Con la Corte Suprema de Justicia de la Nación en pleno, y la mayor parte de los miembros del Consejo de la Magistratura, jueces federales de todo el país se reunieron en Rosario para abordar de manera coordinada la problemática del narcotráfico. Participaron también el gobernador Omar Perotti, el intendente Pablo Javkin, legisladores nacionales, jueces y fiscales santafesinos y la Corte Suprema provincial, encabezada por Rafael Gutiérrez.

En ese marco, el presidente del máximo tribunal, Horacio Rosatti, produjo un enfático llamado a la cobertura de vacantes en la Justicia Federal que, según hizo notar, oscilan en un porcentaje que va del 30 hasta en determinadas ocasiones el 50 %. En su discurso de apertura, Rosatti remarcó que para combatir el narcotráfico es necesario dar “una batalla cultural”, que debe ser asumida por “un Estado cohesionado, con recursos inteligentemente utilizados y una sociedad comprometida”.

“La decisión política no debe limitarse a la etapa represiva del delito, es decir una vez que este se ha consumado o cuando está consumándose; tampoco debe circunscribirse a la etapa previa o anticipatoria del crimen. Todo ello es necesario pero insuficiente”, agregó.

Rosatti habló ante más de 100 magistrados de todo el país, en una jornada organizada por la Asociación de Jueces Federales, que tiene como cara visible a Ariel Lijo, uno de los históricos jueces de Comodoro Py, donde debe investigarse y juzgarse la corrupción. La reunión, aseguran en el mundo judicial y político, no tiene precedentes.

Luego, agregó: “Reclamamos también o la cobertura de las vacantes existentes con los magistrados más idóneos y comprometidos con los valores democráticos y con la defensa de la sociedad frente a las distintas manifestaciones del crimen organizado. No se puede proclamar que se quiere combatir la delincuencia y demorar la designación de jueces”.

Más adelante, cuestionó al Servicio Penitenciario Federal al indicar que “venimos a decir que haremos los mejores esfuerzos para cumplir las expectativas de la gente común. Son expectativas tan elementales como certeras y constituyen mojones imprescindibles para ayudar a marcar el camino del juzgamiento: por ejemplo, que la cárcel no debe controlar a la calle, para lo cual es necesario contar con las herramientas de información necesarias, como ocurre en todos los países interesados en combatir este flagelo”.

Fuente: Filonews.com

Sumate y ampliá el arco informativo! Por 500 pesos por mes recibí todos los días info destacada de Redacción Rosario por correo electrónico, y los sábados, en tu casa, el semanario El Eslabón. Para suscribirte, contactanos por Whatsapp.

Más notas relacionadas
Más por Redacción Rosario
Más en Ciudad

Dejá un comentario

Sugerencia

Afirman que las vigiladoras no superan el 10% en una empresa

La seccional rosarina del gremio que nuclea al personal de seguridad creó un área de géner