Ahorrá en tus compras con Billetera Santa Fe

 

El auriazul jugó un partidazo en el Bajo Flores, donde derrotó 2 a 1 a San Lorenzo, y se encamina en la Sudamericana. Ávila en contra puso arriba al Ciclón y Gattoni, le devolvió gentilezas en el complemento, mientras que Vecchio le dio justicia al resultado.

Rosario Central cortó una larga racha adversa sin victorias fuera del Gigante de Arroyito, y lo hizo en un momento inmejorable, que le permite dar una pelea seria por ser el clasificado del Grupo A a la próxima ronda. Mostró un gran nivel, muy superior al de su rival, y en un tiempo logró revertir el resultado. 

Central fue muy superior a San Lorenzo en toda esa primera parte, salvo en el resultado. Es que el Ciclón ni siquiera hizo el gol, ya que fue Gastón Avila, a los 25’, que la desvió en contra de su propia valla tras un centro de Julián Palacios, aunque al acecho esperaba Franco Di Santo para empujarla.

El resto lo hizo el equipo de Cristian González, que controló la pelota y le llegó por todos lados. Cuando no se topó con las manos de Sebastián Torrico –como en un cabezazo que le sacó a Marco Ruben– fue el palo que estuvo a favor del local, también tras una chance inmejorable del experimentado delantero.

Ya cerca del entretiempo, en una jugada de pelota parada, un cabezazo de Ávila logró vulnerar los obstáculos antes mencionados (Torrico y el palo), pero en el trayecto de la pelota hacia la red se encontró con la cabeza de Di Santo sobre la línea, que le impidió al defensor redimirse del gol en contra.

Apenas la pelota se puso en movimiento para jugar el segundo tiempo, el auriazul seguía sumando ocasiones para alcanzar la igualdad. En todas, Lucas Gamba estuvo como protagonista: primero peinó un centro que encontró bien parado al arquero rival, luego desperdició un mano a mano porque el control se le fue muy largo, y después bajó una pelota con el pecho en el área para sacar una media vuelta que cayó en el techo del arco.

Pero de tanto ir, Central tuvo su merecido premio a los 21’, cuando el defensor Federico Gattoni le devolvió gentilezas marcado en su propio arco, en una jugada que no parecía llevar mucho peligro, en la que Gamba presionó y un desvío en el zaguero permitió que el balón se meta por entre las piernas del experimentado arquero y capitán del Cuervo.

De todas maneras, la igualdad le seguía quedando corta al partido. La justicia llegó a los 27’, gracias a un grueso error en la salida del local, que pagó caro un mal pase atrás que capturó Ruben, la aguantó y dejó a Emiliano Vecchio –de gran partido– de cara al arco, y no perdonó.

Un pésimo arbitraje de Bruno Arleu de Araujo le permitió a San Lorenzo seguir con sus once jugadores, luego de que el ex Central, Víctor Salazar le metiera una terrible plancha a Vecchio a la altura de la rodilla, que el brasileño observó, pero apenas castigó con una amarilla.

Jorge Braun había sido un espectador de lujo hasta que el ingresado Mariano Peralta Bauer le hizo lucir con un potente remate de primera, que el arquero sacó por arriba. En la jugada siguiente, Fatura le tapó el empate a Franco Troyansky, quien también vino desde el banco.

Los del Kily mostraron un fútbol de alto vuelo, premiado con los tres puntos. Ahora sólo es superado en su zona por Huachipato, a quien aún debe recibir en el Gigante, donde también será local ante 12 de Octubre, en los dos últimos partidos de la primera fase.

¡Sumate y ampliá el arco informativo! Por 500 pesos por mes recibí todos los días info destacada de Redacción Rosario por correo electrónico, y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Para suscribirte, contactanos por Whatsapp.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Deportes

Dejá un comentario

Sugerencia

“El sueño que nos moviliza desde hace años, está más cerca de concretarse”

El concejal Eduardo Toniolli celebró el anuncio de Nación sobre la vuelta de los trenes de