada, detenida y estigmatizada como asesina», se lee en el comunicado que difundió la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito de Santa Fe.

En el documento, informaron que los fiscales Marcelo Nessier y Roxana Marcolín le imputan el delito «más grave»: homicidio doloso agravado por el vínculo. «Es decir, la acusan de asesinar a su propio hijo», se explica. Y agrega: «Esta grave acusación no fue sólo jurídica sino también fue mediática, ya que el fiscal Nessier se encargó de decirlo en la prensa en forma categórica y con prejuzgamiento. El fiscal prejuzgó, colocando a la joven en un estado total de indefensión, abonando así una condena social sin que aún haya sido juzgada. Del mismo modo, en su apresurada postura obvió una serie de medidas importantes para esclarecer la compleja situación, entre otras, el contexto social de la joven, su situación familiar y que es madre de un niño de 4 años.Tampoco consideró que ella fue al hospital con el feto: no lo escondió, ni se ocultó, ni intentó evadir ningún tipo de responsabilidad, lo que evidencia que no cometió el aberrante delito del que se la acusa».

Cabe señalar que, además, el juez Jorge Patrizzi le negó a la joven el derecho a la prisión domiciliaria. Según la información difundida en el documento mencionado, el juez argumentó «que esto era un beneficio para su hijo y no para ella, y que no estaba acreditado que el niño necesitara de su madre». «Esa es la respuesta del Estado, una mujer va en búsqueda de ayuda y queda detenida, imputada, separada de su hijo y criminalizada. Desde el movimiento de mujeres, exigimos funcionarios públicos con perspectiva de género», finaliza la denuncia.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Política

Un comentario

  1. shimy

    19/02/2019 en 9:21

    No llegó al hospital con un feto, llegó con su hija recién nacida asesinada a golpes. Fue llevada al hospital por sus padres para contener la hemorragia. La bebé nació viva y ella la mató a golpes. Qué esperan que la atiendan y la dejen volver a su casa? «Libres nos queremos?» para qué? para matar? Son increíbles

    Responder

Dejá un comentario

Sugerencia

Otros actores posibles

Ante la incidencia de los monopolios en la puja por los precios, la experiencia del cooper