El conglomerado empresario que controla el Multimedios La Capital (Televisión Litoral más Nahuel Caputto-El Litoral) cerró la planta impresora del diario y despidió a sus empleados. Un poder comunicacional inédito en la provincia, con ramificaciones al negocio financiero e inmobiliario.

A seis meses de la conformación del pulpo mediático que resultó de la compra de la mayoría accionaria del Multimedios La Capital por parte de una sociedad entre quienes controlan el Grupo Televisión Litoral (Scaglione-Daminato) y el diario El Litoral de Santa Fe, se conoció la primera decisión dramática del nuevo conglomerado: cerrar la planta del Decano de la prensa argentina para imprimir el periódico en la capital provincial, en una rotativa ubicada en Sauce Viejo cuya propiedad comparten Nahuel Caputto (El Litoral) con el Grupo Clarín, denominada AGL (Artes Gráficas del Litoral). Los sindicatos de Prensa y Gráfico discuten por estas horas una salida para los más de 40 trabajadores que cada día imprimían La Capital hasta el viernes 24 de octubre pasado, cuando la planta bajó irremediablemente sus persianas. Los nuevos popes de los medios santafesinos no sólo concentran la propiedad de las empresas de comunicación de un modo inédito en la provincia, sino que diversifican sus inversiones en negocios financieros e inmobiliarios, frecuentemente más rentables que vender noticias. Un nuevo poder económico-mediático fundado sobre la base de la antigua burguesía provincial.

Un tentáculo

La sociedad anónima CSC Media, creada el 1 de octubre de 2014 por el contador, empresario y periodista Marcelo Fernández y su socio en una consultora, el también contador Walter Castro –ambos vinculados a la Fundación Libertad– aparece como el origen de la reciente trayectoria de Gustavo Santiago Scaglione (Daminato) como empresario de medios.

La sociedad tiene por objeto “desarrollar, por sí o asociada con terceros, inversiones, o aportes de capital a sociedades constituidas o a constituirse, cualquiera fuere su objeto, ya sean nacionales o extranjeras, privadas o mixtas”. También, “todo tipo de operaciones de inversión o financieras”.

Además de los dos socios, su directorio se conformó –en su mayoría– por abogados que integran el staff del estudio jurídico Casanova, Mattos & Salvatierra, entre quienes se destacan Diego Feser y Alejandro Salvatierra, quienes más tarde compartirán o constituirán sociedades con Scaglione.

Cinco meses después de constituir CSC Media, Marcelo Fernández firmó una opción de compra del 55 por ciento de las acciones de Televisión Litoral (TVL), que estaba en manos de uno de los hijos del fundador de Canal 3 de Rosario, Alberto Gollán (fallecido en noviembre de 2014), y de su yerno.

Fernández, que ofició como facilitador de la transacción entre los vendedores y posibles compradores, golpeó las puertas de los principales empresarios rosarinos en busca de los varios millones de dólares –se mencionó la cifra 13 millones– para cerrar la operación. Contra reloj, Gustavo Scaglione se dispuso a ingresar al negocio de los medios y adquirió en abril de 2015 el paquete accionario en venta del Grupo Televisión Litoral, conformado por Canal 3, Radio Dos, las FM Vida y Frecuencia Plus y el diario digital Rosario3.com.

Con 58 años y casado con Josefina Daminato –cuarta hija de Don Carlos Daminato, líder del grupo comercial dedicado al mercado de cambio y el turismo, fallecido en 2017–, Scaglione volvió a sacudir el mercado de medios en marzo de este año, cuando a través de un sociedad se quedó con la mayor parte del Multimedios La Capital.

Pero antes de eso, el 4 de octubre de 2016, su nombre se incorporó como director titular por los accionistas clase A en CSC Media, aquella sociedad anónima creada dos años antes por Fernández y Castro, los contadores-periodistas que, a la vez, comparten una consultora.

También su esposa Josefina Daminato y su hijo Vito Scaglione ocupaban, al menos en 2016, sillones en el directorio de esa empresa financiera, que continuaron ocupando los abogados del estudio Casanova, Mattos y Salvatierra.

Marcelo Fernández se convirtió entonces en el CEO del TVL, que se acercó notablemente al gobierno de Mauricio Macri, quien invariablemente pasó por las pantallas del Tres en sus visitas a la ciudad. En junio de 2019 fue desvinculado del gerenciamiento del grupo.

La salida de Fernández no modificó la continuidad del abogado Diego Faser –aquel de CSC Media– en el directorio de TVL, en el que es titular. La vicepresidencia del grupo la ocupa Josefina Daminato y otro de los directores es el ex presidente del Colegio de Abogados y asesor letrado de empresas, Hernán Juan Francisco Racciatti (ex Swift). 

Diversificación

Además de su participación en Daminato –casa de cambio y turismo–, Scaglione integra, como se dijo, las sociedades CSC Media, TVL, Comunicación 3, Multimedios La Capital y Celtis SAS (sociedad por acciones simplificadas).

Celtis, creada en junio de este año según los registros públicos, tiene por objeto la “constitución y administración de fideicomisos de administración, inmobiliarios o de construcción”. Negocios inmobiliarios.

Mientras que Comunicación 3, constituida el 26 de noviembre de 2018, tiene un objeto más amplio que pareciera abarcar los distintos sectores a los que Scaglione apunta sus inversiones.

De acuerdo al Boletín Oficial, puede realizar “inversiones o aportes de capital a sociedades por acciones constituidas o a constituirse, cualquiera fuere su objeto, ya sean nacionales o extranjeras, privadas o mixtas”.

También comprende su objeto “editar diarios en todo el país, explotar su imprenta, editar cualquier otra publicación y realizar trabajos de impresión, por cuenta propia o de terceros, efectuar por todo medio conocido o por conocer la transmisión de las ideas, como ser por radio telefonía, televisión, cable, satélite, Internet, fibra óptica, etc., difundir publicidad, desarrollar programación y transmisión de datos, en los medios de comunicación citados, prestar y explotar servicios de radiodifusión”. Una curiosidad esta compañía, atento a que las empresas de comunicación de las que dispone ya realizan esas tareas.

Por último, Comunicación 3 también posee un objeto inmobiliario: compraventa, permuta, construcción, urbanización, loteo, parcelamiento, arrendamiento y en general toda clase de operaciones respecto de inmuebles urbanos o rurales propios.

En Celtis, Comunicación 3, TVL y CSC Media, Scaglione comparte directorio con Feser. En dos de esas sociedades, Comunicación 3 y Celtis, también figura como director el abogado Alejandro Salvatierra, del mismo estudio. A la vez, Feser y Salvatierra son socios en Energy Investments SA y comparten directorio en la firma Rosario Consulting.

Es habitual que los abogados dedicados al derecho comercial y societario integren compañías que constituyen para clientes.

El salto

Scaglione dio el salto en el mercado de los medios en marzo de este año, cuando en sociedad con Nahuel Caputto (diario El Litoral) y otros aportantes menores, adquirió el 60 por ciento del paquete accionario del Multimedios La Capital, integrado por el diario homónimo, la radio AM La Ocho, las FM Del Siglo y La Red, el diario digital Uno de Santa Fe y la firma de publicidad estática en vía pública Metrópolis.

Allí también jugó un rol importante Alejandro Salvatierra, que era vocal titular de la Fundación del Diario La Capital. Ese estudio fue el que acercó las partes para que se realizara la intricada operación.

Por un monto que se habría establecido en 20 millones de dólares, los hermanos Daniel y Alfredo Vila –que están peleados y estiraron las negociaciones como consecuencia de sus desavenencias– y el ex ministro del Interior del Carlos Menem, José Luis Manzano, se desprendieron del 60 por ciento de las acciones del multimedios.

Grupo que ellos conformaron con Orlando Vignatti a principios de siglo, cuando sumaron al Decano el diario El Ciudadano y las AM LT8 y LT3 (esta última de los hermanos Gluck).

Vignatti es el único sobreviviente de aquella creación del año 2000 al mantener el 30 por ciento de las acciones del Multimedios La Capital.

Según pudo saber el eslabón, los nuevos socios distribuyeron su participación en un 45 por ciento para Scaglione; otro 45 por ciento para Caputto y el restante 10 entre el empresario de servicios privados de salud Roberto Villavicencio (Grupo Oroño); Federico Pucciarello, ejecutivo de Rosario Bioenergy; y el abogado Leandro Salvatierra.

El pulpo

Esa transacción conformó un conglomerado de empresas que administra los principales medios de la provincia. A los ya enumerados en manos de Scaglione se suma el poderío comunicacional que en los últimos años acaparó Caputto.

En 2016 el empresario se hizo cargo de la conducción del diario El Litoral de Santa Fe, del que era un socio minoritario. Participa con ese grupo de la señal Cable&Diario de TV por cable en la ciudad capital.

Desde 2009, el diario fundado en 1918 por Salvador Caputto, se asoció con el Grupo Clarín en una planta impresora denominada Artes Gráficas del Litoral (AGL), donde ahora se imprimen también La Capital y El Ciudadano (cooperativo). Tres años después ambas empresas se asociaron en la edición de periódico Mirador Provincial, que se publica los domingos y luego sumó un gemelo en Paraná, la capital de Entre Ríos.

Caputto también posee acciones en LT9 de Santa Fe y es titular de El Diario de Paraná. A través de la firma Arcadia SA, que comparte con su esposa Patricia Inés Romanow, dedicada a la consultoría política y agencia de publicidad, cuenta también con los medios digitales Puerto Negocios; Notifé; Vivir Mejor Santa Fe; Educación Santa Fe y, para no dejar dudas de la raigambre territorial, Santa Fe.com.

“La principal actividad de Arcadia es la consultoría política, y luego el manejo de pauta publicitaria, que en buena parte se distribuye a través de sus propios medios”, dijo a este medio una fuente consultada para esta nota.

Según el sitio Punto Biz, también negocia la compra del diario El País de Uruguay, que se edita en su capital, Montevideo.

En cuatro años, el tándem Scaglione-Caputto se quedó con los principales diarios que se editan en la provincia, un canal de aire en Rosario, uno de cable en Santa Fe, el diario de Paraná, radios AM y FM en ambas ciudades y los diarios digitales más visitados. Por afuera quedaron los pequeños medios regionales y los autogestivos, como este semanario y el diario El Ciudadano, además del comercial Rosario/12.

Un poder comunicacional inédito en la provincia que enciende una luz de alerta, por su concentración en pocas manos, acerca del derecho a la información y la libertad de expresión. El cierre de la planta impresora de La Capital y sus consiguientes despidos –que aún son materia se negociación gremial– no fueron publicados en ese sinfín de medios.

Colaborá con el sostenimiento de Redacción Rosario y El Eslabón por 300 pesos por mes y recibí nuestra info destacada todos los días y nuestro semanario todos los sábados en tu casa. Suscribite en este enlace: Redacción Rosario + El Eslabón.

  • Al contragolpe

    En medio de la convulsión latinoamericana, Alberto Fernández da pelea al FMI por la deuda,
  • Bolivia: el régimen ya asesinó a 9 campesinos

    La represión de la protesta de cocaleros contra el gobierno golpista ya se cobró nueve vid
  • Borges en Colectividades

    Todo chori es político. Pero también lisérgico, y sus efluvios psicoactivos, mezclados con
Más notas relacionadas
  • Tránsito lento

    A un mes del cambio de gobierno en Santa Fe, la transición entre el Frente Progresista y e
  • Antes del amanecer

    El PJ procura reunir los 34 votos que necesita en Diputados para aprobar una ley que decla
  • La rosa deshojada

    Dos partidos que integran el Frente Progresista y una línea interna del propio socialismo
Más por Luciano Couso
Más en Ciudad

Dejá un comentario

Sugerencia

Al contragolpe

En medio de la convulsión latinoamericana, Alberto Fernández da pelea al FMI por la deuda,