El precandidato a presidente por el Frente de Todos Alberto Fernández se mostró crítico respecto de la citación, y recomendó a la querella repasar el Derecho Procesal. «Alguien que opina no es un testigo», ponderó.

El ex jefe de Gabinete debió presentarse este miércoles en los tribunales de Comodoro Py para prestar declaración en la causa por el memorándum con Irán, y a la salida afirmó que la causa es una «cuestión política no judiciable». Y en esa línea, le recomendó a los querellantes que «repasen las pautas del Derecho Procesal».

Fernández, en las puertas de los tribunales de Retiro, indicó que «alguien que opina no es un testigo», para luego aclarar que su declaración la hizo ante un empleado judicial y no el juez Claudio Bonadio, quien lo citó a instancias de la querella, sobre quien remató: «No necesito verlo».

El postulante a ocupar el despacho más importante de la Casa Rosada desafió: «No tengo dudas que esto es una cuestión política. Voy a venir todas las veces que me citen».

«En su momento cuestioné la cesión de la jurisdicción argentina e interpreté que eso podría ayudar al encubrimiento. También cuestioné el modo con el que Rafecas desestimó la denuncia y que merecía una mejor investigación. Fue siempre una opinión».

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en País

Dejá un comentario

Sugerencia

Becas: de la inclusión al mérito

Durante los casi cuatro años de Cambiemos, el Programa Progresar creado en 2014 sufrió rec