Mantené los 2 metros de distanciamiento - Provincia de Santa Fe

 

Familias con cochecitos y niños chiquitos, madres con bebés en brazos, grupos desparramados en el pasto, gente paseando, chicos que corren y juegan alrededor de la fila: el paisaje de la mañana de este lunes en el Parque Nacional de la Bandera se parece al de una feria de fin de semana. Una larga cola se extiende a la par de los galpones desde las primeras horas de la madrugada: son los y las beneficiarias que reciben la tarjeta Alimentar desde las 7 de la mañana, cuando se abrieron las puertas del Galpón 13 y se inició el operativo que se extenderá durante diez días hábiles y alcanzará a 30 mil beneficiarios en Rosario. Luego se ampliará a los 15 mil de la ciudad de Santa Fe, y finalmente completará los 109 mil que obtendrán la tarjeta en toda la provincia.

“Esperamos unas tres mil personas diarias”, indica el secretario de Desarrollo Social, Fernando Mazziotta, quien destaca la fluidez de la organización y la tranquilidad con que se desarrollan las actividades. “Es un trámite que tarda sólo siete minutos. Comienza con un primer peinado, donde las personas se anuncian y se las busca en unas tablets. Si están en el padrón, continúan y ya se encaminan hacia el banco Nación donde reciben la tarjeta y pasan a las capacitaciones. Si no están incorporados, se las deriva a la Ansés para que puedan realizar el documento”, agrega el funcionario provincial.

“Vamos a estrenarla”, le dice una chica a su compañera en el ingreso de la carpa que la Municipalidad instaló y donde se venden productos de la economía social como salames, chipá, quesos, pan, bolsones de fruta y verdura, y también libros, ositos y calcomanías. También hay una isla del Ministerio de Cultura con juegos y actividades, y estands donde se brinda información del área de Salud.

Los beneficiaron reciben las tarjetas con una carga de cuatro o seis mil pesos, dependiendo de la cantidad de hijos que tengan. Además, para concluir el trámite, se dictan capacitaciones en género, alimentación saludable y sobre la modalidad de uso para evitar engaños en los comercios, ya que la tarjeta Alimentar no tiene ningún tipo de recarga.

“Hoy es una fiesta. Primero tuvimos una demora del banco, pero la gente lo tomó muy bien. Es algo que le cambia la vida. Ojalá dentro de seis meses cerremos todos los merenderos y comedores”, explica Mazziota, mientras la hilera se va desgranando en grupos que ingresan ordenadamente al galpón para completar el proceso.

En los alrededores se vive una jornada de entusiasmo. “Vine a acompañar a mi sobrina porque no sabía cómo era”, comenta una señora que espera a un costado de la rampa en el ingreso al galpón. A unos metros, en las carpas, uno de los vendedores de pan y chipá le detalla los precios. “¿Querés que probemos si anda bien la tarjeta?”, se ríe.

En medio de los intensos debates que atraviesa el país sobre la negociación de la deuda externa y el futuro de la economía nacional, la mañana de este lunes avanza en la recomposición de la base indispensable para cualquier horizonte de crecimiento: la posibilidad de que todos tengan acceso a la comida. Es un día que se toma un segundo para poner el interés en la otra gran deuda nacional: la interna.

Por las calles aledañas a los galpones hay estudiantes de medicina que están realizando una encuesta sobre enfermedades crónicas no transmisibles para aportar datos al Ministerio de Salud. Se acercan a la fila y toman nota sobre la edad, el barrio y si sobrellevan algún padecimiento de esas características. Los resultados son diversos: hay gente de todos los barrios, de distintas edades y con diversas particularidades. “Lo que siempre se destaca es la necesidad”, expresa uno de los jóvenes encuestadores.

Alejandra Rodenas, el ministro de Salud, Carlos Parola; y el ministro de Gobierno Esteban Borgonovo.

“Nosotros los invitamos a todos a que busquen los Precios Santafesinos, que además están en supermercados rosarinos. Apostamos a la compra de alimentos saludables”, señala Mazziota en relación al impacto de la tarjeta que funciona como cualquier tarjeta de débito bancaria, pero únicamente para comprar alimentos. La carga se realizará el tercer viernes de cada mes. A su vez, se puede verificar datos y averiguar el horario, la fecha y la dirección donde se retira la tarjeta, ingresando a www.santafe.gob.ar/tarjetaalimentariasantafe y cargando allí su número de Documento Nacional de Identidad.

Sumate y amplía el arco informativo. Por 300 pesos por mes recibí info destacada de Redacción Rosario todos los días en tus dispositivos, y los sábados, en tu casa, el semanario de papel El Eslabón. Suscribite en este enlace: Redacción Rosario + El Eslabón.

Más notas relacionadas
Más por  Lucas Paulinovich
Más en Ciudad

Dejá un comentario

Sugerencia

Que no falte la comida

El Banco de Alimentos Rosario, con la colaboración de Municipio y Provincia, intenta dar r