A días de la elección a gobernador en Santa Fe, los resultados de los sondeos no son muy diversos pero sí cuantiosos. Y más allá de quién aparezca como favorito, se percibe el peso del distrito en la pelea de fondo: las presidenciales de octubre. El único dato incontrastable es que Macri no tiene casi chances de bailar cumbia santafesina.

Probablemente la gran mayoría de la población –y también de los politólogos y periodistas que hacen análisis político– miren de reojo las encuestas que proliferan como hongos en épocas preelectorales, no sin razón, habida cuenta del historial de yerros, pifias, cuando no engaños, que han surgido en el pasado lejano y no tanto de muchos de esos relevamientos.

La actual coyuntura nacional no escapa a la fiebre de las encuestas, y su haz de luz alcanza al principal distrito que queda por ponderar antes de las Paso presidenciales de agosto: la provincia de Santa Fe.

Las elecciones a gobernador en la Invencible bota santafesina concitan la atención de las dos fuerzas nacionales que compiten por el sillón más importante de la Casa Rosada, aún con el macrismo local prácticamente afuera de la pulseada.

Desde el eslabón se intentará surfear por encima de la ola que indica ganadores o perdedores a priori, en pos de analizar lo que dicen los sondeos más allá del número puro y duro que cosecha cada candidato.

Dicho todo ello, es ostensible que se está en presencia de un escenario en el que las chances del peronismo de volver a la Casa Gris asoman como nunca desde 2007, cuando el socialismo llegó por primera vez en su historia partidaria a gobernar una provincia.

Y en ese contexto, el análisis no puede soslayar algunos hechos puntuales de la política nacional que se proyectan hacia Santa Fe, y viceversa, porque si algo está claro es que el gobierno de Mauricio Macri y el PJ tienen puesta su mirada en Santa Fe, y los indicios que marcan las encuestas ponen nerviosos o alegres a quienes corresponda.

Números diversos

Hace menos de una semana, el sitio La Política On Line titulaba así: “Dos encuestas confirman que la elección de Santa Fe se polarizó entre Bonfatti y Perotti”. En efecto, dos sondeos de las consultoras Management & Fit y Doxa Data mostraban que el Frente Progresista y el peronismo, con la denominación Frente Juntos, dejaban muy atrás al candidato de Cambiemos, el radical José Corral, sin chances de competir por el principal sillón de la Casa Gris.

Imbuido del impacto nacional que tiene un distrito clave como Santa Fe, el medio observó en primer lugar ese dato, que representa una casi segura nueva derrota del macrismo en el mapa nacional previo a las Paso presidenciales de agosto, y a las generales de octubre.

Las encuestas se conocieron a 15 días de los comicios en Santa Fe, y la polarización no debiera haber sido una novedad, habida cuenta de que ya se había constatado en las Paso de abril, pero para LPO la pulseada entre el peronismo y el socialismo y aliados dejaba en evidencia que –como lo expresaron en la nota– “el candidato de Cambiemos cae en las encuestas de la mano de una imagen por demás deteriorada de Mauricio Macri”.

Sin embargo, la web porteña no hizo foco en otro dato que arrojaban los dos relevamientos: si bien eran coincidentes en la polarización, cada consultora le adjudicaba el triunfo a uno y otro postulante, con casi idénticos guarismos.

Es así que el estudio de Management & Fit colocó al senador nacional Omar Perotti encabezando las preferencias de santafesinas y santafesinos, con un 37.5 por ciento, y al socialista Antonio Bonfatti en segundo término, con el 32.2 por ciento. Lejos, el candidato de Cambiemos apenas cosechaba un magro 19 por ciento.

Pero curiosamente, la consultora rosarina Doxa Data, en su sondeo realizado a fines de mayo, situó a Bonfatti aventajando a Perotti, y Corral quedó todavía más distanciado de ambos.

La encuesta de Doxa Data midió a Bonfatti con un el 40.1 por ciento, y detrás suyo a Perotti, con el 34.4 por ciento. El postulante de Cambiemos quedó en un lejano tercer escalón, con 16.3 puntos porcentuales.

En rigor, este es el único sondeo de los conocidos que arroja una ventaja del socialista respecto de su adversario peronista. Tres estudios –el de Raúl Aragón & Asociados, otro de la novel consultora El Galpón, y el de InMediaTa– dan índices muy parecidos a los que arrojó el trabajo de Management & Fit, con el rafaelino encabezando las preferencias del electorado.

El último relevamiento de Aragón concluyó que Perotti tiene el 39,56 por ciento de las preferencias, seguido por Bonfatti con 35,69, y en tercer lugar Corral, con un 24, 76 por ciento, el número que más optimismo despierta entre las huestes de Cambiemos en Santa Fe.

Por su parte, en una encuesta realizada en Rosario en un universo de poco más de 700 casos, la consultora El Galpón encontró similares guarismos. Perotti mide 39,55 puntos, Bonfatti 34,27, y la diferencia está dada en el magro resultado que logra Corral, que cosecha sólo un 13,09 por ciento.

Para InMediaTa, los números son estos: Perotti en punta con 34 puntos, Bonfatti segundo con 28,6, y Corral se cae aún más, con 11,5 por ciento, acentuando la polarización.

Detrás de las cifras de podio

Hay un podio, y para las consultoras está claro quién ocupa cada lugar, pero existen matices que sazonan a esas cifras, dándoles mayor densidad respecto de la composición de quienes manifiestan sus preferencias o bien qué lugar ocupan determinadas acciones de campaña, entre ellas la publicidad.

Pero uno de los ítems interesantes es el de la franja etaria, un tópico sobre el cual no todas las encuestadoras trabajaron, o el nivel de indecisión y voto en blanco, para citar otros dos ejemplos que relativizan los resultados más gruesos.

En el trabajo de InMediaTa, realizado en Rosario sobre un universo de 411 casos, se observa una intención de voto en blanco del 4,1 por ciento, relativamente baja, pero sí una alta proporción de indecisos, que alcanza a 21,8 puntos.

En el caso de Raúl Aragón & Asociados el estudio, que cerró hace poco más de una semana, se hizo sobre una población target de mayores de 16 años residentes en la provincia de Santa Fe en condiciones de votar, con 1.500 casos efectivos, con metodología aleatoria simple, con reposición, ponderada luego por cuotas de género, NSE y rango de edad, con proporcionalidad según peso poblacional.

El cuestionario fue cerrado, y se formuló la siguiente pregunta: “¿Si las elecciones para gobernador de la provincia de Santa Fe fuesen este domingo, ¿por cuál de estas fórmulas votaría?”. No ofrece datos sobre indecisos ni voto en blanco.

La novel consultora El Galpón –integrada por Iván Juárez, Virginia Rocchetti, Federico Rubeo, Juan Manuel Burgoa y Soledad Pascual– también realizó el sondeo en Rosario, sobre un universo de 720 casos, mayores de 18 años, y se tomaron como referencia los seis distritos de la ciudad, en cada uno de los cuales se abordaron 120 casos.

El margen de error del sondeo es del 4 por ciento, y se registraron intenciones de voto en blanco que llegan a los 4,12 puntos, y un nivel de indecisos visiblemente menor al de InMediaTa: 4,25 por ciento.

El interés que despierta la encuesta de El Galpón está basado en el análisis de las franjas etarias que votan a uno u otro postulante. Así, se percibe con claridad que el 44 por ciento de quienes tienen entre 18 y 30 años vota a Perotti; el 33 a Bonfatti y sólo el 12 a Corral.

En tanto el 39 por ciento del segmento de entre 31 y 50 años también elige a Perotti; el 36 a Bonfatti, y el 11 a Corral.

Por último, el 40 por ciento de los mayores de 51 años prefiere a Perotti; el 30 a Bonfatti, y Corral remonta hasta un 18 por ciento.

En la encuesta de Management & Fit lo que aparece es la preferencia por sello partidario, y en ese rubro el peronismo lleva la delantera, exhibiendo un nivel de apoyo del 34,7 por ciento, el Frente Progresista. Cívico y Social (FPCyS) un 26, 9, y cierra Cambiemos, que ha tratado por todos los medios de esconder esa marca, con un 20,6 por ciento.

Como esta consultora realizó un trabajo en tres oleadas, también midió las expectativas electorales, y cómo evolucionaron, o no, en esas tres etapas. Es interesante observar que en el caso del peronismo, se mantuvo un alza sostenida con respecto a la primera medición (+3,7 por ciento), mientras que el FPCyS presenta una tendencia decreciente, estando 3,3 por ciento por debajo del primer sondeo.

Es curioso descubrir en la muestra de M&F que un 41,8 por ciento de los consultados no recuerda ninguna publicidad de la campaña de los candidatos a gobernador. Una mala para los creativos, o bien el desinterés por el esfuerzo proselitista es manifiesto.

Perotti es de quien el público recuerda más sus piezas publicitarias (un 25,5 por ciento), en tanto que de Bonfatti se acuerda un 16,8 por ciento, y de Corral apenas un 11,1.

Es ostensible, y no sólo este medio tomó nota del fenómeno, cómo Cambiemos evitó asociarse a los elementos distintivos de la fuerza, aquellos que le dieron identidad desde su nacimiento. Nada de globos amarillos, una apenas perceptible presencia del logo, y el extremo al que llegó Cambiemos Rosario, que en el banner publicitario que exhibe en la red social Facebook directamente eliminó la paleta de colores, apeló a una consigna que llama a terminar con la inseguridad, casi ilegible por el tamaño de la fuente tipográfica, y sobre el fondo blanco, vacío, en el centro, sin mucho énfasis en cuanto al tamaño, publicaron la palabra Sumate.

Más que economía de recursos o laconismo proselitista, pareciera que el creativo se dedicó más a esconder todo elemento simbólico que hiciera anclaje con la tradicional imagen de Cambiemos.

Así lo percibió también La Política On Line, y lo describió así: “En Santa Fe, los artífices de la campaña de Corral dejaron de lado el diseño multicolor que identificaron las campañas de Cambiemos en 2015 y 2017 para buscar un naranja similar al que usó el Frente Progresista durante años. En los nuevos afiches, quitaron la barra multicolor y el nombre de la alianza quedó reducido y escondido en una esquina. Casi imperceptible”. Cambiemos, como marca, ya no garpa más, podría ser la síntesis en cualquier cafetín de las principales ciudades santafesinas.

Sin conclusión en el frente electoral

En la semana que concluye, desembarcaron en el territorio provincial dos encuestadoras nacionales de peso, una de las cuales no quiso darse a conocer. La otra –la consultora eQuis, que dirige el sociólogo Artemio López– tendrá resultados definitivos cuando este semanario ya esté en los kioscos, pero los primeros indicios no arrojan definiciones sino más bien un final abierto: Perotti mide 37,5 por ciento, le sigue Bonfatti con 36, y Corral suma 18 puntos. El nivel de indecisos alcanza a 6 puntos, y el voto en blanco un 2,5 por ciento.

En diálogo con El Eslabón, el responsable de la muestra remarcó datos muy interesantes, que nadie había medido: “Perotti retiene dos tercios de los votos que fueron para María Eugenia Bielsa en las Paso, el tercio restante fugó hacia Bonfatti, y no se registra algo de ese caudal que haya ido a parar a Cambiemos”. Y agregó: “El 97 por ciento de los votos de Corral se mantienen en Cambiemos”.

También señaló que “pese a que los márgenes de error en este tipo de muestra –usa la metodología de relevamiento on line– se achican, cuando se suma el nivel de indecisos una ventaja de 1,5 por ciento no puede ser tomada como ventaja indescontable, y menos cuando faltan ocho días para la elección”.

Sin embargo, falta realizar casi toda la muestra, esos son números preliminares. Cuando este semanario le preguntó al consultor si una diferencia de cinco puntos sí marcaría una tendencia difícil de remontar, la respuesta fue afirmativa, pero siempre teniendo en cuenta el factor clave de los indecisos. “A mayor porcentual de indefiniciones, menos confiable puede resultar cualquier ventaja”.

Lo cierto es que una victoria de peronismo sería una señal más del declive ya de por sí pronunciado del gobierno de Macri, y eso lleva a pensar a los estrategas del PJ santafesino que pueden esperarse operaciones del tipo “perdido por perdido”, en las que los trolls del jefe de Gabinete Marcos Peña pudieran hacer su bautismo de fuego en Santa Fe.

Algunos sugieren que ya entraron, y les adjudican una acción viral contra Perotti el día de la marcha Ni una Menos, cuando miles de presuntos usuarios de redes viralizaron un mensaje idéntico con tanto olor a troll que tuvo un efecto casi nulo.

Como sea, el de Santa Fe aparece como un escenario abierto, con una leve preponderancia para el candidato peronista, que de mantener esa luz de ventaja impactará fuertemente en el clima preelectoral nacional, que desde el anuncio de la fórmula Alberto Fernández-Cristina Kirchner no deja de darle dolores de cabeza al macrismo. Lo que se juega es tanto que cada moneda es vista como un lingote de oro.

Más notas relacionadas
Más por Horacio Çaró
  • Escenarios y bambalinas

    Tan importante como la coyuntura política nacional es lo que esconden los pesados cortinad
  • Los mercados no votan

    Mientras el sector financiero tira manteca al techo tras el anuncio de fórmula oficialista
  • Que pase el que sigue

    Luego de 30 años, el socialismo no tiene candidato propio a la Intendencia de Rosario. Jav
Más en El Eslabón

Dejá un comentario

Sugerencia

Por qué el peronismo vuelve a la Casa Gris

Casi tres cuartos de siglo después de que la aviación naval al servicio de la oligarquía t