El Canaya dejó pasar la chance de meterse nuevamente en una competencia internacional al caer por goleada 4 a 1 ante Huracán en el Gigante, por la última fecha. Cóccaro (2), Candia y Pérez, los goles quemeros, que terminaron con uno menos por expulsión de Hezze. Martínez Dupuy, anotó el descuento.

El conjunto de Arroyito quería cerrar su irregular andar por la Liga Profesional con el pasaje a la próxima edición de la Copa Sudamericana, y repetir así por segundo año consecutivo su presencia en ese certamen. Pero el Globo le propinó un duro golpe, que mandó a la lona ese objetivo.

Rosario Central arrancó parado en campo contrario y manejando la pelota, aunque ese predominio inicial se fue diluyendo mientras pasaban los minutos. En esos buenos momentos, tuvo una muy clara en una jugada que Emiliano Vecchio sacó de la galera, y que Gino Infantino, tras anticipar a su marca, pateó al palo.

Huracán, por su parte, que había avisado con un remate de Rodrigo Cabral, se puso en ventaja con un golazo de Matías Cóccaro a los 18’. El uruguayo se animó de media distancia con un potente disparo que Juan Pablo Romero apenas desvió, aunque no lo suficiente como para evitar la caída en su arco.

Producto del largo parate por el fuerte choque de cabezas entre Damián Martínez y César Ibáñez (este último recibió la peor parte, ya que debió ser hospitalizado), el primer tiempo se jugó más de lo debido, tiempo que le valió al Globo para estirar la ventaja a los 49’, a través del también uruguayo Jhonatan Candia.

El local pudo descontar segundos antes de meterse en los vestuarios para el descanso, pero los tremendos reflejos de Marcos Díaz ante un potente y cercano cabezazo de Marco Ruben –que pareció empujar a su marcador– lo impidieron.

A jugar el segundo tiempo, el entrenador Cristian González mandó al mexicano Luca Martínez Dupuyt, que le pagó con gol a los 14’. El delantero conectó de cabeza y puso a tiro a su equipo, que con solo ganar accedía a zona de clasificación de la Copa Sudamericana. Y las chances se abrieron aún más cuando a los 19’, el árbitro Darío Herrera expulsó a Santiago Hesse, por un fuerte manotazo en la cara a Gastón Ávila, ante los ojos de los hombres de negro.
Pero lejos de aprovechar esa posibilidad del hombre de más, cuando aún restaba mucho tiempo para lograr la remontada, la defensa marcó mal en una jugada con poco peso ofensivo del Quemero, que de todas maneras terminó con el gol de Cóccaro a los 28’, tras una floja respuesta del juvenil Romero, al que se le vencieron las manos por el fuerte frentazo del atacante.

Para cerrar la olvidable tarde en Arroyito, el dueño de casa volvió a marcar mal en el mismo sector, lo que significó otro tanto más del conjunto de Parque Patricios dirigido por Frank Darío Kudelka: en este caso, el autor fue Walter Pérez, a los 34’. 

Las victorias de Racing (ante Godoy Cruz) y Unión (en el clásico ante Colón), y por supuesto, la derrota propia, dejaron sin chances a Central de volver a participar en el torneo continental tal como lo hizo en el semestre pasado. Y cierra el torneo local con un andar irregular, sin poder cumplir el objetivo internacional.

¡Sumate y ampliá el arco informativo! Por 500 pesos por mes recibí todos los días info destacada de Redacción Rosario por correo electrónico, y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Para suscribirte, contactanos por Whatsapp.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Deportes

Dejá un comentario

Sugerencia

La inflación no renuncia

En medio de la hecatombe de los precios –alimentos, especialmente– Feletti dejó la Secreta