La lucha de brazos en la ciudad y en toda la provincia empieza a tener pulso propio. Particularidades y reglamentación de un deporte inclusivo que toma fuerza en todos los géneros y edades.

“Acá en Rosario hay un chico que desarrolló tanto la fuerza de sus manos que rompe las guías de teléfono, las de antes, las gruesas”. Con ese sorprendente ejemplo, el pulseador local Guillermo De la Torre grafica la fuerza necesaria en muñeca, dedos y antebrazo, clave para destacarse en esta popular disciplina, practicada históricamente en nuestro país para medir fuerzas entre el piberío o entre borrachines en algún bar, pero que en el último tiempo adquirió formato de deporte, como ya ocurre en otras partes del mundo.

Pulsear por deporte

La lucha de brazos, o la vieja y querida pulseada, como se la conoce en la Argentina, “es un deporte, que se practica como cualquier otro”, aclara De la Torre, en diálogo con El Eslabón, en la previa al torneo/encuentro que se realizó desde la mañana del pasado sábado en el club Unidad y Tesón (Entre Ríos 3840), donde rosarinos y santafesinos midieron fuerzas, literalmente. Es que el popular juego suele confundirse “con un tipo de hobbie que se hace en algún bar o que lo hace gente después de tomar un par de copas (risas), pero no”, según admite este pulseador, y sigue: “Esto tiene un entrenamiento específico, con diferentes agarres y se entrena desde todo los ángulos”.

Guillermo cuenta que “los principales países donde se hacen torneos importantes son Rusia, Estados Unidos y Canadá”, mientras que “en Sudamérica está creciendo bastante, sobre todo por lo que se difunde por internet”.

Entre los reglamentos principales, “la mesa tiene dimensiones especiales y cuenta con dos almohadillas en las que cada competidor apoya el codo, que no se puede levantar ni salirse de esa almohadilla, porque si no es una falta, y a las dos faltas se le da la partida al otro”, que claro, también gana cuando los nudillos de su rival tocan la mesa. “Hay muchas mujeres que lo practican, es muy inclusivo porque hay gente grande que también lo hace, de todas las edades”, resalta. “Además, hay una postura de hombros que hay que respetar y que los árbitros (generalmente hay dos) van acomodando. Lo mismo la postura de las manos, de los dedos, cómo van agarrados. Y después está todo el tema de técnicas y contratécnicas”, agrega.

Muñeca brava

El éxito de la película Halcón, estrenada en 1987 y con Sylvester Stallone como protagonista, le dio la idea al famoso y maltratador conductor Gerardo Sofovich a llevar esa competencia a su programa La noche del Domingo, que tenía por aquellos años en la pantalla chica. Pero allí, la atracción pasaba por las lesiones que sufrían los competidores. “Hay técnicas especiales para evitar lastimarse y que no se rompan el brazo, como ocurría en ese programa”, repudia De la Torre, y añade: “Son técnicas. Lleva un tiempo aprenderlas y es fundamental el entrenamiento de los tendones, porque es un deporte que exige mucho a las articulaciones”.

Foto: Manuel Costa

“Es fundamental la fuerza en la muñeca, en los dedos, en el antebrazo, ahí radica todo”, aclara, y pone de ejemplo a Damián Vettorazzi, el mejor de los rosarinos en actividad: “Ha desarrollado tanto la fuerza de sus manos que rompe las guías de teléfono, las de antes, las gruesas. Es un animal. Eso se logra con mucho entrenamiento, disciplina y compromiso, como en todos los deportes”.

En cuanto a la competencia en sí, Guillermo explica: “Está la vendetta, que es una persona contra otra y se hacen al mejor de 5 tiradas, para definir la partida. Después está el torneo tradicional, donde hay muchos competidores, tiran una vez y el que gana, sigue”. Y sobre las categorías, comenta: “Hay una que es para principiantes, que sería amateur, para los que recién arrancan; y otra de profesionales, que son los de más experiencia, los que tienen campeonatos ganados, y ambas se dividen por peso. Parecido a los deportes de lucha, porque esto deriva de los deportes de contacto”.

Rosario siempre tuvo fuerza

Este grandote de 120 kilos y fanático de los deportes de contacto, se acercó a la lucha de brazos hace tres años. “Me dieron ganas y empecé a buscar información por internet. Me comuniqué con unos chicos de Buenos Aires y me dijeron quiénes entrenaban acá. Me sumé y me gustó muchísimo”, recuerda, y admite: “Era algo que no conocía, así que fui adquiriendo mucha información y conociendo más sobre el deporte, del que me gusta mucho el entrenamiento”.

“Ahora nos estamos organizando de nuevo, porque por el tema de la pandemia hubo un parate grande. Al principio entrenábamos en la casa de Damián, y ahora estamos en el gimnasio de Amecro (del sindicato de Empleados de Comercio). Estamos hablando con los chicos de Unidad y Tesón, que a lo mejor nos pueden facilitar para tener un lugar fijo, específico, porque hay mucha gente que se engancha”, comenta.

Torneo y seminario de pulseada en el Club Unidad y Tesón

Si bien aclara que “la mayor cantidad de pulseadores está en Buenos Aires, acá en Rosario y en toda la provincia, de a poquito está creciendo bastante”. Y se ilusiona: “En la ciudad de Santa Fe hay chicos que están muy comprometidos, que le están metiendo mucha pila, y van con la mesa al parque, invitan a la gente y les enseñan las técnicas básicas. Ojalá que esto vaya progresando y la gente lo conozca más”.

Por último, el crédito local de la pulseada asegura que “los deportes de fuerza y los de contacto son ideales para hacer un buen trabajo social, para sacar a los chicos de la calle”. Y reflexiona: “El fútbol monopoliza todo y por ahí termina opacando otros deportes que son muy buenos, que la gente no los conoce. Esto te obliga a entrenar, a tener disciplina, a mantener costumbres sanas, se genera un grupo de contención donde se motivan, y desde un club de barrio ni hablar, es ideal”.

¡Sumate y ampliá el arco informativo! Por 500 pesos por mes recibí todos los días info destacada de Redacción Rosario por correo electrónico, y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Para suscribirte, contactanos por Whatsapp.

Más notas relacionadas
Más por Santiago Garat y Facundo Paredes
Más en Deportes

Dejá un comentario

Sugerencia

Dos veces con la misma red

Natalí Incaminato –La Inca, en Twitter– acaba de lanzar Peronismo para la Juventud, libro