Carlos Fuentealba

Mantené los 2 metros de distanciamiento - Provincia de Santa Fe

 

“Cuando un guerrero muere, su alma se convierte en mariposa para acompañar en su vuelo a quienes siguen luchando”, reza la leyenda azteca que fue elegida para conmemorar el 14° aniversario del asesinato del maestro Carlos Fuentealba, que se cumple este domingo 4 de abril. Esa lucha sostenida todos estos años para pedir justicia completa tiene su resultado: se puede investigar y juzgar a los autores políticos del brutal crimen del maestro neuquino y policías que siguen libres. Un triunfo de la memoria activa.

El 4 de abril de 2007, el maestro Carlos fue acribillado por el policía Darío Poblete en una brutal represión al magisterio ordenada por el entonces gobernador neuquino Jorge Sobisch. Las y los docentes reunidos en Aten –Asociación de Trabajadores de la Educación de Neuquén- cortaban la Ruta 22, a la altura de Arroyito, para pedir por aumento de salarios y mejores condiciones de enseñanza. Ante tanta presencia policial y los gases lacrimógenos que no tardaron en llegar, decidieron retirarse. Ni siquiera el pedido sentido de una maestra sirvió para calmar tanta violencia: “Retírense. Somos las maestras de sus hijos. Qué ganan!”, les reclamaba. Fue cuando emprendían el regreso, cuando llegó el disparo mortal.

 

Carlos Fuentealba
Mural en homenaje a Carlos Fuentealba realizado por la Colectiva de Mujeres Muralistas. Foto: Facebook Aten

“Para nosotros este aniversario del asesinato de Carlos Fuentealba sirve también para conmemorar la memoria de un maestro que con un grupo de compañeros luchaban por el salario. En ese contexto es asesinado, tras la feroz represión ordenada por el gobernador Sobisch y ejecutada por la policía de Neuquén; donde estuvieron muchos de los personajes que después vimos actuar tanto en Neuquén como en el gobierno de Macri. Porque quien era segundo (Eugenio Burzaco) de Patricia Bullrich (ex ministra de Seguridad de la Nación) fue el que armó las fuerzas represivas en ese entonces”, expresa la secretaria general de la Ctera y Amsafé provincial, Sonia Alesso, a Redacción Rosario.

La referenta de la docencia define a Carlos Fuentealba como un emblema “de todos los maestros que luchan en el continente”. En su nombre y memoria se han realizado homenaje con la Internacional de la Educación para América Latina, jornadas para el continente con su nombre. Y la Internacional de la Educación (la mayor organización mundial que reúne a los sindicatos docentes del mundo) ha tomado el reclamo de justicia completa.

Alesso señala la nueva etapa que se abre para la investigación de este crimen como el resultado de esa lucha sostenida, en la que estuvieron la familia de Carlos Fuentealba encabezada por Sandra Rodríguez; la Ctera y Aten junto a infinidad de organismos de derechos humanos, sociales y políticos.

“Si se ordena la reapertura de la causa –destaca Alesso- es porque no hemos parado de denunciar el encubrimiento que hubo para evitar llegar a fondo en este asesinato. En Neuquén no se investigó, se encubrió a la totalidad de los efectivos policiales que intervinieron en la represión; solo se juzgó a Poblete que es el policía que se identificó como quien disparó, pero jamás a quienes dieron la orden de esa represión”.

Las Causas Carlos Fuentealba I y II –como se las conoce en términos judiciales- siempre se mantuvieron firmes en el pedido de justicia completa. Por este reclamo irrenunciable y permanente se logra un giro clave –con cambios en los fiscales y juez intervinientes mediante- que habilita llegar al fondo de lo ocurrido.

Sonia Alesso alude a un ejercicio aprendido en la demanda de memoria, verdad y justicia para pedir por el maestro neuquino: “Hay un paralelo con la lucha de las Madres, de las Abuelas y los organismos de derechos humanos, porque a 45 años del Golpe seguimos exigiendo justicia, porque sabemos que todavía hay represores que siguen sin juicio”.

Remarca el sentido que tiene en este momento hablar siempre de memoria, de rescatar la historia de quienes militan y de señalar todo el tiempo que “la lucha continúa y es importante seguir peleando”. “Si no hubiera habido una organización como Aten, que es nuestro sindicato de base; si no hubiera estado la Ctera nacionalizando el reclamo, si no hubiera estado Sandra Rodríguez y la familia de Carlos reclamando justicia, este caso hubiera pasado como una injusticia más”, asienta.

Para este 14° aniversario del asesinato de Carlos Fuentealba no habrá marchas masivas como las que acompañaron los últimos años en todo el país, y previo a la pandemia de coronavirus. En cambio se convoca a participar de una jornada nacional de lucha que se hará visible en las redes sociales, compartiendo fotos, con llamados como “¡Justicia Completa para Carlos Fuentealba! ¡Carlos Fuentealba Presente! o ¡Nos falta un maestro!”

A las 20, del domingo 4, habrá un Encuentro Nacional por la Memoria y la Justicia Completa organizado por Aten y Ctera, de modalidad virtual. Serán intervenciones por zoom, que se podrán seguir por el canal de Youtube de la Ctera. Participan de ese encuentro: Marcelo Guagliardo (Aten), Sandra Rodríguez (compañera de Carlos Fuentealba y querellante), Marcelo Medrano (abogado de la causa), Sonia Alesso (Ctera) y Eugenio Zaffaroni (Juez de la Corte Interamericana de DDHH). El cierre será una presentación artística a cargo de Peteco Carabajal.

También desde Aten proponen actividades pedagógicas destinadas a las y los estudiantes de formación docente. Además de una programación especial en Canal Encuentro destinado a recordar al maestro.

Derecho a un juicio digno

“Hubo tres momentos importantes en la vida de Carlos: cuando nació Camila, cuando nació Ariana (sus dos hijas) y cuando se recibió de maestro”, comparte Sandra Rodríguez en el documental Carlos Fuentealba, el camino de un maestro (2013) dirigido por Luciano Zito. Parte de ese filme lo construyen las voces de quienes fueron sus compañeras y compañeros de trabajo y sus estudiantes, en el CPEM N°9 de Neuquén, donde enseñaba química y física.

El documental es un rico testimonio de la biografía de Carlos y su opción por ser un trabajador de la educación. También del compromiso por hacer de la docencia un oficio digno, igual de las condiciones en las que se enseña y aprende.

“Tenemos derecho a saber todo lo que pasó, que se investigue en profundidad quiénes fueron los responsables de ese operativo de represión”, expresó Sandra Rodríguez en una conferencia de prensa realizada el miércoles 31 de marzo pasado en Neuquén. De esa actividad participaron también Marcelo Guagliardo y Marcelo Medrano. La coincidencia de las intervenciones estuvo en valorar que se reabra la investigación, con la posibilidad firme de lograr una justicia completa.

“Ese día no fue solo la muerte de Carlos, fue también la mala clase pública que quiso dar el ex gobernador Jorge Omar Sobish”, dijo Sandra aludiendo a la pretensión de callar los reclamos del magisterio con la represión y la muerte. “La Corte Suprema de Justicia de la Nación nos dio la razón, es un triunfo de nuestra lucha. Y ahora se reabre esta causa que quisieron callar, silenciar, que entorpecieron y nos agredieron. Fueron catorce años de violencia en la justica”, reconoció Sandra del resultado de la lucha colectiva, y la posibilidad de tener el “derecho de ir a un juicio digno”.

Sandra hizo un emotivo llamado a seguir acompañando este pedido hasta el final: “Los necesitamos para levantar la memoria de Carlos. Es un orgullo que hayamos mantenido esta lucha con dignidad. Es parte de nuestro homenaje a Carlos seguir manteniendo la memoria viva y esta lucha hasta que haya justicia completa”.

Sumate y ampliá el arco informativo. Por 300 pesos por mes recibí info destacada de Redacción Rosario todos los días por mail en tus dispositivos y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Suscribite escribiendo al WhatsApp +54 9 341 6407379.

Más notas relacionadas
Más por Marcela Isaías
Más en Derechos Humanos

Dejá un comentario

Sugerencia

Coronavirus en Argentina: murieron 537 personas en las últimas 24 horas

El Ministerio de Salud de la Nación confirmó este jueves que se trata de la cifra más alta