En otro aniversario del comienzo de la colonización de América Latina, en otro año de resistencia, el Proceso de Autoridades Indígenas en Bakatá sigue resistiendo en el Parque Nacional en Bogotá ante la ausencia de respuesta a sus demandas por parte del Estado colombiano.

El pasado 29 de septiembre el Proceso de Autoridades Indígenas en Bakatá llegó al Parque Nacional, después de 14 horas de caminata por la ciudad de Bogotá que se inició en la avenida Cali como una movilización pacífica en protesta ante los incumplimientos del Distrito. Si bien no pensaban quedarse en el parque, ese día alrededor de las 6 de la tarde “el cuerpo no dio para más, ya los niños estaban con hambre”, nos cuenta Sandra Rosado, representante del Pueblo Wayúu Bakatá en contexto de ciudad y parte del Colectivo Autoridades Indígenas en Bakatá. 

Ese mismo día, poco después de instalarse en el parque y organizar la comida, los pueblos indígenas tuvieron la primera y única respuesta del Estado hasta el momento: la represión. Alrededor de las 10 de la noche intervino el ESMAD con gases lacrimógenos y aturdidores, lo cual tuvo efectos en la salud de mujeres embarazadas y niñxs. Hasta el momento una niña de tres meses sigue internada en terapia intensiva como consecuencia de los gases lacrimógenos utilizados en la represión y algunas mujeres embarazadas continúan en observación debido a las pérdidas que han sufrido.

Contrario a lo esperado por el Estado haciendo uso de la represión, el Proceso de Autoridades Indígenas en Bakatá decidió declararse en Minga Permanente y permanecer en el Parque Nacional hasta tanto se instale una mesa de diálogo entre gobiernos distrital e indígena. Para María Violet Medina Quiqué, del pueblo Nasa y parte del Proceso de Autoridades Indígenas en Bakatá, declararse en Minga es justamente ese “ejercicio que estamos haciendo, donde todos nos encontramos, todos contribuimos, es una forma de poder también que nos encontremos en la unidad, en la colectividad”.

Declararse en Minga es un acto de solidaridad entre pueblos, pues como ha dicho Violet Medina no todos los pueblos indígenas están en igualdad de condiciones y eso ha hecho que pueblos como el Pueblo Embera Katio, Chamí, Dobida sean muy resistentes y por eso la decisión de permanecer en el Parque Nacional como colectividad. “No podemos seguir hablando de dignidad y de reconocimiento a los pueblos indígenas cuando seguimos en estas condiciones, cuando un conflicto armado nos ha atropellado lo más que ha podido, nos han despojado de las tierras, nos siguen asesinando y pues pareciera que no pasa nada, todo se tiende a normalizar”, nos recuerda Violet.

Este 12 de octubre, en otro aniversario de la colonización de América Latina, los pueblos indígenas continúan resistiendo en la Minga Permanente en el Parque Nacional. En este 12 de octubre, reafirmamos las palabras de María Violet Medina, “Seguimos diciendo que los pueblos indígenas lo teníamos todo y ahora no tenemos nada” y por esa razón la resistencia continuará hasta que el Estado garantice el ejercicio de sus derechos constitucionales para una vida digna.

*Jessica García es miembro del Colectivo Solidario Acción Permanente por la Paz/Witness for Solidarity Collective en Colombia, quienes en este momento se encuentran acompañando a los pueblos indígenas que se han declarado en Minga Permanente en el Parque Nacional de Bogotá.

¡Sumate y ampliá el arco informativo! Por 500 pesos por mes recibí todos los días info destacada de Redacción Rosario por correo electrónico, y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Para suscribirte, contactanos por Whatsapp.

Más notas relacionadas
Más por Jessica García*
Más en Mundo

Dejá un comentario

Sugerencia

Dos veces con la misma red

Natalí Incaminato –La Inca, en Twitter– acaba de lanzar Peronismo para la Juventud, libro