Esteban Lindor Alvarado, un rosarino de 41 años que pasó los últimos ocho preso, irá a juicio por el presunto tráfico de casi 500 kilos de marihuana a Río Negro por el que ya hay cuatro condenados. Está detenido desde febrero de 2019 como instigador del homicidio de un prestamista, acusado de cranear intimidantes tiroteos a edificios del Poder Judicial y de organizar una asociación ilícita que habría comandado desde la cárcel bonaerense de Urdampilleta, donde cumplió una condena a seis años y seis meses de prisión por robo de automóviles. Esta semana habló con una radio, admitió que conoció a los narco asesinados Luis Medina y Claudio Pájaro Cantero (Los Monos), que mantiene un vínculo con Andrés Pillín Bracamonte (jefe de la barra de Rosario Central) pero aseguró que no tiene nada que ver con el comercio de estupefacientes. Las amistades no son delito. “Acordate que voy a salir limpio de esta causa porque no tienen nada”, aseguró. Algo tienen los investigadores. Un domicilio de usos múltiples (DUM).

El DUM

El barrio abierto Puerto Roldán está ubicado en las afueras de esa ciudad. Allí está radicada la vivienda de calle Misiones 865. Hasta febrero de 2012 perteneció a Rodrigo Ortigala y su pareja. Aquél verano Alvarado fue a visitarlo junto dos compinches. Por un medio ilegítimo pero eficaz –la “intimidación”, según señalaron los fiscales Matías Edery y Luis Schiappa Pietra en la audiencia imputativa en la que acusaron a Alvarado de liderar una banda– los despojaron del inmueble.

La señora fue “obligada” a firmar un boleto de compra-venta en un bar de Moreno entre Montevideo y Pellegrini en el que compartió mesa con Alvarado y su abogado, Claudio Tavella. El letrado hoy está detenido, acusado de integrar la asociación ilícita y por presunto lavado de dinero por la compra de un campo de 10 hectáreas.

Quien figuraba como comprador del inmueble de Misiones 865 era Gustavo Ramos, uno de los compinches de Alvarado en las “amenazas” a Ortigala. El 7 de agosto del mismo 2012 lo transfirió por escritura pública a Nadia Toledo, luego también imputada por integrar la presunta asociación ilícita.

En enero de 2015, Toledo crea la sociedad TO IA SRL junto a Ricardo Ariel Ianni. El 21 de abril Toledo transfiere el inmueble de Misiones 865 como aporte de capital a TO IA SRL.

El domicilio de usos múltiples fue declarado por Alvarado, también, para obtener su licencia de conducir. Cuando se inscribió como monotributista en la Afip, Misiones 865 fue el que denunció como domicilio fiscal. También dio esa dirección cuando solicitó la libertad condicional en la condena por robo de autos en Buenos Aires.

El transporte

A las 11.30 del 24 de noviembre de 2017, la policía vial de General Roca, Río Negro, detuvo un camión de la empresa TO IA SRL. En la requisa encontraron 493 kilos de marihuana, distribuida tanto en chasis marca Scania como en el acoplado, un Randon.

El Scania, en el que circulaban José y Marcos Rodríguez, pertenecía a TO IA, la empresa de Ianni, que fue detenido en un Vectra que iba adelante del camión junto a José Luis Di Marco. Todos fueron condenados por tráfico de estupefacientes en 2019.

El semirremolque Randon estaba a nombre de Roberto Peralta, quien se encontraba registrado como empleado de Jorge Benegas, ex chofer de la firma Logística Santino.

Esa sociedad fue registrada en 2014 a nombre de Rosa Natalí Capuano, ex esposa de Alvarado, y otras dos personas, una de ellas un cuñado de Benegas. La mujer estaba inscripta ante la Afip como monotributista hasta 20 mil pesos anuales de facturación, por lo que a los investigadores les llamó la atención que fuera propietaria de 18 acoplados. También está imputada en la causa por asociación ilícita en la que es consorte de causa con su ex marido.

Nadie había advertido el posible vínculo entre los propietarios del camión y el acoplado con la carga que transportaban. Hasta que en 2018 un testigo de identidad reservada, que había integrado la banda, fue a Tribunales a contar algunas cosas. Dijo que conocía a Ianni, a quien “lo agarraron antes de Navidad o de año nuevo en un camión a nombre de él, que si bien él iba de punta guiando el camión, lo agarraron en el sur con más o menos cuatrocientos kilos de marihuana (…) ese cargamento era de Esteban Alvarado”.

Tenía razones para estar molesto. Le habían arrebatado la vivienda del DUM, la de Misiones 865. Su hermana fue baleada en marzo pasado cuando salía de su casa de Roldán y por el ataque los investigadores apuntaron a los Alvarados. Allanaron la vivienda de Yanina Carina, hermana de Esteban, y le encontraron 4 kilos de marihuana.

Las visitas

Los investigadores judiciales determinaron que Ianni y Di Marco, los que circulaban en el Vectra que “iba de punta” del camión con 500 kilos de marihuana, “visitaron en reiteradas ocasiones a Alvarado en la cárcel de Urdampilleta”, donde cumplía condena por robo automotor.

Según figura en el procesamiento de Alvarado por narcotráfico, también recibía las visitas de Capuano –entonces su esposa– y Benegas, ligado al acoplado con sorpresa.

¿Qué domicilio dio Ianni cuando le tomaron declaración indagatoria por narcotráfico en el sur? Misiones 865, Roldán. Las facturas de la EPE de esa dirección llegan a su nombre, en calidad de inquilino. Cuando allanaron el lugar, “se encontraron diversas órdenes de pago y comprobantes de nombre de Logística Santino, Jorge Benegas y Transporte Benegas”.

La policía también encontró en un pen drive la lista de invitados al cumpleaños de 15 años de una hija de Ianni, en la que figuran Alvarado, Capuano y dos hijos de ambos. Uno de nombre Santino, como la empresa.

Benegas, por su parte, fue imputado con prisión preventiva como integrante de la banda. Los fiscales descubrieron que era titular de la empresa unipersonal de dos sociedades que compartían empleados o que a su vez prestaban servicios “en las demás empresas que componen el entramado de sociedades” de Alvarado.

En esa causa provincial también están imputados y detenidos cinco altos mandos policiales. Una hipótesis que circula en ámbitos judiciales y políticos es que un sector de la fuerza fue contra Los Monos para encumbrar a Alvarado en el negocio narco.

Hasta el año pasado no tenía una sola causa federal por estupefacientes, a pesar de que en 2012 el fiscal de San Isidro, Patricio Ferrari, que lo investigó por el robo de autos, entregó en los Tribunales de Rosario varios CD con escuchas que hacían presumir su rol en ese delito.

Desanudar la trama policial que acompañó a Alvarado durante años puede constituir una explicación a su fortuna judicial. Y a explicar su confianza en que esa buena estrella aún lo acompaña: “Voy a salir limpio de esta causa porque no tienen nada”.

 

Fuente: El Eslabón

Sumate y ampliá el arco informativo. Por 300 pesos por mes recibí info destacada de Redacción Rosario todos los días en tus dispositivos y los sábados, el semanario El Eslabón. Suscribite en este enlace: Redacción Rosario + El Eslabón.

Más notas relacionadas
  • Los muertos y los placares

    La terna para conducir el MPA y los trapitos que salen al sol. Un camarista tachado por an
  • Terreno fértil

    La derechización de los discursos públicos sobre seguridad encuentra abono en el fracaso d
  • Hasta la gorra

    Dos policías imputados por trabajar para Los Monos y transmitirle información a un barra d
Más por Luciano Couso
  • Una mujer con lo que hay que tener

    En vísperas de otro 24 de Marzo, Cristina fue reivindicada como víctima de los nuevos modo
  • Un color conocido

    Este sábado, la Banda Verde deja por una noche la peatonal para presentarse en la Lavardén
  • Motoqueros (capítulo 20)

    La bailanta queda en la zona oeste, en la esquina formada por una avenida que va en diagon
Más en El Eslabón

Dejá un comentario

Sugerencia

Una multitud marchó en Rosario y gritó “Nunca Más”

A 47 años de la última dictadura cívico-militar que sufrió Argentina, miles de rosarinos y